Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 11 de febrero, 2019

La historia del lonco que optó por el diálogo con el gobierno y que es padre de los dos comuneros asesinados por otro mapuche

Autor:

Bastián Garcés

José Cariqueo Saravia fue uno de los dirigentes más "duros" de la IX Región, incluso estuvo en la clandestinidad. Pese a ello, durante el último año, tuvo diálogos con el gobierno y empresas forestales, además de formar un gremio de camioneros mapuches. Por esto, fue tildado de "traidor a la causa" por líderes radicales de la zona. Este martes, su hijo y su hijastro fueron asesinados por el comunero Freddy Marileo Marielo en la comunidad Boyen Mapu, Ercilla.
Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“La represión a que nos somete el estado chileno día a día, manteniendo militarizado nuestro territorio, mandando cada vez más contingente a amedrentar a nuestro pueblo, no hace más que profundizar nuestra convicción de resistencia y del derecho a la legítima defensa de nuestras demandas como pueblo“. Estas son algunas de las palabras con las que con las que el lonco José Cariqueo Saravia cuestionó, en 2007, una investigación judicial en su contra. Doce años después, concretamente este jueves, el dirigente mapuche tuvo que volver a presentarse en tribunales, aunque la situación había dado un vuelvo radical: tenía que dar su testimonio en la investigación del fiscal Nelson Moreno, respecto del asesinato de su hijo, Matías Cariqueo Loncomilla, y su hijastro, Jorge Marimán Loncomilla, a manos del comunero Freddy Marileo Marileo. Sobre este, el Ministerio Público lo acusa de doble homicidio y porte ilegal de armas, mientras que su abogado insiste en la legítima defensa.

Como constató “El Líbero“, la trama que se esconde tras el doble homicidio del martes pasado no sería un delito común -“un hecho delictual” como se especuló en un primer momento- sino que se relacionaría más con un motivo político contra el líder de la comunidad José Guiñón, el lonco Cariqueo Saravia: un histórico dirigente de la causa mapuche, vinculado a hechos violentos durante la década pasada, pero que durante el último año optó por el diálogo con el gobierno y empresas de la zona, y por el emprendimiento.

En la década pasada fue prófugo de la justicia y tuvo conflictos con las forestales

Una de las primeras apariciones de Cariqueo Saravia en medios de comunicación de circulación nacional se remonta a principios de diciembre de 2002. El 4 de ese mes, La Segunda publicó la nota “Caen jefes y mecenas de ‘Coordinadora Arauco Malleco”, en la que daba cuenta de la detención de 16 personas. El vespertino señaló que “Carabineros informó que durante el procedimiento se incautó escopetas, armas y municiones que se encontraban en los domicilios de algunos de los detenidos”. Una de las personas aprehendidas por los efectivos policiales fue, de hecho, José Cariqueo Saravia.

Dos años después, el dirigente mapuche volvió a protagonizar las páginas nacionales debido al juicio por el ataque incendiario del fundo Poluco Pidenco, propiedad de Forestal Mininco, ocurrido en 2001. La acción dejó un saldo de 111 hectáreas de pinos y eucaliptos quemadas. El líder de la comunidad José Guiñón fue uno de los seis imputados en el crimen que se declararon en rebeldía y no se presentaron al juicio oral en el tribunal de Angol.

El comunero mapuche había ingresado a la clandestinidad, razón por la que se dictó una orden de captura permanente en su contra, al igual que para los otros imputados. “En los mapuches más buscados del país se convirtieron ayer seis comuneros indígenas acusados de ser autores de un incendio terrorista“, afirmó El Mercurio en su edición del 30 de julio de 2004 respecto a la decisión adoptada por el tribunal. Ese mismo año, cuatro de los comuneros que fueron condenados por el delito de incendio con carácter terrorista mantuvieron una huelga de hambre que se extendió por más de 60 días.

Sin embargo, en abril de 2006 el tribunal oral de Angol decidió absolver a Cariqueo Saravia del cargo de autor del delito de incendio. A raíz de esto, el lonco se querelló, en 2007, por calumnias e injurias graves contra el entonces gerente de Forestal Mininco. Pleito judicial que ganó, aunque no sería la última vez que volvería a un juzgado.

Tres años después, el juzgado de garantía de Collipulli condenó al líder de la comunidad José Guiñón a 61 días de presido como autor del delito de amenazas en perjuicio del comunero Luis Federico Licán Montoya, quien había sido testigo en la causa del incendio al fundo Poluco Pidenco. Según informó Radio Bío Bío, Cariqueo Saravia el 13 de junio de 2009 le habría dicho a Licán Montoya: “Quieres que te matemos o agarremos a balazos de nuevo“. Con eso hacía alusión al ataque que el comunero sufrió en 2003, cuando fue atacado y herido con armas de fuego en represalia por participar como testigo.

El giro: vicepresidente de la primera agrupación mapuche de camioneros

Ocho años después de haber sido condenado por el delito de amenazas, la vida del lonco José Cariqueo Saravia dio un cambio radical. De pasar de ser acusado y buscado por la justicia, se transformó en el vicepresidente de la primera asociación gremial de camioneros mapuchesAgretran Mapu Kiñe Wun, integrada por 57 socios y que se constituyó a mediados de junio del año pasado.

En la fundación de la organización, el dirigente jugó un rol fundamental. El ritual de lanzamiento de la agrupación se llevó a cabo en la comunidad José Guiñón, el 18 de agosto, y en ella la esposa de Cariqueo Saravia, la machi Adriana Loncomilla Chicual fue quien dio inicio a la ceremonia, la que fue continuada por el lonco.

Durante el rito, el líder de la comunidad agradeció a las más de 200 personas que asistieron. “Es muy importante que hayan venido; esto que estamos haciendo es un parlamento, algo que el pueblo mapuche siempre hace, porque nos interesa que nos conozcan, que sepan cómo somos y lo que buscamos“, afirmó el lonco.

Unas palabras que fueron en línea con las del presidente de la agrupación Agretran Mapu Kiñe Wun, Arón Huaiquil, quien expresó: “Queremos ser parte del desarrollo, tener las posibilidades de surgir, porque enfrentamos dificultades históricas para salir adelante. Necesitamos que nos abran las puertas y termine la discriminación hacia nuestro pueblo. Por eso, este esfuerzo de ser la primera asociación mapuche de camioneros. Queremos que transmitan eso”.

En la actividad estuvieron presentes autoridades regionales, como los alcaldes de Ercilla, José Vilugrón, y Collipulli, Manuel Macaya; los Seremis de Transportes, Luis Calderón, y Economía, Julio Nichol. También asistió el gobernador de Malleco, Víctor Manoli, quien dijo llevar “el saludo especial del Intendente de la Araucanía” y como autoridad expresó el compromiso de trabajar en conjunto, como gobierno, con los camioneros de las comunidades y señaló que “que queden atrás los prejuicios hacia el pueblo mapuche y éste se incorpore al desarrollo de su zona“.

La ceremonia también fue documentada por la Revista Otra Voz, que realizó un video del ritual, y conversó con José Cariqueo Saravia, quien explicó que “la creación de esta asociación muestra que no estamos buscando conflicto, buscamos el desarrollo“. El lonco además señaló que el objetivo Agretran Mapu Kiñe Wun “es un incentivo para salir de la extrema pobreza que vivimos en la Ercilla. Es para comprometernos y hacernos hermanos, si el Gobierno quiere la paz en la Araucanía, esta es la condición en que nosotros queremos. Queremos surgir, que nos abran las puertas, al igual que las grandes empresas que han llegado a Chile”.

Cercanos al proyecto impulsado por el líder de la comunidad José Guiñón explican que este consiste en tres camionetas que recorren predios forestales revisando posibles focos de incendio en plantaciones. Además señalan que lo que distingue a la iniciativa del lonco Cariqueo Saravia es que cada uno de los vehículos -que tiene la bandera mapuche impresa- es conducido por un comunero, que es acompañado por una mapuche vestida con ropas tradicionales, que es la encargada de vigilar las zonas a su cargo.

Los encuentros del lonco con el gobierno

Al menos tres veces el lonco Cariqueo Saravia se encontró con ministro del gobierno de Sebastián Piñera. El primero ocurrió el 26 de julio, cuando la asociación de camioneros mapuches participó en la cena anual del Día del Camionero, instancia organizada por la Confederación Nacional de Dueños de Camiones de Chile (CNDC). Durante el evento -al que asistió la ministra de Transportes, Gloria Hutt-, el presidente de Agretran Mapu Kiñe Wun afirmó que “el pueblo mapuche está cansado, quiere vivir tranquilo, pero debe ser apoyado, no perseguido“. Los representantes del gremio asistieron vestidos con atuendos típicos y en compañía de una machi.

Esto fue documentado por la propia secretaria de Estado, quien en su cuenta de Instagram subió una fotografía con los dirigentes mapuches. “Celebrando el Día del Camionero 2018, con la CNDC. Y con la primera agrupación mapuche, Agretran Mapu Kiñe Wun“, escribió la titular de Transportes.

Esta no fue la única instancia en la que el lonco Cariqueo Saravia pudo compartir con ministros de Estado. Un mes después, el 30 de agosto, compartió con el jefe de la cartera de Agronomía, Antonio Walker, quien publicó una foto con el dirigente en su cuenta de Twitter. “Así como José Cariqueo Saravia, lonco de la zona de Ercilla, existen muchos otros chilenos que ven en la agricultura un camino para mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias“, tuiteó el secretario de Estado, quien agregó: “José, agradezco sus sinceras palabras y encantado acepto su invitación para visitar su comunidad“.

Aunque la cita más importante fue con el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno. Con él participó en un encuentro organizado por Aucán Huilcamán, al que asistieron 70 dirigentes mapuches. En las instancia, que se llevó a cabo durante el desarrollo del Acuerdo Nacional por La Araucanía, Cariqueo Saravia conversó con el secretario de Estado, al igual que los otros líderes indígenas, respecto a las necesidades y soluciones que requería la zona.

Este cambio y los encuentros que ha sostenido el lonco, han llevado a varios líderes de la zona a postular que el asesinato de sus hijos, a manos de Freddy Marileo Marileo, haya sido uno de los gatillantes del crimen.

“No permitiremos que continúen rondando y vigilando los predios que están bajo control por nuestra familias”

Dos días antes del crimen, el 3 de febrero, el perfil de Facebook de la comunidad José Guiñón subió un comunicado en el que, un grupo de familias de la agrupación, además de “repudiar” la agrupación creada por el lonco Cariqueo Saravia manifestaron que “no permitiremos que continúen rondando y vigilando los predios que están bajo control por nuestra familias, en definitiva no se les permitirá el paso por caminos aledaños a la comunidad“.

Las 8 familias firmantes del texto además hicieron un llamado “a las comunidades en resistencia a poner cuidado con estos personajes ya que utilizan el doble discurso y son capaces de traicionar la dignidad mapuche a cambio de dinero“. Los dardos no solo apuntaban a José Cariqueo, sino que también a “sus hijas e hijos”. La publicación fue compartida por Freddy Marileo Marileo, días antes del crimen.

“Estamos convencido y claro quienes son los enemigos y uno de ellos son las forestales, en segundo lugar para comunicar y recalcar que dicho gremio no representa a la comunidad toda ya que en el solo participan el lonko Cariqueo con sus hijos e hijas”, se lee en el posteo.

Tras el asesinato de los dos jóvenes, el 6 de febrero, la misma cuenta subió otro comunicado en el que catalogaban la muerte de los hermanos Matías Cariqueo Loncomilla y Jorge Marimán Loncomilla como “lamentable” y reconocían que los comuneros “fueron en algún momento dos grandes weichfes (guerreros) con una disposición férrea en la defensa de su comunidad y al pueblo nación mapuche” y destacaban su “capacidad, voluntad y entusiasmo por levantar bandera mapuche en territorio usurpado por las forestales y latifundistas logrando recuperar y controlar un espacio territorial considerable y siendo participes de una segunda recuperación territorial que está en proceso”.

Pese a estas palabras, las mismas 8 familias señalaban que los homicidios se generaron luego de que los hermanos perpetuaran “un ataque a la casa del comunero Freddy Marileo Marileo, quien mantenía una férrea oposición al trabajo que este grupo de personas venía desarrollando“. Además de eso exigían que “la Forestal Mininco y gremio de camioneros se retiren de la comunidad, como responsable de la situación precedentemente mencionada deben dar un paso al costado”. “Deben asumir su responsabilidad y como señal de ellos deben dejar de operar en la zona“, sentenciaba el comunicado.

En la misma línea la comisión política de la Coordinadora Arauco Malleco hizo público un texto en el que catalogaban a los comuneros mapuches que negociaban con el gobierno y las empresas de la zona como “pseudos dirigentes” que conseguían trabajo directo. El comunicado endurecía los términos y afirmaba: “Como CAM llamamos a los dirigentes y comunidades a transparentar posturas, a dejar de negociar a espaldas de nuestro pueblo, a hacerse responsables de estas situaciones y frenar desde ahora ya, la presencia de los operadores forestales en el Wallmapu. No es posible por un lado decirse parte de la resistencia y por otro lado trabajar con la forestal“.

Si bien el organismo hacía un llamado a “no confrontar entre mapuche y a evitar acciones fratricidas”, señalaban la necesidad de ejercer “el verdadero control territorial como única opción válida y digna para recuperar el territorio y la autonomía, a no perdernos en el camino del weichan pues, el verdadero enemigo son ellos, las forestales, por ende el llamado es a combatirlos sin tranzar“.

Conocedores de la situación que se vive en la IX Región explican que la postura y ataques de los grupos más extremistas contra aquellos dirigentes que han optado por el diálogo y emprendimientos se debe a que poco a poco se han ido sumando comuneros a esta vía. Señalan además que esta situación ha complicado a sectores como la CAM debido a que hay varios dirigentes radicales históricos que han optado por este camino como Aniceto Norín, Víctor Ancalaf y el propio José Cariqueo Saravia, razón por la cual el discurso más violento y de lucha se queda sin margen de acción y con menos seguidores.

El mismo día que un sector de la comunidad José Guiñón y la Coordinadora Arauco Malleco emitieron los comunicados criticando a quienes pactaban con las forestales y el gobierno, el lonco José Cariqueo Saravia hizo público un texto en el que llamaba a la comunidad mapuche y amigos “a no dejarse amedrentar por las circunstancias y asistir al eluwun de nuestros peñi (hermanos)“. El líder de la comunidad además afirmaba: “con todo dejamos en claro que no bajaremos nuestra resistencia en busca de lo que consideramos justo para el desarrollo y avance de nuestra comunidad, ni balas ni muerte pararan el legado ancestral de la lucha que abrazamos como Pueblo Mapuche y familia que también defendieron mis hijos, que serán con más fuerza motivo para seguir en pie luchando y exigiendo justicia por su muerte”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: