Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 01 de mayo, 2019

Por qué se frustró el plan que haría caer a Maduro antes del 1 de mayo

Autor:

Emily Avendaño

Venezuela vivió ayer horas agitadas desde muy temprano. El Presidente encargado Juan Guaidó anunció desde la Base Aérea Francisco de Miranda el inicio de un alzamiento cívico militar y el adelanto de la “Operación Libertad”, una mega marcha convocada para el día de hoy. Sin embargo, más tarde se habría confirmado que, pese a las adelantadas negociaciones con el alto mando militar venezolano, y a que Maduro estaba listo para irse del país, los planes se truncaron por la intervención de Rusia. “Había un avión listo en la rampa del aeropuerto para sacar a Maduro del país, pero los rusos le dijeron que se debía quedar”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo a CNN.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El primer aviso lo dio en Twitter Alberto Federico Ravell a las 5:13 am: “Atención. Reportan movimientos militares ‘contra la usurpación’ en todo el país”. Ravell fue nombrado hace apenas una semana, el 23 de abril, como director del Centro de Comunicación Nacional, un organismo definido como el “órgano oficial de información del gobierno legítimo” del presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó.

Quince minutos antes de las 6:00 am. fue el turno de Guaidó, desde la Base Aérea Francisco de Miranda, en La Carlota, anunció una insurrección militar. Estaba junto a uniformados y, sorpresivamente, en compañía del líder y fundador de su partido Voluntad Popular, Leopoldo López –quien hasta ayer se encontraba en arresto domiciliario–. “Pueblo de Venezuela, es necesario que salgamos juntos a la calle, a respaldar a las fuerzas democráticas y a recuperar nuestra libertad. Organizados y juntos movilícense a las principales unidades militares. Pueblo de Caracas, todos a La Carlota”, aseveró el mandatario encargado.

“Los invito inmediatamente a cubrir las calles de Venezuela. El 1 de mayo comenzó hoy”, dijo Guaidó en referencia a la gran marcha opositora convocada para este día. Sin embargo, se descarrilaron los planes originales. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, confirmó, en entrevista para CNN, que Maduro estaba listo para irse de Venezuela hasta que fue disuadido por Rusia.

“Había un avión listo en la rampa del aeropuerto para sacar a Maduro del país pero los rusos le dijeron que se debía quedar”, dijo el Secretario de Estado. El rumbo de Maduro era La Habana, Cuba.

Ante la pregunta de si podría llegar a salvo a capital cubana, Pompeo replicó: “Que se suba al avión… el señor Maduro sabe cuáles son nuestras expectativas”. A lo que insistió ante la repregunta de Wolf Blitzer, periodista y hombre ancla de CNN: “El señor Maduro sabe cuáles son nuestras expectativas”.

A finales de marzo dos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia aterrizaron en Caracas. Además de 35 toneladas de “materiales diversos” llevaban a 100 militares.

Durante todo el día Estados Unidos se mantuvo monitoreando los acontecimientos de Venezuela. El Presidente Donald Trump escribió en su Twitter con respecto a La Habana: “Si las tropas y las milicias cubanas no cancelan de inmediato las operaciones militares y de otro tipo con el propósito de causar la muerte y destrucción de la Constitución de Venezuela, se impondrá en la isla de Cuba un embargo total y completo, junto con las sanciones de más alto nivel. ¡Ojalá, todos los soldados cubanos regresen a su isla sin demora y en paz!”.

“Los Estados Unidos continuarán cortando los lazos entre Cuba y Venezuela. La supervivencia de Cuba ha dependido de la asfixia de la democracia y la libertad venezolanas, pero el dominio de Cuba sobre Venezuela terminará cuando el pueblo venezolano defienda la libertad”, dijo el asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, John Bolton.

Las negociaciones con el alto mando militar

Bolton, además, aseguró que figuras venezolanas como el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino; el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno; y el comandante de la Guardia de Honor Presidencial y Director General de Contrainteligencia Militar, Iván Hernández habían estado en conversaciones con la oposición desde hace, por lo menos, tres meses.

Sin embargo, el alzamiento militar no salió como esperaban. Además de los factores externos, otra aspecto sería también clave: los líderes de la oposición venezolana habrían adelantado el plan.

La Operación Libertad estaba prevista para otro día. La periodista y fundadora del prestigioso portal digital Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, confirmó que habían contactado a los altos mandos militares e incluso al TSJ; pero el adelanto del levantamiento se debió a que iban a detener a Guaidó. El cambio de planes hizo que los militares contactados “recularan”.

Una versión similar dio el periodista venezolano-estadounidense Johnattan Bilancieri, quien aseguró que la detención de Guaidó y el traslado de López a una prisión eran inminentes y que la movilización nacional convocada para el día de hoy iba a ser frustrada con “represión desmedida”. Esto habría causado que se acelerara la operación. “No todos los apoyos militares se materializaron, solo el Sebin y el destacamento de la Guardia Nacional asignado a la Asamblea Nacional se restearon. Otros se retractaron por temor”.

Otra versión indica que los planes no se habrían adelantado por el temor de presidio de los líderes opositores, sino por su personalismo. El medio español El Confidencial entrevistó a un militar que coordinaba las conversaciones en una isla del Caribe, quien declaró: “En los pasados días, llegamos a un pacto para que el levantamiento fuera el día 2 de mayo. El acuerdo había sido negociado con los estadounidenses, la oposición liderada por Juan Guaidó, la Inteligencia política del Sebin, Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo, y algunos generales del alto mando militar, pero el personalismo de Guaidó y de Leopoldo López ha puesto en peligro el alzamiento”.

Quienes se inclinan por esta explicación añaden que la estrategia era que el ministro de Defensa, Padrino, le exigiera a Maduro la renuncia y de este modo sería el militar quien quedara como “el héroe”. No obstante, López no habría estado de acuerdo con esto y, al romper los planes, Padrino tuvo que alinearse nuevamente con Maduro, debido a lo precipitado de los acontecimientos.

Finalmente a Guaidó lo acompañó el comandante del Destacamento 432 de la Guardia Nacional, Illich Sánchez Farías, quien estuvo junto a él y a López en los pronunciamientos que ofrecieron desde La Carlota. Normalmente, estaba a cargo de resguardar el Palacio Federal Legislativo, sede del parlamento venezolano. El teniente Rafael Pablo Soto Manzanares habría sido otro de los militares que ayudó a promover la insurrección.

El diputado el constituyente y oficialista Gerardo Márquez aseguró que el general de División, Manuel Ricardo Cristopher Figuera, actual director del Sebin, habría sido otro de los funcionarios en acompañar el levantamiento, aunque en horas de la tarde de ayer circuló por las redes sociales un comunicado con su firma en el que se negaba esta hipótesis. No obstante, Márquez en un contacto con la emisora Unión Radio informó que el director del Sebin se dio a la fuga después de que se conoció que Leopoldo López estaba en libertad.

El 18 de febrero de 2014, López se entregó a las autoridades venezolanas y fue condenado casi a 13 años de prisión. Fue liberado por los funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin, la policía política) que lo custodiaban. Dijo que estaba en libertad tras recibir un indulto de Guaidó; mientras Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y número dos del chavismo, declaró en un contacto telefónico al canal estatal Venezolana de Televisión (VTV): “Hay un sector del Sebin que está participando, hicieron un cambio de guardia y facilitaron su salida”.

A López se le acusaba por los delitos instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir, luego de haber promovido en 2014 una manifestación conocida como “La Salida”. Tanto él, como Guaidó, fueron los protagonistas de la jornada de ayer por el lado de la oposición venezolana.

Uno de los hitos del día ocurrió cuando el canciller Roberto Ampuero confirmó que López y su familia habían ingresado a la sede de la delegación diplomática de Chile en Caracas en calidad de huéspedes. López no pidió asilo, el espacio habría sido utilizado para negociar, pues la ruta original era que el Tribunal Supremo de Justicia, controlado por Maduro, abriera una vía para el cambio pacífico.

Poco antes de las 20:00 horas, el canciller confirmó que López y su familia habían abandonado la residencia del embajador en Caracas y se habían trasladado a la Embajada de España –considerando que López tiene también esa ascendencia–. “Se trata de una decisión personal”, dijo el ministro.

Guaidó desapareció de la escena poco después del mediodía, luego de encabezar por breves momentos una marcha que se dirigía al oeste de la ciudad –nunca se aclaró si el rumbo era Miraflores, el Palacio Presidencial–. Su equipo de prensa informó que se dirigiría a los medios a las 18:00, pero luego negaron esa posibilidad e informaron que subirían un video en sus redes sociales. Ocurrió después de las 20:00 horas. “Hoy Maduro no tiene el respaldo de las Fuerzas Armadas”, dijo el Presidente encargado e hizo un llamado a los militares a continuar con la operación libertad. Y agregó que hoy continuarían para lograr el cese de la usurpación. “Mañana (hoy) toda Venezuela a las calles”.

Nicolás Maduro no apareció en ningún medio de comunicación, ni ofreció ningún tipo de declaración a lo largo del día. Solo dejó un mensaje en su cuenta de Twitter: “¡Nervios de Acero! He conversado con los Comandantes de todas las REDI y ZODI del País, quienes me han manifestado su total lealtad al Pueblo, a la Constitución y a la Patria. Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!”. Reapareció en cadena nacional de radio y televisión a las 21:00. Justamente en compañía del ministro de Defensa, Vladimir Padrino. Reiteró que se trató de un “golpe de Estado” promovido por los intereses foráneos de Estados Unidos y Colombia.

Por otro lado, la agencia de noticias EFE confirmó que “25 militares venezolanos, todos de baja graduación, han accedido a la embajada de Brasil en Caracas y solicitado asilo”. Al final de la jornada se contabilizaba un fallecido, 59 heridos y 13 detenidos como resultado de la represión militar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: