Publicado el 12 de abril, 2020

Los discursos que marcaron los primeros 100 días de expansión del coronavirus

Autor:

Emily Avendaño

Distintas personalidades han sido clave por sus dichos en torno al Covid-19. Algunos son líderes de potencias como Angela Merkel, Emmanuel Macron o la Reina Isabel II. Los tres aludieron a la figura de la guerra en sus intervenciones más memorables, tanto para graficar la gravedad de la situación como para evocar un sentimiento de unión. En Chile, Don Francisco apeló «a la meta de la salud». Otras figuras se viralizaron por la crudeza de sus dichos como el video de un médico español o las palabras de un general en Arica. 

 

Autor:

Emily Avendaño

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Se acaba de cumplir 100 días -el 9 de abril- desde que el Covid-19 fuese notificado por primera vez en Wuhan, en el centro de China. Ese tiempo le bastó a la enfermedad para expandirse por más de 200 países, afectar a más de un millón y medio de personas y causar más de 100.000 decesos en todo el mundo.

El virus ha dejado imágenes dantescas, como los cadáveres en las calles de Guayaquil en Ecuador; los camiones del ejército italiano transportando los ataúdes desde el cementerio de Bérgamo; o la fosa común en Nueva York. Ante este escenario, líderes de distintas regiones y personalidades de diverso calibre se han pronunciado respecto a la propagación del coronavirus. 

Algunos, como el Presidente francés, Emmanuel Macron, para señalar que su país atraviesa una “guerra sanitaria”. También hubo momentos clave como cuando la Canciller de Alemania, Angela Merkel, por primera vez en sus 14 años en el cargo, apareció en cadena nacional para dirigirse a la nación. Otra intervención calificada como histórica, por lo inusual, fue la alocución de la Reina Isabel II al invocar el espíritu de resistencia de la Segunda Guerra Mundial.

Hay palabras que han tenido otro matiz, como las del ex secretario de Estado de los Estados Unidos Henry Kissinger, quien en un artículo de opinión publicado en The Wall Street Journal advirtió que “la pandemia de coronavirus alterará para siempre el orden mundial” y llamó a su país a proteger a sus ciudadanos, al tiempo que “planifica una nueva época”. 

Otros discursos fueron más incisivos e hicieron llamados a respetar las normas de la cuarentena, como es el caso del médico español Jesús Candel, quien se hizo viral a mediados de marzo por el duro llamado que le hizo a los jóvenes para que no pensaran en sí mismos, sino en los demás; o en Chile el general de Ejército Luis Cuellar, Jefe de la Defensa de Arica, que en un punto de prensa para llamar a los ciudadanos a quedarse en casa afirmó: “¿Qué quieren ustedes? ¿Empezar a ir al cementerio para enterrar a nuestros deudos o entender?”. 

También en Chile, pero con un tono más emotivo, fueron las palabras de Don Francisco, para dar inicio a la Teletón de este año, en el que se sinceró desde su casa: “No sabemos cómo lo vamos a hacer, vamos a cometer muchos errores. Nunca hemos hecho esto. Pero aquí estamos para sentirlos a todos ustedes cerca”.

A otros, la crisis causada por el Covid-19 les ha abierto una ventana para ser conocidos mundialmente, es el caso del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, responsable del estado más golpeado por el coronavirus en EE.UU.

A continuación, en El Líbero presentaremos un zoom de cada uno de esos discursos:

Angela Merkel: «Somos una comunidad en la que cada vida y cada persona cuentan»

Tan solo cuatro días después del discurso televisado de Angela Merkel para explicar la importancia del Covid-19 a sus conciudadanos y por qué había que tomar medidas pronto, la Canciller entró en cuarentena. La autoridad tuvo contacto con un médico contagiado por el virus, así que decidió aislarse. 

Merkel fue consecuente con sus palabras, en las que insistió: “La situación es seria. Tómenla también en serio”.

Además del tradicional saludo televisado de Año Nuevo, Merkel nunca se había dirigido a la nación en cadena. En esa alocución habló de las interrogantes y preocupaciones que atraviesan todos los ciudadanos, de la importancia de transparentar y explicar las decisiones políticas; y de que aún no existe una terapia ni vacuna para el virus y, por tanto, la relevancia de ganar tiempo.

“Permítanme asegurarles: para alguien como yo, para quien viajar y desplazarse fueron derechos por los que hubo que luchar mucho, tales restricciones solo pueden justificarse por una absoluta necesidad. En una democracia, jamás deberían dictarse a la ligera y solo pueden ser aplicadas temporalmente. Pero en este momento son imprescindibles para salvar vidas”, dijo.

“Somos una comunidad en la que cada vida y cada persona cuentan”; para luego agregar: “Todos y cada uno de nosotros debe ayudar. En primerísimo lugar, tomando en serio lo que ocurre. No hay que caer en el pánico, pero tampoco hay que pensar ni por un instante que no depende de usted. Nadie es prescindible. Todos cuentan, se requiere el esfuerzo de todos nosotros”.

La Canciller se paseó por las restricciones de movimiento, problemas sociales, las dificultades económicas, el abastecimiento y la importancia de no caer en rumores. Alemania es el cuarto país con más casos de Covid-19, con más de 120.000 casos confirmados. 

Tras el discurso, sus compatriotas han valorado positivamente o muy positivamente la gestión contra el coronavirus del Gobierno. “Un 63% de los ciudadanos se dice satisfecho de modo general con el trabajo de la coalición, según el sondeo de la televisión pública ARD. Ello supone un ascenso de 28 puntos respecto al mes anterior”, reseña la agencia EFE.

La transcripción en español del discurso completo pronunciado el 18 de marzo está aquí. 

Emmanuel Macron: «Estamos en guerra sanitaria»

El 16 de marzo, el coronavirus había causado en Francia más de 7.000 contagiados y 148 muertos. Fue entonces, dos días después que España y una semana después que Italia, que en un discurso televisado a la nación el Presidente francés, Emmanuel Macron, decretó una restricción estricta de los desplazamientos por 15 días como mínimo, así como ayudas a las empresas, los trabajadores y la suspensión de las reformas económicas en curso.

Hubo una frase que quedó para el recuerdo, y que luego ha sido repetida por otros de sus funcionarios: «Estamos en guerra, en una guerra sanitaria. Es cierto que no luchamos ni contra un Ejército ni contra una nación, pero el enemigo está ahí, invisible y evasivo, y avanza. Esto requiere nuestra movilización general».

Para ese momento Francia había sufrido el día con más muertos por coronavirus (36) y los parisinos ignoraron las alertas y salieron a tomar el sol y hacer picnic en los parques. Ya no funcionaban bares, restaurantes o escuelas. No obstante, el Presidente señaló que se necesitan «medidas sin precedentes en tiempos de paz», ya que el número de infectados se duplicaba cada tres días. 

«Sé que lo que les pido no tiene precedentes, pero las circunstancias lo exigen. Estamos en guerra», reiteró Macron.

En ese mismo discurso pospuso la segunda vuelta de las elecciones municipales -cuya primera vuelta había sido el día anterior y hubo una elevada abstención-, y prometió: «Ninguna empresa será abandonada al riesgo de quiebra».

“Alcémonos individualmente y colectivamente a la altura del momento”, dijo Macron. “Sé, queridos compatriotas, que puedo contar con ustedes”.

Está previsto un nuevo discurso a la nación del Mandatario para este lunes 13 de abril, el que dará detalles sobre la prolongación del confinamiento, que empezó el 17 de marzo y debía durar hasta el 15 de abril. Francia superó las 13.000 muertes y tiene más de 130.000 casos totales. La popularidad de Macron ahora ronda el 50%, luego de un incremento de 10 puntos en las últimas semanas.

Reina Isabel II: «Nos volveremos a encontrar»

La Reina Isabel II se dirigió el 5 de abril a los ciudadanos del Reino Unido en un discurso televisado en el que les pidió calma y determinación. Sus palabras fueron una reminiscencia a la Segunda Guerra Mundial y en algún momento hizo referencia a un himno popularizado en ese período por la cantante británica Vera Lynn, «We’ll meet again» («Nos volveremos a encontrar»), que se convirtió en un símbolo de los soldados que partían al frente.

«Tendremos éxito y ese éxito pertenecerá a cada uno de nosotros. Debería reconfortarnos el hecho de que, si bien todavía debemos resistir, los días mejores retornarán. Volveremos a estar con nuestros amigos, con nuestras familias. Nos volveremos a encontrar», afirmó.

La monarca entregó su discurso cuando el país sumaba casi 5.000 muertos -ya se acerca a los 10.000-. En sus cerca de siete décadas de reinado, este tipo de alocuciones se ha reservado para momentos especialmente importantes. Las únicas ocasiones previas en las que hizo algo similar fue durante la Guerra del Golfo, en 1991; con la muerte Diana de Gales, en 1997, y la de la Reina Madre, en 2002, y en el sesenta aniversario de su ascenso al trono, en 2012.

«Hoy, una vez más, muchos van a sufrir una dolorosa separación de sus seres queridos. Pero ahora, tanto como entonces, sabemos, en lo más profundo, que esto es lo que debemos hacer», dijo.

La reina destacó la labor del sistema público de salud, por lo que en la emisión se intercalaron imágenes del personal sanitario. Mencionó valores como la autodisciplina, la determinación “tranquila y bienhumorada” y el compañerismo.

«Esta vez estamos unidos con todas las naciones del mundo en un empeño conjunto, utilizando los fantásticos avances de la ciencia», subrayó.

El mensaje lo grabó en el castillo de Windsor, hasta donde la reina se mudó a mediados de marzo para protegerse, con solo una cámara de la televisión pública BBC. 

Henry A. Kissinger: “El fracaso podría incendiar el mundo”

Kissinger se desempeñó como Secretario de Estado y asesor de seguridad nacional en las administraciones de Richard Nixon y Gerald Ford; y fue el artífice de la “política de distensión” con la Unión Soviética y China. El 3 de abril advirtió en un artículo publicado en The Wall Street Journal: “La pandemia de coronavirus alterará el orden mundial para siempre” y llamó: “Los Estados Unidos deben proteger a sus ciudadanos y, con urgencia, trabajar en la planificación de una nueva época”.

El texto comienza recordando la Batalla de las Ardenas, cuando Kissinger era un joven en la 84a División de Infantería. “Ahora, como a fines de 1944, existe una sensación de peligro incipiente, dirigido no a ninguna persona en particular, sino que golpea al azar y con devastación (…). Ahora, en un país dividido, es necesario un gobierno eficiente y con visión de futuro para superar los obstáculos sin precedentes en magnitud y alcance global. Mantener la confianza pública es crucial para la solidaridad social, para la relación de las sociedades entre sí y para la paz y la estabilidad internacional”.

Opinó que la realidad del mundo es que “nunca será el mismo después del coronavirus”. Señaló que si bien el ataque a la salud será “con suerte” temporal, la agitación política y económica podría durar por generaciones. Por tanto, invitó a que esto se abordara con una visión y un programa de colaboración global. 

Recordó las lecciones del Plan Marshall y el Proyecto Manhattan, e identificó la tres áreas en las que EE.UU. debe enfocarse: el desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías para el control de infecciones y vacunas; sanar las heridas de la economía mundial, y salvaguardar los principios del orden mundial liberal. 

Sobre este último punto profundizó que “la pandemia ha provocado un anacronismo, un renacimiento de la ciudad amurallada en una época en que la prosperidad depende del comercio mundial y el movimiento de personas”. Y concluyó: “El fracaso podría incendiar el mundo”.

El general de Arica y el médico español 

Hasta el 9 de abril en la Región de Arica y Parinacota había 75 casos confirmados de Covid-19. Al 6 de abril eran 41 y al 1 de abril 6; el incremento despertó la exasperación del Jefe de la Defensa de Arica, el general de Ejército Luis Cuellar. “Hemos dado muestras que somos irresponsables, negligentes y que somos inconsecuentes”, afirmó el 6 de abril en su reporte diario que entrega junto al intendente Roberto Erpel y la seremi de Salud Beatriz Chávez. 

“Somos malos padres, malos hijos. Y por qué digo eso, porque he visto familias, personalmente, que andan en la calle con sus niños en la mano, exponiendo a que se contagien. Los niños son el principal vector para transmitir esta epidemia, y digo responsablemente eso, un niño puede contagiar a cinco, a diez y hasta 20 personas”, aseveró. “Entonces, ¿qué quieren ustedes? ¿Empezar a ir al cementerio para enterrar a nuestros deudos o entender?”

Palabras igual de duras tuvo el médico español Jesús Candel quien bastante molesto envió un mensaje a los jóvenes por su “irresponsabilidad” frente al coronavirus. 

“A la gente joven no sé cómo dirigirme. Os pedimos que dejéis de ver polladas (estupideces) en los móviles (…). Para que la gente joven, que está alejada, se entere de una puta vez de lo que tiene que hacer. Porque hay que pensar en todos. No hay que salir a la calle, no hay que estar descojonándose (riéndose) en el hospital (…). Hay gente joven que ha ido a los centros de salud porque tienen síntomas, y entonces solicitan que les hagan la prueba del coronavirus”, afirmó.

“La gente joven a la que se le ha dicho que no, que no vengan a Urgencias. Vienen solicitando la prueba del coronavirus. Iros al carajo cabrones, iros al carajo. Os están pidiendo médicos de toda España que os quedéis en vuestra casa. Y los que estáis muy jodidos, no tardéis en venir a Urgencias, para eso estamos aquí”, subrayó ofuscado.

El médico trabaja en un hospital de Granada, España; también es youtuber y suele publicar contenido en un canal personal llamado Spiriman, que pasó de tener 160.000 suscriptores a más de 300.000.

Don Francisco: «Nunca imaginé que tendría que dirigirme a ustedes desde mi casa»

Aunque la meta económica no era la prioridad este año de la Teletón sorprendió al recaudar $34.703.593.204, superando así la última versión hecha en 2018 que recaudó $32.851.438.341. Nadie se lo esperaba luego de los meses difíciles que ha atravesado el país no solo por el coronavirus, sino desde octubre pasado con el llamado estallido social. 

Don Francisco dio la bienvenida al programa con un mensaje desde su casa. «Nuestra primera meta es tu salud, mi salud, la salud de nuestras familias, la salud de todos los chilenos», dijo emocionado.

Resaltó: «Tenemos 18 millones de corazones que están latiendo en este momento y todos juntos tenemos que luchar por salir adelante, para lograr que hoy sea una noche inolvidable».

Para luego agregar: «No sabemos cómo lo vamos a hacer, vamos a cometer muchos errores. Nunca hemos hecho esto. Pero aquí estamos para sentirlos a todos ustedes cerca. Con abrazos virtuales, porque no se puede de otra manera».

Andrew Cuomo: “Eso es Nueva York. Y eso, amigos, es invencible”

En el caso del gobernador de Nueva York no se trata de un mensaje en particular, sino del rol que ha asumido al dirigir la pandemia en el estado más afectado de los Estados Unidos. El político terminó por convertirse en la voz de los demócratas en medio de la crisis. 

Su comparecencia diaria, a las 11 de la mañana, para ofrecer el reporte del avance del Covid-19 se ha popularizado al punto de que las cadenas de noticias nacionales se conectan en directo para escuchar su balance, que invariablemente acompaña con presentaciones de Power Point.

En una de esas láminas envió un mensaje a los jóvenes que violan la cuarentena: “Están equivocados”, escribió en mayúsculas sobre un fondo azul. 

El gobernador hizo una particular descripción de Nueva York que se volvió viral: “Esa cercanía, ese concepto de familia, de comunidad, eso es lo que hace que Nueva York sea Nueva York. Y es lo que nos hizo vulnerables. Pero esa cercanía será también nuestra mayor fortaleza y será por lo que venceremos al final del día. Se los prometo. Veo cómo Nueva York responde, cómo los neoyorquinos nos ayudamos unos a otros. Eso es Nueva York. Y eso, amigos, es invencible. Me alegro de que seamos los primeros, porque venceremos y enseñaremos el camino a las otras comunidades. Y estaremos ahí para los otros, como siempre hemos estado”.

En otra oportunidad increpó a Trump. “¿Qué voy a hacer con 400 respiradores cuando necesito 30.000?”, preguntó Cuomo al Gobierno federal. “Elijan ustedes las 26.000 personas que van a morir porque solo han mandado 400 respiradores”. Luego de eso, se enviaron miles de respiradores a Nueva York.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete