Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 07 de abril, 2019

La batalla de dos años en Rapa Nui para cambiar el Directorio de la Comunidad Indígena que administra el Parque Nacional

Autor:

Emily Avendaño

Tuvieron que pasar 25 días desde su elección, un viaje a Santiago, y el bloqueo de las cuentas bancarias de la Comunidad Indígena Ma’u Henua, para lograr que Nancy Rivera asumiera como presidenta del directorio que se encargue de la administración de Rapa Nui. Acusaciones de malos manejos de recursos, nepotismo y violencia han sido parte de todo este proceso que se arrastra desde 2016 y que divide a la isla.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A finales de enero todos voltearon a mirar hacia Isla de Pascua. Ese martes 29, una multitud ingresó al juzgado en donde aguardaba Juan Nahoe Hereveri (51), apodado como “El Pakistán”. Al hombre se le acusaba de haber asesinado de varias puñaladas a Luis Alberto Araki Paoa, de 34 años. Nahoe Hereveri recibió una medida de prisión preventiva, pero eso no calmó los ánimos. Pasadas las 21:00 horas desconocidos lanzaron un artefacto incendiario –presumiblemente una molotov– al interior del Juzgado de Garantías. El edificio se consumió por completo.

Había más de 1.000 personas en el lugar, declaró entonces a los medios el alcalde Pedro Edmunds Paoa. “Sobrepasaban a todas las policías que teníamos resguardando y no había cómo parar a esta turba que exigía justicia”, dijo el edil al recordar los eventos.

“El Paki” era cercano al saliente Presidente del Directorio de la Comunidad Indígena Ma’u Henua, una entidad creada el 2 de julio de 2016, con el objetivo de reunir a todo el pueblo Rapa Nui en una figura legal que les permitiese administrar el Parque Nacional Rapa Nui, un lugar que ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Sitio Histórico Nacional, y que al año recibe a más de 100.000 turistas.

Los Rapa Nui recuperaron la administración del Parque Nacional mediante una entrega a 50 años, una concesión gratuita, pactada con la Presidenta Michelle Bachelet, el 23 de noviembre de 2017, y que entró en vigencia el 1 de junio de 2018. Lograrlo fue un proceso largo, que los llevó, incluso, a demandar en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, juicio que aún no termina. Sin embargo, la concesión fue una solución intermedia, ante una toma del parque por parte de un grupo local denominado Parlamento Rapa Nui.

La protesta tenía dos exigencias básicas: controlar el número de personas que podían residir en el territorio y la administración del Parque Nacional por el pueblo Rapa Nui. La presión se mantuvo durante nueve meses. Terminó con una promesa: la administración se les traspasaría de forma gradual; primero junto a la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y luego por completo.

En 2015 también se constituye la Asamblea Hōnui, con representación de 36 familias de la isla y que, según los estatutos de la Comunidad Indígena Ma’u Henua, aparece como una autoridad fiscalizadora. En julio de 2016 se crea la Comunidad Indígena Ma’u Henua y el 2 de agosto de 2016, en el Liceo Municipal, Camilo Rapu resultó electo para presidir su Directorio; integrado también por un Vicepresidente, Secretario, Tesorero y Consejeros, junto con una Comisión de Ética y una Comisión Fiscalizadora de Finanzas.

Sin duda es importante que la comunidad rapa nui siga administrando el Parque Nacional, considerando que dentro de sus límites se encuentra la gran mayoría de los vestigios arqueológicos de su cultura ancestral. Para que esta administración sea sustentable, deben mejorarse los procesos de transparencia en la gestión del área protegida, y en esa línea estamos trabajando hoy», dice el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward.

No obstante, desde el propio 2016 comenzaron las discrepancias. En una carta pública enviada por Hōnui el 26 de junio de 2018 escriben: “Al contrario de lo que el pueblo Rapa Nui esperaba del actual Directorio y Comisiones, sucedió que el poder se centralizó descontroladamente en un pequeño grupo de personas que dirigían la Comunidad Indígena Ma’u Henua, tomando actitudes y políticas cerradas”. En vista de esto, en 2018 se realizaron tres asambleas en las cuales se censuró al Directorio y en marzo de 2019 se eligieron a nuevas personas para ocupar sus cargos; pero en los hechos Camilo Rapu siguió al frente de la organización hasta el viernes y había desconocido todos estos procedimientos.

Después de mucho insistir y muchas diligencias, el viernes 5 de abril Conadi aceptó a Nancy Rivera como nueva Presidenta del Directorio de la Comunidad Indígena y el sábado hubo una ceremonia en la isla para oficializarla.

«La avaricia del directorio lo convirtió en un nido de corrupción con el anhelo de enriquecerse a costillas de un bien que pertenece a todos los Rapa Nui»

El veto de Hōnui ocurrió porque encontraron inconsistencias administrativas. Rechazan que la Comisión de Ética se hubiese quedado vacante y, en la misma carta abierta, se preguntan cuán ético era que uno de los miembros de la Comisión Fiscalizadora de Finanzas haya vendido una van Hyundai patente BY-GS-59 por $12.000.000 a la Comunidad Ma’u Henua, y sin haberle informado a la Asamblea. También cuestionan que “compras cuantiosas, como adquisiciones de autos y otros bienes, se hayan hecho en efectivo a través de terceros, con cheques cursados a sus nombres, en lugar de pagos nominativos a nombre del proveedor o vendedor».

Un reportaje del portal de investigación ambiental Mongabay tuvo acceso a documentos contables de Ma’U Henua y señala que “entre octubre 2016 y mediados de junio de 2018, al menos $360 millones fueron transferidos de las cuentas bancarias de Ma’u Henua a los familiares directos y cercanos de Camilo Rapu, el presidente del directorio”.

El Líbero tuvo acceso a otros archivos que dan cuenta de un manejo precario de las finanzas. Una carta del diputado Andrés Celis, dirigida a la Seremi de Bienes Nacionales de Valparaíso, del 21 de diciembre de 2018, relataba que la concesionaria le estaría arrendando al mismo Camilo Rapu un predio fiscal “al parecer sin acto de administración, por la suma de $600.000”.

No hay ninguna denuncia sobre licitaciones, en juicio, ni nada. Cahuines puede haber muchos, pero yo hasta el momento no tengo ni una demanda», argumenta Camilo Rapu, presidente del Directorio de la Comunidad Indígena Ma’u Henua.

Además, una auditoría presentada el 25 de enero de 2018 –cuando compartían la co-administración con Conaf–, evidencia por ejemplo proveedores sin inicio de actividades y presentan facturas de ventas en las rendiciones de egresos; ausencia de documentos de respaldo en físico, respaldo de documentación ilegible, comprobantes de egreso detectados que no se encuentran incorporados en las rendiciones proporcionadas, entre otras fallas.

En el mismo período en el que compartían la administración, Conaf envió una carta a Rapu en la que le dice que “del análisis de los ingresos rendidos, resulta preocupante que, pese a los requerimientos efectuados, el 30 de abril de 2017, la comunidad no haya transferido los ingresos recaudados conforme a lo acordado previamente”. En ese momento había un saldo pendiente por entregar de $1.157.307.128.

Camilo Rapu, quien hasta esta semana presidió el Directorio de la Comunidad Indígena Ma’u Henua, admite que ha habido errores por tratarse de un proceso nuevo, pero niega las acusaciones por corrupción: “Los problemas administrativos son los que puede tener cualquier otra organización en la isla. La Presidenta Bachelet cuando me entregó el parque lo primero que me dijo fue ‘Tu deuda terminó con el Estado, ahora comienza con tu pueblo’. Yo en ese momento no lo entendí, hoy día entiendo, cuando se me entregó el parque se me entregó una gran responsabilidad. También nació la envidia, el ‘¿por qué él’ y ¿por qué no yo?’, eso es algo natural de todo ser humano”.

La Comunidad Indígena dio cumplimiento a las observaciones y hoy se está revisando la rendición presentada, y se está estudiando realizar una modificación contractual, para aumentar la transparencia en la administración», explica el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward.

Argumenta que no existe ninguna denuncia hasta la fecha por corrupción en su contra. “No hay ninguna denuncia sobre licitaciones, en juicio, ni nada. Cahuines puede haber muchos, pero yo hasta el momento no tengo ni una demanda. Eso que dicen, lo dicen desde que se me entregó el parque. Hemos tenido cuatro auditorías y el martes empieza la quinta por parte de Bienes Nacionales. Nosotros hemos sido un órgano transparente en la isla. Tenemos nuestras cuentas públicas en internet. Yo personalmente hago una asamblea cada seis meses con el pueblo rapa nui”.

Rapu ahonda en el tema de las auditorías y en las inconsistencias encontradas: “La primera auditoría, en 2016, fue la más compleja, porque recién estábamos empezando. Teníamos que crear un sistema contable. Todo de cero. Esa fue la que tuvo más observaciones, pero no son observaciones de corrupción. Después hubo una nueva, donde tuvimos otras observaciones, pero menos y, después, otra, pero ni una vinculada con corrupción, falta de fondos o algo de ese estilo. Todas las observaciones eran subsanables”.

En 2018 visitaron la isla alrededor de 119.000 turistas. Todo lo recaudado en las entradas al Parque Nacional –$20.000 por cada chileno y $80.000 si son extranjeros– va a las arcas de la Comunidad Indígena. Rapu asegura que con estos recursos han logrado mejorar el cuidado del lugar, y que se pasaron de 15 guardaparques a 300, también se mejoraron los servicios públicos y se están haciendo restauraciones. “Estamos recuperando los vestigios arqueológicos, tanto a nivel nacional como internacional. Los reyes de Noruega nos van a entregar más de 2.000 vestigios arqueológicos que fueron retirados de la isla en el año 50. Además de eso, hemos generado una escuela de idioma para recuperar y mantener el rapa nui”.

El verdadero Hōnui no tiene personalidad jurídica porque es un proceso de autogobernanza local que no responde a la ley chilena, por tanto, no necesitamos el respaldo de una personalidad jurídica, necesitamos el respaldo de ser los representantes de nuestro pueblo”, explica Tamaru Huke, vocero de la familia Rapahango en la Asamblea Hōnui.

Sin embargo, para los isleños había mucho más. «Al que lincharon era el guardaespaldas del presidente de Ma’u Henua y vivía amedrentando a todos los que estaban en oposición al directorio de Camilo Rapu. De hecho, quien fue asesinado era un hermano de una Hōnui que estaba dando fuertemente la pelea por esclarecer todo lo relacionado con las finanzas de la comunidad», dice Lolita Tuki Paté, miembro de la Asamblea Hōnui. Para ella, la entrega de la administración del Parque Nacional, era el principio de una autonomía con miras a la autodeterminación, por lo que lamenta que la «avaricia» del directorio lo haya convertido en «un nido de corrupción con el anhelo de enriquecerse a costillas de un bien que pertenece a todos los Rapa Nui».

Además, aclaran que la escuela de idiomas fue creada por un grupo de educadores rapanui, y que lo que Ma’u Henua hacía era entregarles algunos proyectos.

Ministro Felipe Ward: «Sin duda es importante que la comunidad rapa nui siga administrando el Parque Nacional»

El ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, explicó a El Líbero que la Comunidad Indígena Ma’u Henua debía presentar su primera rendición frente al plenario de la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua (Codeipa). Esto se hizo el 11 de octubre de 2018, «rendición que fue observada y finalmente presentada en la Plenaria de Codeipa celebrada el 05 de diciembre. El Ministerio de Bienes Nacionales, el 13 de diciembre de 2018, sin perjuicio de dar por presentada la rendición y antecedentes otorgados, solicitó complementos de información. La Comunidad Indígena dio cumplimiento a las observaciones y hoy se está revisando la rendición presentada, y se está estudiando realizar una modificación contractual, para aumentar la transparencia en la administración».

Para el ministro, «sin duda es importante que la comunidad rapa nui siga administrando el Parque Nacional, considerando que dentro de sus límites se encuentra la gran mayoría de los vestigios arqueológicos de su cultura ancestral. Para que esta administración sea sustentable, deben mejorarse los procesos de transparencia en la gestión del área protegida, y en esa línea estamos trabajando hoy».

Para los residentes de la isla es público y notorio que hay fallas en el manejo de los recursos. Además de Hōnui también lo señala Zoilo Huke, uno de los integrantes de la subcomisión de la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua (Codeipa), y Carlos Edmunds Paoa, presidente del Consejo de Ancianos. “Los malos manejos administrativos no lo pueden negar porque están a la vista. Son cosas que hay que arreglar”, afirma Huke.

Por su lado, Edmunds Paoa asevera: “Todavía se tienen algunos errores que hay que revisar, aclarar. Como están recién administrando por primera vez creo que se comenten muchos errores, y eso lo estamos tratando de solucionar entre nosotros. Entre los Rapa Nui. No Rapa Nui con gobierno”.

En la Reunión Extraordinaria del 15 de mayo de 2018 se censuró por primera vez al directorio y se les pidió que entregasen sus cargos. Sin embargo, la respuesta a esto fue que el 5 de junio de ese año se conformó otro grupo que reclamaba tener las atribuciones de Hōnui –llamados Honui Mata Ote Paeŋa– y el Directorio decidió que sería fiscalizado por ellos y no por la instancia existente desde 2015.

Espero que en máximo tres meses eso se resuelva. Estamos muy preocupados del tema y lo queremos solucionar. El estatuto está mal hecho porque hace falta fiscalización”, asegura el Presidente del Consejo de Ancianos.

“Cuando Hōnui empieza a ascender los reclamos a las diferentes autoridades y se encamina dentro del marco jurídico que corresponde, el directorio toma otra estrategia, y crean otra figura a la cual le llaman Hōnui, en junio de 2018, y le sacan personalidad jurídica. El verdadero Hōnui no tiene personalidad jurídica porque es un proceso de autogobernanza local que no responde a la ley chilena, por tanto, no necesitamos el respaldo de una personalidad jurídica, necesitamos el respaldo de ser los representantes de nuestro pueblo”, explica Tamaru Huke, vocero de la familia Rapahango en la Asamblea Hōnui. Para él, el problema ha trascendido porque las autoridades –Conadi, Codeipa y Bienes Nacionales– habían ignorado sus denuncias.

Desde el primer Hōnui argumentan que “esta segunda figura ficticia está compuesta por los padres, primos, o alguna clase de aliados del directorio”.

Queremos una auditoría externa, la modificación del estatuto y hacer que todos los recursos económicos que de una u otra forma no estén justificados, pero que están físicamente en manos de particulares sean devueltos a la comunidad”, resume Nora Nahoe, miembro de la Asamblea Hōnui.

“La falla fue de los abogados asesores de la comunidad. Hay que cambiar el estatuto de la Comunidad Indígena y hay que cambiar el contrato de la concesión. Eso lo estamos viendo con el Gobierno. Espero que en máximo tres meses eso se resuelva. Estamos muy preocupados del tema y lo queremos solucionar. El estatuto está mal hecho porque hace falta fiscalización”, afirma el Presidente del Consejo de Ancianos.

Le preocupan más las divisiones que a raíz de esto surjan en la comunidad. “Pero yo creo que eso lo vamos a solucionar muy pronto. Hay problemas, pero no es para tanto”.

El Comisionado de Codeipa confirma que están trabajando con Bienes Nacionales para modificar el contrato y poder tener más control, “en este momento se va por su cuenta y eso está trayendo una serie de problemas dentro de la comunidad porque la gente de la isla está dividida”.

El problema aquí no es la entrega del Parque, el problema aquí no es la tierra, el problema aquí no es por los Rapa Nui. El problema acá es un grupo que abusó del poder», opina Tamuru Huke.

Ahora que han asumido nuevas autoridades, Nora Nahoe, miembro de la asamblea Hōnui, resume los que serán sus próximos objetivos: «Queremos una auditoría externa, la modificación del estatuto y hacer que todos los recursos económicos que de una u otra forma no estén justificados, pero que están físicamente en manos de particulares, sean devueltos a la comunidad”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: