Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 15 de febrero, 2019

Los estrechos nexos políticos y electorales de ME-O con los líderes de izquierda que retrata en su documental

Autor:

Emily Avendaño

En los próximos días Marco Enríquez-Ominami estrenará en televisión abierta de Europa el documental “Al fondo a la izquierda”, en el que se entrevista con mandatarios cuestionados como Nicolás Maduro, Evo Morales, Dilma Rousseff o Rafael Correa. Sus conexiones con algunos de ellos son previas al documental. Ya en 2014 Maduro le enviaba misivas por el aniversario de la muerte de su padre Miguel Enríquez, y ha sido señalado por sus nexos con el Partido de los Trabajadores y la Constructora OAS de Brasil y los recursos para su campaña presidencial en 2012.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El título del documental dio un giro, así como lo hizo la supremacía de los gobiernos de izquierda en América Latina. El filme de Marco Enríquez-Ominami titulado tentativamente “Hasta la victoria y más allá” -en un guiño a la célebre frase del Che Guevara: «Hasta la victoria siempre»- ahora se llama “Al fondo a la izquierda” y su estreno en Europa está previsto para realizarse en los próximos días.

El ex candidato presidencial reactivó su cuenta de Twitter el miércoles para pedir ayuda a sus seguidores en la red social para escoger el afiche que utilizará en la premiere del filme, en el que entrevistó a Nicolás Maduro, Evo Morales, Dilma Rousseff, Pepe Mujica y Rafael Correa; y que fue grabado en Chile, Uruguay, Brasil, Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y en Bélgica (en donde se encuentra Correa para no enfrentar la justicia ecuatoriana donde es requerido).

El inicio del rodaje fue en julio de 2017. ME-O dirige la película junto a Rodrigo Vázquez, cineasta argentino asentado en Londres, y que se encuentra a cargo de la productora Bethnal Films, que funciona desde el año 2005. La primera entrevista se la realizó a Evo Morales, en La Paz, después pasaron a conversar con el ex Presidente ecuatoriano Rafael Correa en Lovaina, Bélgica, antes de aterrizar en Caracas.

«Es un documental de reflexión que busca adentrarse en los aciertos, errores y desafíos del progresismo latinoamericano de la última década. La cinta ha despertado gran interés por parte de productoras y canales del mundo entero”, se lee en la web de Enríquez-Ominami.

La grabación fue muy publicitada en Chile a propósito de la toma de mando del Presidente Sebastián Piñera. Fue Enríquez-Ominami quien reveló en exclusiva que Maduro no vendría al cambio de mando; y fue él también uno de los pocos chilenos en asistir a la investidura del venezolano en Caracas el pasado 10 de enero. Además, estaba en el país petrolero en el momento de las elecciones del 20 de mayo de 2018, en las que se reeligió el Maduro en un proceso que fue calificado como fraudulento y que fue desconocido por la Asamblea Nacional de Venezuela -el Congreso-, el Grupo de Lima (del que Chile forma parte), la Organización de Estados Americanos (OEA), el G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, y Estados Unidos) y la Unión Europea.

“Junto a escritores chilenos y franceses y junto a productores argentinos, franceses y chilenos hace mucho tiempo estamos trabajando en un proyecto que consiste en tratar de explorar por qué el progresismo está tan desafiado en el mundo y sobre todo en América Latina, donde pasaron cosas tan importantes y tan potentes hace unos años”, señaló Enríquez-Ominami al comenzar el rodaje, momento en el cual él mismo era candidato a la Presidencia en Chile por tercera vez.

La entrevista a Maduro fue realizada en agosto de 2017, dentro de Miraflores, el Palacio de Gobierno, en un encuentro de tres horas, en la primera entrevista que concedió tras imponer la Asamblea Nacional Constituyente, sin que mediara un referéndum consultivo y que también fue ampliamente rechazada por la comunidad internacional. La conversación con Maduro fue adelantada en Venezuela el 24 de febrero de 2018, transmitida por el canal estatal Venezolana de Televisión.

La relación entre ambos es anterior al documental. El 11 de octubre de 2014 el gobierno de Maduro realizó un acto para conmemorar los 40 años de la muerte de Miguel Enríquez, y como parte de las actividades leyeron una carta firmada por el Mandatario y dirigida a ME-O en la que destaca la influencia que tuvo Enríquez padre como forjador de la izquierda en Venezuela y la influencia que su activismo dejó en la juventud venezolana de su época. La misiva fue difundida por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Formalizado por el caso OAS y su relación con las izquierdas latinoamericanas

En su encuentro con Evo Morales se pronunció a favor de retomar el diálogo bilateral entre Chile y Bolivia y concertar una salida negociada al mar. «Estoy convencido de que es perfectamente posible un acuerdo distinto. Que el Presidente de Bolivia retire la demanda contra Chile ante La Haya y yo como futuro Presidente me comprometo a retirar la demanda de Chile contra Bolivia ante La Haya. Tan simple como eso. Que volvamos a una conversación de adultos entre dos pueblos que se necesitan». Aunque finalmente la Corte Internacional de Justicia determinó que Chile no tiene obligación de negociar.

El líder del Partido Progresista ha sido cuestionado, no solo por la cercanía que mantiene con el régimen de Venezuela. También fue famosa su relación con los Kirchner. En 2010 cuando Néstor Kirchner era Secretario General de Unasur, en una visita a Chile, cenó con ME-O y su padre, el ex senador socialista Carlos Ominami, en la casa del primero ubicada en Lo Barnechea. Un año antes, cuando competía por primera vez por la Presidencia, Enríquez-Ominami viajó a Buenos Aires para reunirse con la entonces Presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

ME-O regresó a ese país en 2012, para participar como “invitado de honor” en un acto de Cristina Fernández de Kirchner. Actualmente la ex Mandataria se encuentra envuelta en el escándalo por los «cuadernos de la corrupción», en el que se la señala por estar vinculada a coimas en contratos públicos de construcción y energía. Y por otro caso  de irregularidades durante su mandato enfrentará a la justicia el 26 de febrero.

En 2015, ME-O se vio envuelto en las investigaciones que realizaba el Ministerio Público por el presunto financiamiento que recibió su brazo derecho y ex asesor de campaña, Cristián Warner, quien facturó a SQM Salar $362 millones. Su declaración al momento tuvo que ser reagendada, reseñó Qué Pasa, debido a que el ex diputado del PS estaba de gira por Cuba, México, Francia, Argentina, Uruguay.

The Clinic publicó una investigación en abril de 2017 en el que informó que desde finales de 2016 la Fiscalía estaba indagando sobre los nexos de una de las sociedades de Cristián Warner con la empresa argentina de construcción Grupo Eling S.A, “que además impulsa la construcción de dos polémicas represas -Néstor Kirchner y Jorge Cepernic-, en la provincia de Santa Cruz, en la patagonia argentina”, a la que le habrían girado 14 boletas por 25 millones de pesos.

Según el diario, “el SII le consultó por estas boletas al mismo Marco Enríquez Ominami el jueves 10 de noviembre pasado cuando el líder del PRO asistió hasta las oficinas ubicadas en Amanda Labarca 124, pero éste declinó referirse a ellas. Sin embargo, el Ministerio Público persistió y hoy estaría evaluando indagar los servicios supuestamente prestados en Argentina por Warner que no tendrían respaldo”.

ME-O además fue formalizado por el caso OAS al recibir cargos por delitos tributarios reiterados en agosto de 2018. La acción corresponde a la arista chilena de la investigación Lava Jato –un escándalo de corrupción que comenzó en Brasil y que se ha extendido por toda Latinoamérica.

Otro antecedente acerca de la relación de ME-O con Brasil ocurrió en 2012, año en el que siendo candidato presidencial, ME-O se habría reunido con el presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao, de acuerdo con La Tercera. El PT es el partido al que pertenecen Lula da Silva y Dilma Rousseff. Actualmente, por las investigaciones vinculadas al caso Lava Jato pesan sobre el ex Presidente Lula da Silva dos condenas de prisión, una por nueve años y otra por doce.

El encuentro con Falcao “se realizó en el departamento de César Uzeda, entonces director internacional de la empresa constructora OAS”, y fue allí donde le ofrecieron un jet privado para que lo utilizara en su campaña, sin ser rendido en los gastos ante el Servel.

Al respecto, CIPER escribió en 2016: “La empresa brasilera facilitó luego el avión durante tres meses a la campaña de Enríquez-Ominami y pagó $59 millones a una sociedad ligada a Warner que fue utilizada para canalizar gastos electorales. El Consejo de Defensa del Estado (CDE) los acusa a ambos de fraude al Fisco por haber pedido al Servicio Electoral (Servel) el reembolso de $170 millones para cancelar los servicios de un publicista brasilero que en realidad habrían sido pagados directamente por OAS”.

No obstante, al ser formalizado ME-O aseguró su inocencia y afirmó que se le estaba dando un “trato injusto”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: