Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de julio, 2019

La revolución que no fue de Vallejo y Cariola en el Partido Comunista

Autor:

Bastián Garcés

Más semejanzas que diferencias es posible encontrar entre las recientes declaraciones de las diputadas y del presidente del PC, Guillermo Teillier. Niegan el conflicto generacional, valoran las instancias del partido para debatir y se cuadran con el documento de la colectividad sobre el informe de Venezuela que realizó la Alta Comisionada para los Derechos Humanos. Incluso, las legisladoras no reaccionaron a las duras palabras que el Foro de Sao Paulo dedicó al trabajo de Bachelet. Dichos que respaldó la delegación comunista en Caracas.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Somos un partido revolucionario que tiene que estarse pensando permanentemente, esta herramienta es el Partido Comunista que tiene una matriz ideológica que no queremos modificar«, afirmó este domingo en Mesa Central de Canal 13 la diputada Karol Cariola. De esta forma, la ex presidenta de las Juventudes Comunistas (JJ.CC.) matizaba el «intento de renovación» que había anunciado cinco días atrás, luego de las críticas que el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, realizara contra el informe realizado sobre Venezuela por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Un postura que fue planteada por primera vez el 24 de julio, en una entrevista con El Mercurio. La representante del distrito 9 afirmó que «debe haber un proceso de transformación del PC desde las bases, con sus principios, con una mirada de futuro«. Una frase que fue vista con interés por analistas y dirigentes de otras colectividades que valoraron un supuesto recambio generacional.

El compañero Guillermo es un presidente de partido que siempre ha tenido una disposición plena y absoluto a abrirle espacios a las nuevas generaciones», dijo la diputada Karol Cariola sobre Teiller en Mesa Central de T13.

Esta idea se sustentaba, también, en la postura que había tomado tanto Cariola como la diputada Camila Vallejo frente al informe de Bachelet. Ambas respaldaron la condena a las violaciones en DD.HH. en Venezuela.

Sin embargo, el domingo echaron por tierra la tesis de la «disidencia». Vallejo, también en canal 13, señaló: «Se ha planteado como una disputa generacional y no tiene que ver con una disputa generacional, no tiene que ver con que una nueva generación reemplace o supere a la otra» y agregó que el desafío de la tienda es cómo hacer que «que las generaciones que conviven puedan dialogar de mejor manera para que el partido logre representar las distintas experiencias de vida desde la perspectiva comunista».

Un postulado que la ex presidenta de la Fech  además formuló en entrevista con La Tercera en donde expresó que la discusión interna «no tiene que ver con una disputa generacional, sino que con la profundización del diálogo intergeneracional que nosotros hemos tenido»; y que no se trataba del «remplazo de una generación por otra«.

Los planteamientos de las diputadas, más que tomar distancia de la «vieja guardia», se cuadraron con ella.

Esto se aprecia en una entrevista realizada por El Siglo, al presidente del partido, Guillermo Teillier. En el texto, el diputado señala que «es una falacia lo de las disputas generacionales«.

Sobre Teiller, tanto Cariola como Vallejo solo tuvieron palabras de adhesión y respeto. «El compañero Guillermo es un presidente de partido que siempre ha tenido una disposición plena y absoluto a abrirle espacios a las nuevas generaciones«. Además de valorar el rol que tuvo en las elecciones de 2013 para apoyar sus candidaturas a la Cámara Baja, punto sobre el cual Cariola señaló que «pasa en otros partidos que para ser candidatos a parlamentarios de grupos juveniles, tienen que hacer una odisea de confrontación interna que es brutal, cuando nosotras fuimos candidatas, el respaldo al interior del partido fue tremendo«. Una perspectiva que fue complementada por Vallejo quien afirmó: «He sentido muy presente la relación con el presidente del partido que está en el Congreso permanentemente».

Aunque no fue la única vez que las diputadas alabaron al diputado. En la entrevista que concedió Cariola a El Mercurio, tras ser consultada por los 10 años que ha estado el diputado a cargo del partido dijo: «La renovación no solo pasa por cambiar los cargos. Cuando los liderazgos hacen bien su trabajo y tienen el respaldo de sus bases, no necesariamente tienen que salir. Me interesa que haya una renovación de las ideas en el PC, más que una renovación de las personas». Incluso calificó al legislador como «una persona con espíritu joven a pesar de que tiene más experiencia».

Incluso, las coincidencias discursivas de los dirigentes del PC se encuentran en cómo conceptualizan «la renovación«.

Teillier en El Siglo comentó que «el término ‘renovación’ en sí mismo no tiene nada de perverso. El problema es que se asocia a otros momentos de la historia política chilena, en los años 90 en que la renovación significó un viraje de partidos de izquierda que asumieron posiciones socialdemócratas. El PC optó por mantener su ideología y principios acorde a la realidad nacional».

Una línea argumental muy similar a la que postuló Cariola el domingo cuando explicó: «La palabra renovación puede traer muchos fantasmas, en eso quiero ser súper clara. Camila y yo, y muchos compañeros que hablamos de la renovación de las ideas, en ningún caso estamos pensando en socialdemocracia, no estamos poniendo en duda nuestras matrices ideológicas».

Las buenas relaciones entre las diputadas y la máxima autoridad de la tienda se dieron también respecto al tema que motivó la tesis de la renovación: la postura frente al informe de Bachelet sobre Venezuela. Si bien Vallejo lo calificó de lapidario y se enfocó en las violaciones a derechos humanos, lo que era un enfoque distinto a la declaración del Partido Comunista, Teillier afirmó a El Siglo que dicho texto «ha hecho su camino, los matices que se han expresado se refieren a los énfasis, pero en lo grueso y en lo de fondo el Partido la ha hecho suya«.

Por su parte, Cariola señaló que «lo que se constata en el informe de la Alta Comisionada para los DD.HH. son hechos graves, gravísimos».

Pese a esto, ninguna de las diputadas se refirió durante este lunes a la dura declaración del Foro de Sao Paulo, que fue firmada por el PC, en la que se criticaó el informe de Bachelet sobre Venezuela. Texto, que según informó El Mercurio, señala: «EE.UU. está instrumentalizando el sistema de DD.HH., para favorecer su injerencia en nuestro continente. Rechazamos categóricamente el informe sobre Venezuela de Bachelet, por su falta de rigor metodológico, que no refleja en lo absoluto la realidad de Venezuela, con un enfoque sesgado y parcializado a favor de la extrema derecha opositora«.

De hecho, el diputado comunista Boris Barrera, miembro de la delegación de la colectividad que viajó a Caracas, afirmó respaldar la declaración y agregó que «coincidimos en lo mismo, que es lo que ha declarado el PC de Chile: que el informe es parcial, hay elementos trascendentales que no aparecen, como el bloqueo, que es feroz y le hace mucho daño a la gente. Maduro nos habló de cómo son agobiados por Estados Unidos».

Las diputadas tampoco se refirieron a los dichos que Nicolás Maduro dio al finalizar el encuentro de partidos de izquierda respecto al trabajo realizado por la Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU, el cual calificó como «una puñalada fue la que nos metió Bachelet. Se vino con su carita sonriente para acá, y terminó firmando un monstruo de informe, lleno de mentiras insustentables«.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: