Publicado el 05 de julio, 2020

Las cinco claves que explican la “deficiente cooperación” entre los países en tiempos de pandemia

Autor:

Sebastián Edwards

Falta de transparencia y problemas de confianza; accionar errático y contradictorio de algunas naciones; escasez de liderazgo de organizaciones internacionales; el conflicto entre Donald Trump y la OMS, y diferencias en la reacción de las naciones ante la pandemia. Esos son los factores que han determinado lo que el Presidente Sebastián Piñera catalogó en reunión con el Mercosur, como “vacío de gobernanza”. Diferentes expertos, en conversación con El Líbero, entregan sus visiones sobre esta problemática.

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“En la crisis del 2009, el G20 jugó un rol muy importante de asumir un liderazgo y plantear caminos de solución. En esta crisis no existe ese liderazgo, porque las dos grandes potencias (Estados Unidos y China) en lugar de ejercerlo están enfrentadas. Y ahí se ha producido un vacío de gobernanza que tenemos que intentar que en nuestro continente, dentro la esfera del Mercosur, podamos buscar las coordinaciones necesarias”.

Estas fueron las palabras emitidas por el Presidente Sebastián Piñera el pasado jueves, luego de haber participado en una videoconferencia de la cumbre de Jefes de Estado de Mercosur y Estados asociados. En la instancia, el Mandatario puso sobre la mesa que existe un “vacío de gobernanza” a nivel mundial. En ese sentido, afirmó que “parte de lo que tenemos que hacer es recuperar lo que fueron las ideas fundacionales de todos estos intentos de integración, facilitar el libre movimiento de bienes, de servicios, el libre movimiento de capitales, de personas, para aprovechar las economías de escala de un mercado más grande, no solamente para integrarnos entre nosotros, porque también, Mercosur, Alianza del Pacifico, Prosur, pueden ser una manera de facilitar nuestra integración con el mundo”.

“La idea no es construir un muro en torno a nuestros países, sino que es aprovechar la unidad para proyectarnos juntos al resto del mundo. Desde ese punto de vista, hay muchos protocolos que están muertos y que no se mueven ni tienen ningún intento de resucitar . Por eso, ahora que estamos viviendo esta pandemia, que se trata de salvar vidas, podemos tratar de salvar las vidas de estos protocolos que nacieron con mucha fuerza y se quedaron empantanados en el camino”, remató el Jefe de Estado.

Esta realidad de la cual hace referencia el Presidente Piñera, también se evidencia a escala global. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, habló durante esta semana sobre la necesidad de fortalecer las actuales estructuras de colaboración entre las naciones para hacer frente a los graves peligros a los que se enfrenta la humanidad y el planeta.

En la misma línea, añadió: “El multilateralismo de hoy en día carece de escala, ambición y fuerza”.

Falta de transparencia inicial de China y problemas de confianzas

A mediados del mes de mayo, el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, señaló en la asamblea anual de la ONU que “en un intento de ocultar este brote, al menos un Estado miembro (China) ha hecho un chiste de sus obligaciones de transparencia, lo que ha supuesto un tremendo coste para el mundo entero”. En su discurso, sostuvo que “hemos sido testigos de cómo la OMS ha fracasado en su misión principal, que es compartir información y ser transparente cuando los estados miembro no actúan de buena fe”, según consigna Europa Press. 

De acuerdo a lo informado por ABC News, en su momento la Comisión Nacional de Salud de China rebajó el número de fallecidos por el Covid-19 tras descubrir estadísticas duplicadas en la provincia de Wuhan, epicentro del brote”. Ante esto, se estableció una corrección de las cifras.

Frente a este tema, el analista internacional y consultor, Rafael Rincón, señala a El Líbero que “los problemas comenzaron en China, que actuando de forma poco transparente no activó inmediatamente la cooperación con el mundo frente a lo que estaba pasando. Si China se hubiese comportado de forma transparente, otro gallo cantaría. Podríamos haber avanzado en el tema de las confianzas”. Remarca que “los problemas que tenemos se deben a la falta de confianza en los gobiernos y en los organismos internacionales. Esto lo vemos, por ejemplo, cuando Trump acusa a la OMS a ayudar a China de ocultar información”.

Accionar “errático y contradictorio”

A juicio de Rincón, ha existido una suerte de “acciones descoordinadas y a veces tardías, primero subestimando la gravedad de la situación, o precipitados por el miedo y hasta por las presiones internas”. Sobre este punto, agrega que “es cierto que cada país puede tener condiciones particulares que ayuden a tomar restricciones, pero la coordinación entre los gobiernos ha faltado”.

Opinión que comparte el experto en relaciones internacionales y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de los Andes, Francisco Tagle, quien afirma que “esta ha sido una pandemia que ha sido transnacional. Sin embargo, la respuesta no ha sido de cooperación sino bastante realista de los Estados. No ha habido una cooperación de trabajar en conjunto. Ha sido una suerte de realismo político”.

El director ejecutivo de AthenaLab, Juan Pablo Toro, sostiene que “hay una sensación de que el sistema no ha funcionando. En vez de múltiples lateralismos, se habla de bilateralismo a la carta en donde te asocias con ciertos países en busca de ciertos objetivos específicos. Si eres una democracia te unes con otra democracia, si eres un país preocupado de la garantías de los frutos de comercio, te juntas con un país que tengan los mismos intereses”.

Falta de liderazgo de organizaciones internacionales

Fue hace dos semanas cuando el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que “el mundo necesita desesperadamente de unidad nacional y solidaridad global. La politización de la pandemia se ha exacerbado”. Y agregó: “la mayor amenaza que enfrentamos ahora no es el propio virus, sino la falta de solidaridad y liderazgo globales”.

Según los entendidos, esta falta de liderazgo apunta principalmente hacia las organizaciones internacionales y al gobierno de Donald Trump en Estados Unidos. “La administración de Trump se ha guiado por el proteccionismo, se ha salido de organismos internacionales. Había un clima que incide en que la cooperación no está funcionando”, señala Toro.

En ese sentido, subraya que “Estados Unidos está renunciado al liderazgo, lo cual marca una diferencia con la que tuvo con la crisis subprime y en materia de seguridad en 2001”. A esto se suma “ha habido una desconfianza, por ejemplo, hacia la Unión Europea. Esto es porque muchas veces las organizaciones son muy burocráticas y priman por sus propios intereses que por todos los miembros. La pandemia tiene un ritmo que es muy veloz y que va a mucha velocidad acompañada de mucha incertidumbre. Las organizaciones internacionales no tienen la flexibilidad, como es el caso de Naciones Unidas”.

Bajo ese argumento, Francisco Tagle señala que “la OMS y la ONU han tenido un rol secundario. La pregunta que nos debemos hacer es cuando aparezca la vacuna, ¿seguirán primando los intereses nacionales?’ Los organismos internacionales se fundan en la idea de que los países cooperan, en que son abiertos, etc. Lo que hemos visto en esta pandemia es exactamente lo contrario. Lo que ha primado es el interés nacional”.

Trump vs OMS

Este contexto se ha visto complicado con las tensiones entre Trump y la Organización Mundial de la Salud.

Fue en el mes de abril cuando el Mandatario estadounidense anunció que iba a suspender de forma temporal el aporte económico que EE.UU. le hacía  a la OMS, mientras se investigaba el papel que jugaba el organismo en la crisis sanitaria y su relación con China.

Este hecho puntual generó las críticas inmediatas por parte de diversos líderes mundiales. El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maa, afirmó que “culpar a otros no ayuda. El virus no conoce fronteras”. En la misma línea, según consigna la BBC, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, criticó el anuncio de Trump y aseguró que “no hay razón para justificar este movimiento en un momento en que se necesitan sus esfuerzos más que nunca para ayudar a contener y mitigar la pandemia de coronavirus”.

Asimismo, la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, señaló que “en un momento como este, cuando necesitamos compartir información y necesitamos consejos en los que podamos confiar, la OMS nos ha proporcionado eso (…) continuaremos apoyándola y continuaremos haciendo nuestras contribuciones”.

Latinoamérica: Países con distintas institucionalidades

De acuerdo a Rincón, la estructura y la conformación política e institucional de los distintos países es un factor que muestra evidencias de la falta de coordinación y unidad global.

El analista se detiene en el caso latinoamericano y afirma que “tenemos países con institucionalidades tan distintas. Yo no tendría confianza, por ejemplo, en la información que me da Venezuela. Si en la Unión Europea esto no ha sido fácil hay que imaginarse cómo es en América Latina y con resultados distintos. Uruguay  se ha desempeñado con un manejo exitoso y tienes otros países que no la han pasado bien como es el caso de Brasil, México y Ecuador”.

El caso uruguayo también fue destacado por Carlos Alberto Montaner en una columna a CNN en Español que fue titulada como: “Uruguay, el Oasis de la pandemia en América del Sur”. En ella, el periodista y escritor cubano y columnista de El Líbero, afirma que lo que diferencia a Uruguay del resto de sus países vecinos como Argentina y Brasil se guía por tres ejes principales: Informar a la población con total transparencia sobre los estragos y la peligrosidad del virus, hacer numerosas pruebas a sus habitantes y no imponer el confinamiento obligatorio, sino dejar que los ciudadanos decidan responsablemente qué hacer con sus vidas.

A modo de contraste se encuentra Brasil. El gigante sudamericano es uno de los países en donde se han reportado la mayor cantidad de contagios en el mundo. A un mes de la llegada de la pandemia, el Presidente Jair Bolsonaro celebró por medio de su cuenta de Twitter las manifestaciones y las multitudes aglutinadas en las calles de Brasil, luego de que la OMS recomendara aislamiento social. Se divisó al Mandatario caminando por las calles sacándose fotografías con sus seguidores, dejando de lado el distanciamiento social como prioridad.

Realidades distintas que apuntan a la desorganización y leve unificación de las naciones ante la pandemia. Pero, ¿cómo revertir esta situación?

En el corto y mediano plazo, el analista Rafael Rincón sincera que “no veo cómo se pueda revertir esto, la verdad no lo veo factible. ¿Cómo revertir las consecuencias de que China haya manejado tan irresponsablemente el asunto? No veo el ánimo en América Latina de revertir la situación.  No ha aparecido ninguna cumbre presidencial que de una señal a los países de que los altos liderazgos quieren soluciones. Lo primero es reconocer el problema”.

Sin embargo, Francisco Tagle plantea que “esta realidad va a obligar a los países a cooperar. Ejemplo de esto lo vimos en la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. La pregunta es si van a seguir primando los intereses nacionales de cada país por sobre la cooperación”.

Para Juan Pablo Toro, “si los grupos que más cooperan van a tener más resultados, los que están fuera van a estar más interesados en integrarse y cooperar. Ahí sí habrá una lógica de cooperación”. Y añade: “es importante entender que el multilateralismo es un medio y no un fin en sí mismo. Tiene su sentido estar en un mundo interconectado, pero estas asociaciones tienen que tener resultados”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete