Publicado el 24 de febrero, 2019

Las 4 declaraciones del Foro de Sao Paulo apoyando al régimen de Maduro en las que el Frente Amplio estuvo presente

Autor:

Bastián Garcés

El bloque, que ha sido crítico con la postura del gobierno del Presidente Piñera ante la crisis venezolana, mantiene estrechos vínculos con la instancia que agrupa a partidos de izquierda de la región. Uno de los principales objetivos del Foro de Sao Paulo es defender el «socialismo del siglo XXI», cuyo máximo exponente es Nicolás Maduro.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«La Internacional Socialista es un referente de centro derecha capitalista bajo hegemonía europea. Que el PS, PPD, PR de Chile sean parte sólo demuestra que hace muchos años abandonaron la izquierda. El único referente de la izquierda internacional real hoy es el Foro de Sao Paulo«, publicó en su cuenta de Twitter Esteban Silva, dirigente del Movimiento Democrático Popular -colectividad que integra el Frente Amplio-. El miembro de la mesa nacional del bloque cuestiona la postura de la Internacional Socialista frente a Nicolás Maduro, sobre quien han dicho que no puede ser reconocido como Presidente de Venezuela por «ser contrario a las normas democráticas de competencia, libertad y garantías«.

Y durante la semana, el mismo Silva junto a representantes del Partido Igualdad, también del FA, fueron hasta la Cancillería para cuestionar la estrategia que ha liderado el Presidente Piñera ante la crisis venezolana.

En cambio, el dirigente destaca al Foro de Sao Paulo (FSP), organización creada en 1990 por Fidel Castro y el entonces líder del Partido de los Trabajadores de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien hoy se encuentra en prisión condenado por delitos de corrupción leve, lavado de activos y tráfico de influencias.

Tras la caída de la URSS y de los socialismo de Europa del Este, el FSP se puso como objetivo reunir a partidos de izquierda de la región. La instancia ha sido el principal impulsor y defensor del «socialismo del siglo XXI» cuya máxima expresión en estos momentos es el chavismo, representado por Nicolás Maduro.

A diferencia de la Internacional Socialista (instancia de la que es parte el partido del Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, Verdad Popular), el Foro de Sao Paulo, y la mayoría de los partidos que lo componen, ha respaldado a Maduro. Así lo hizo la secretaria ejecutiva del organismo, Mónica Valente, quien el 24 de enero emitió un comunicado en el que rechazaba la decisión del «Gobierno de Donald Trump, del Canadá y de diversos países latinoamericanos de apoyar la presidencia ilegítima del opositor Juan Guaidó en Venezuela, contrariando la decisión popular expresada en mayo de 2018, cuando el pueblo eligió democráticamente el compañero Nicolás Maduro para la presidencia del país«.

Apoyo que han replicado el Partido Comunista y el Movimiento Democrático Popular, además de otros referentes latinoamericanas como el Partido de los Trabajadores de Brasil y el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros. Un respaldo que el organismo ha dejado en claro en cada foro que han realizado y en el que han participado fuerzas que componen el Frente Amplio.

Foro de Sao Paulo en 2018 en «estado de alerta contra la intervención internacional hacia Venezuela»

De las doce fuerzas que integran el Frente Amplio, seis están adscritas al Foro de Sao Paulo: Partido Humanista, Partido Igualdad, Izquierda Libertaria, Partido Poder -que se fusionó con Izquierda Autónoma para crear Comunes-, y el Socialismo Allendista -que forma parte del Movimiento Democrático Popular- y Revolución Democrática.

De hecho, este último participó en el encuentro de llevado a cabo entre el 25 y 29 de agosto de 2014 en La Paz, en cuya declaración final se lee que «las fuerzas de la derecha en Venezuela intentan, a través de la violencia, provocar una guerra civil y desconocer la indudable legitimidad del gobierno del Presidente Nicolás Maduro«.

El XX Encuentro del Foro de Sao Paulo fue un hito importante para RD debido a que fue la instancia en la que fueron acogidos como miembro permanente del organismo. Esto lo destacado en un comunicado que subieron a su sitio web tres días después de que finalizara la cita, en el que señalaron que el Foro de Sao Paulo es «el espacio que reúne a los movimientos políticos de izquierda de América Latina». El partido fundado por Giorgio Jackson también expresó recibir con «alegría esta incorporación, ya que además de ser la organización política que en menos tiempo ha sido incorporada como miembro permanente en la historia del Foro, esta instancia le permite a Revolución Democrática comenzar con su agenda internacional«. Incluso, dieron a conocer su participación en la reunión a través de sus redes sociales.

El 2014 no solo fue un año icónico para RD, también lo fue para la oposición venezolana que meses antes había protagonizado casi 90 días de protestas solicitando la renuncia de Nicolás Maduro, movilizaciones que se vieron marcadas por la represión de la policía y que acabó con un saldo de 43 muertos y más de 3.000 detenidos.

Dos años después, en 2016, estuvo presente el ex candidato presidencial, y actual diputado, Tomás Hirsch (Partido Humanista), como expositor del XXII Encuentro llevado a cabo en El Salvador. En el documento final de la cita, el organismo respaldó «la iniciativa de diálogo promovida por el gobierno revolucionario venezolano encabezado por el Presidente Nicolás Maduro», sobre quien destacaron que «ha venido ganando cada vez más respaldo a nivel continental y mundial«.

En 2017, RD volvió a participar de la reunión, la que se llevó a cabo en Managua, Nicaragua. En dicha ocasión, el Foro de Sao Paulo condenó «la guerra no convencional y de amplio espectro, económica y mediática contra Venezuela por parte de la derecha oligárquica venezolana», la que según el organismo internacional era apoyada por el gobierno estadounidense y estaba «empeñada en desestabilizar y poner fin mediante el terrorismo, al gobierno democráticamente electo del presidente Nicolás Maduro«.

La declaración del Foro de Sao Paulo se produjo en mitad de la ola de protestas que se vivieron en el país caribeño, que se extendieron entre el 13 de marzo y el 12 de agosto, en donde la oposición se manifestó en contra de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de revocar los poderes de la Asamblea Nacional -de mayoría opositora- para otorgárselos a Nicolás Maduro para que creara una Asamblea Constituyente, controlada por el chavismo. A raíz de la represión de la policía contra los manifestantes fallecieron más de 100 personas y cerca de 15.000 resultaron heridas, entre ellas el actual Presidente encargado Juan Gauidó.

En estos días, las dos máximas figuras del bloque, los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, han sido críticos de la estrategia que el gobierno ha desarrollado frente a la crisis, incluyendo el viaje del Mandatario a Cúcuta.


En el mismo tono se refirió el legislador por el distrito 10. En ninguna oportunidad se han referido a la afinidad que sus partidos tienen con el Foro.


Esto se suma a que en febrero, el Movimiento Autonomista -la organización que fundó Gabriel Boric- publicó un comunicado en el que afirman que «los tambores de guerra que hoy suenan en nuestro continente revelan un peligroso juego geopolítico donde el colonialismo no termina de ser superado«, además de señalar que Estados Unidos exacerba «los alineamientos con sus ilegales sanciones económicas, rechazo al diálogo y permanentes amenazas intervencionistas» y que tanto las posturas de la OEA como del Grupo de Lima «no tienden puentes, sino que atrincheran posiciones, desconociendo el derecho a la autodeterminación de los pueblos».

La carta fue firmada además por otras 6 organizaciones de las cuales tres pertenecen o tienen vínculos con el Foro de Sao Paulo: el Partido Comunes -creado a partir de la fusión de Poder con Izquierda Autónoma-; el Movimiento Revolución Ciudadana de Ecuador -fundado por el ex Pesidente Rafael Correa, a quien el FSP ha respaldo en diversas ocasiones-; y el Partido Polo Democrático de Colombia -que es miembro oficial de la instancia regional-. En la misiva también se indica que no «debe politizarse cualquier ayuda necesaria«.

El año pasado, nuevamente, dirigentes del Frente Amplio -la entonces presidenta de Poder, Karina Oliva; la diputada de Poder, Claudia Mix, y el integrante del Movimiento Popular Democrático y de la mesa nacional del Frente Amplio, Esteban Silva– participaron de la reunión anual del organismo, esta vez llevada a cabo en Cuba. En la declaración final del encuentro, realizado entre el 15 y 17 de julio, el Foro de Sao Paulo endureció el tono y condenó «la guerra no convencional y de amplio espectro, aplicada por el imperialismo yanqui y sus aliados europeos, latinoamericanos y caribeños contra la Revolución Bolivariana«. La instancia además afirmó mantenerse en «estado de alerta y en sesión permanente de solidaridad internacionalista contra la intervención internacional hacia Venezuela».

Una postura que al interior del Frente Amplio generó cuestionamientos al tratarse de un tema sensible para el bloque. A raíz de eso, el diputado de RD Pablo Vidal -quien ha mantenido una postura crítica con el régimen de Nicolás Maduro-, planteó que Revolución Democrática debía abandonar el foro.

«Esfuerzos de internacionalización como el que hizo RD a través de ‘A toda Marcha’, se hacen cargo de estas expresiones de izquierda que son nuevas y también de las necesidades del pueblo. Esto me hace mucho más sentido que la permanencia en un grupo como el Foro de Sao Paulo«, afirmó el congresista, quien agregó que el organismo internacional «ya fue superado en términos de su propuesta y su momento. Hoy lo que demanda la política es una reinvención completa por parte de la izquierda». Al ser consultado por El Líbero sobre esta posibilidad, su compañero de bancada Renato Garín se mostró de acuerdo con la idea.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: