Publicado el 28 de enero, 2020

Klaus Schmidt-Hebbel y la crisis: «La culpa no es de Piñera, no tiene alternativa»

Autor:

Sebastián Edwards

El economista plantea tres fenómenos que lo inquietan: «La enorme violencia desatada en Chile; el terror a la violencia que ha enmudecido a los chilenos, que es perfecto resultado del terrorismo, y la existencia de un Estado fallido». Junto al diputado Diego Schalper (RN), Schmidt-Hebbel presentó el libro «Nuestro octubre rojo: orígenes de un estallido”, de Magdalena Merbilhaá, Cristián León, Erik Haindl y Hendrik van Nievelt.

Autor:

Sebastián Edwards

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Nuestro octubre rojo: orígenes de un estallido social» (Ediciones El Líbero). Ese es el título del libro que, según opinó el economista Klaus Schmidt-Hebbel, sería el primero que habla de la crisis social «escrito por no marxistas y populistas». En 200 páginas Magdalena Merhilbaá junto a Cristián León, Erik Haindl y Hendrik van Nievelt, entregan cuatro ensayos que buscan explicar el origen del estallido social.

Cerca de 200 personas llegaron ayer al lanzamiento del libro que contó con la presentación del economista Klaus Schmidt-Hebbel y el diputado Diego Schalper (RN).

La culpa no es de Piñera, cuando lo critican desde la izquierda y de la derecha frecuentemente no tiene alternativa para hacer lo que está haciendo», señaló el economista Klaus Schmidt-Hebbel

Durante su intervención, el economista señaló que existen «tres fenómenos que no me dejan dormir, que me tienen perplejo y con mucha desazón. El primero es la enorme violencia desatada en Chile, desde los incendios en La Araucanía, lo sucedido en el Instituto Nacional hasta lo sucedido el 18 de octubre. En segundo lugar, el terror a la violencia que ha enmudecido a los chilenos. Temen funas, temen represalias, temen que le quemen sus casas, es el perfecto resultado del terrorismo». Asimismo, afirmó que «en tercer lugar, un Estado fallido sin seguridad pública, sin inteligencia, sin Fiscalía y justicia eficaces, sin un Congreso eficaz y un Ejecutivo fuerte».

Sobre este útlimo punto, se declaró «piñerista hasta que termine su gobierno». Y agregó que «la culpa no es de Piñera, cuando lo critican desde la izquierda y de la derecha frecuentemente no tiene alternativa para hacer lo que está haciendo».

Además, aseguró que hay tres escenarios futuros que los encuentra preocupantes. «El primero, la impunidad actual de los actos de extremistas, narcos, anarcos y lumpen. El segundo, la revolución industrial 4.0, lo que significará el desplazamiento de empleos actuales por software y robots y se van a destruir muchos más empleos de los que se crearán. Los viejos se van al desempleo o van a tener que aceptar trabajos peor remunerados». afirmó.

«En tercer y último lugar, la destrucción masiva del del medio ambiente, cambio climático, que va a crecer exponencialmente», remató.

Al finalizar su intervención, el economista sorprendió a los presentes, que apludieron su presentación, al mostrar sus llamativos  y coloridos calcetines, al señalar que «no quiero terminar una nota puramente negativa,  gris y negra. Entonces, voy a terminar con una nota de optimismo».

Schalper (RN): «Los sectores moderados de este país dejaron de defender su identidad»

Previo a las palabras de Schmidt-Hebbel, el diputado de Renovación Nacional, Diego Schalper, expuso su visión sobre las posibles causas que generaron tanto el estallido social como anti social. En ese sentido, afirmó que «este libro tiene una contribución decisiva de ser capaz de generar una invitación a hacer un diagnóstico profundo y no dejarnos en lo superficial«, apuntando a que además de la violencia, hay que entender las razones sociales detrás de la situación actual.

A modo de diagnóstico político, señaló que «lo que ha ocurrido es que los sectores moderados de su país dejaron de defender sus ideas. Y por un lado tenemos a una izquierda democrática que reniega de lo que hicieron después de la transición y a la guinda de la torta fue Ricardo Lagos renegando de la Constitución del 2005″.

En la misma línea, añadió: «cuando veo a Insulza votar por destituir a Andrés Chadwick sin fundamento alguno y después parándose a abrazar a Gabriel Boric, yo no he visto síntoma más grande de que la izquierda democrática de este país renunció a defender su identidad». 

Por el lado de la centro derecha, sostuvo que «nosotros perdimos la capacidad de defender nuestras ideas en el mundo desde donde se compone hoy día la cultura. Pregúntese cuántos sindicatos o gremios tienen algún tipo de expresión de ideas de centro derecha. Ninguno. Hoy día nos sorprendemos de que nuestras ideas estén derrotadas en el mundo social, bueno ¿qué esperan? »

 

Texto de la presentación de Klaus Schmidt-Hebbel

Este libro

 

  •         Constituye una valiosa recopilación de cuatro ensayos de especialistas, quienes, cada uno desde sus disciplinas, aporta a la comprensión de la gran crisis de Chile, iniciada el 181019.

 

  •         El prefacio (muy bueno) plantea cinco preguntas, que en buena parte son respondidas por los ensayistas.

 

  •         Los ensayos son muy disímiles en sus focos, sus preguntas y la profundidad de sus análisis y respuestas. Eso en parte es fortaleza del libro, porque con ello se complementan. Pero también es debilidad, porque se escribieron independientemente de los otros; me atrevería a decir, sin conocer el contenido de los otros. Lo que deriva en ciertas repeticiones temáticas entre ensayos y en omisiones.

 

  •         Pero más allá de algunas falencias, este libro exhibe cinco grandes virtudes:
  1.     Presenta nuevos aspectos e hipótesis sobre los orígenes del estallido y los coloca en un contexto histórico y económico
  2.     Presenta un análisis desde la práctica seria de la historia y la economía rigurosa, y desde la ideología liberal
  3.     Es tremendamente oportuno: el primer libro sobre la crisis de Chile escrito por no marxistas, no populistas
  4.     No es un libro técnico, y está dirigido al amplio público ilustrado
  5.     Está muy bien redactado; es ágil y su lectura es muy entretenida.

 prim

Los cuatro ensayos

 (1)   Magdalena Merbilháa: “Nuestro octubre rojo”

o   Plantea correctamente: “Sin historia, no hay conciencia”

o   Es un ensayo cuyo foco es la historia general y económica mundial y de Chile, desde el descubrimiento de América y la Ilustración, hasta el presente

o   Algo desestructurado, saltando de la historia universal a la chilena

o   Con un foco muy importante en la tensión filosófica e ideológica entre libertad e igualdad, y la consecuente tensión política entre democracia y comunismo.

o   El ensayo es algo ciego en el ojo izquierdo, porque respecto del gobierno militar en Chile identifica correctamente la liberalización económica realizada entre 1973 y 1990, pero omite referencias a la dictadura y la violación de derechos humanos.

o   Concluye correctamente sobre nuestro octubre rojo, identificando a la izquierda extrema como la causante principal de la explosión.

 

(2)   Cristián León: “Una hidra de mil cabezas: especulaciones sobre el origen del estallido social”

o   Es un extraordinario y extenso ensayo que revisa el estallido desde el conocimiento de la historia, el pensamiento crítico del marxismo, la filosofía y la moral

o   Utiliza genial e irónicamente las categorías marxistas y neomarxistas de estructura y superestructura para identificar los roles de los distintos actores en el estallido, que atacan en distintos frentes y usan distintas estrategias complementarias, para destruir desde la infraestructura vial y urbana del país hasta destruir la credibilidad de las instituciones y de los gobernantes, vía fake news en los medios sociales; con coordinación central (como la de los ataques al metro) y sin ella (los ataques de las células autónomas).

o   Luego el ensayo hace un análisis crítico de revoluciones, motines y desórdenes civiles violentos en la historia universal y chilena. Ello se traslapa o reitera parte del ensayo previo, y comparte con aquél un cierto desorden en ir de lo universal a lo chileno y de vuelta.

o   Además este ensayo es enriquecido por interpretar los signos de la historia y los símbolos detrás de los mitos.

o   Luego ilumina nuestra crisis desde tres ópticas, fundamentadas en la amplia literatura citada: la espiritual, la intelectual y la moral.

o   La crisis moral estaría en parte manifestada en que las sociedades modernas solo intentarían resolver la tensión entre igualdad y libertad, dejando de lado el tercer objetivos de la revolución francesa: la fraternidad. Seríamos solo homo economicus en las democracias occidentales y solo masa uniforme y explotada en los regímenes comunistas. Y en ambos careceríamos de la convicción y la práctica de la fraternidad, despojados de convicciones religiosas o morales. Bien.

o   Pero permitidme presentar también algunas diferencias mías con su análisis:

  • El autor hace suyo el argumento simplista de López Tobajas (p. 125), quien reduce al habitante de las democracias contemporáneas al mero homo economicus, quien, como irrelevante engranaje del mecanismo de mercado, llevaría una vida gris, en un ámbito estrecho, puramente material. Difiero.
  • El autor cita y simpatiza, al menos parcialmente, con Cristián Warnken, quién empata la violencia desatada con las debilidades de nuestro sistema económico (pp. 72). Difiero.
  • Contrasta el sistema económico moderno con las sociedades tradicionales preindustriales, que supuestamente fueron armónicas en sus relaciones laborales y sociales. (pp. 99). Gran error, repetido desde los utopistas y románticos (de Rousseau en adelante), y desmentido por la mayoría de los historiadores contemporáneos.
  • Idem en su crítica al consumismo en general y al consumismo verde en particular (pp. 101), pero la cual sigue a correctas referencias a la insostenibilidad ambiental del planeta (p. 100), intensificada por el cambio climático.
  • Termina el ensayo con una frase que dice “La ley de la historia enseña …” (p. 146). En compañía con otros liberales (ver, por ej., Vargas Llosa en “El llamado de la tribu”, no creo que haya leyes de la historia.

o   Pero, en resumen, éste es un extraordinario ensayo: muy bien fundamentado en referencias explícitas, novedoso en su enfoque desde ópticas diferentes y complementarias y excepcionalmente bien escrito.

 

(3)   Erik Haindl: “Breve historia económica de Chile”

o   Erik Haindl des un muy destacado economista e historiador económico

o   Es autor de influyentes artículos y libros, no solo de historia económica de Chile, sino también de la historia universal. Con particular admiración he leído su erudita historia de las 25 culturas principales de la humanidad, magnífico volumen presentado hace unos 15 años en la U. Gabriela Mistral.

o   Este ensayo es un resumen del vasto conocimiento de su autor de la historia económica, y también política, de nuestro país. Se aprende o recuerda mucho, en pocas páginas.

o   Sin embargo, añoro una relación entre este ensayo y la actual crisis de Chile.

o   Por tanto, pregunto a Erik: ¿qué luces ofrece nuestra historia sobre lo que estamos viviendo hoy? ¿Hay elementos o factores históricos que puedan explicar mejor la explosión o, eventualmente en el futuro, anticipar que Chile vuelva a ser “un caso de desarrollo frustrado”? En particular invito a Erik a analizar en mayor profundidad la frustración económica de crecimiento cero de la productividad durante los últimos 20 años y la muy relacionada, sistemática caída en el crecimiento per cápita, especialmente de los chilenos (intensificado por la inmigración), como lo documenta Álvaro Donoso en un ensayo reciente.

 

(4)   Hendrik van Nievelt: “¿Menos o mejor capitalismo?”

o   Este breve ensayo, de 9 páginas, intenta responder a la esencial pregunta que plantea su título, respondiendo a 5 subpreguntas.

  • Primera: se refiere a la relación positiva que existe entre crecimiento y libertad económica, ampliamente documentada internacionalmente y en Chile
  • Segunda: describe la eficiencia del sistema chileno en generar riqueza
  • Tercera: muestra como el sistema chileno a mejorado significativamente la distribución del ingreso, aunque en el presente es insatisfactoria, especialmente si se la mide después de impuestos y transferencias
  • Cuarta: establece que la mala calidad de la educación es causa central de desigualdad (y, agrego yo, menor crecimiento)

o   El autor plantea una nueva hipótesis causal de la crisis (también mencionada por Haindl): la altísima inmigración en 2015-2017. Efectivamente, dicha inmigración de muchos no calificados fue más de lo que el país pudo absorber, reduciendo los salarios, desplazando a chilenos desde sus empleos no calificados hacia la informalidad, el desempleo, el narcotráfico y/o la delincuencia.

o   Finaliza el ensayo proponiendo varias soluciones, que resume en “mejor capitalismo, no menos capitalismo”.

 

En resumen

  •         Éste es un magnífico libro: oportuno, necesario, bien documentado, bien escrito, entretenido
  •         Contribuye a la discusión pública desde una perspectiva económica neoclásica y un análisis político liberal
  •         Varios de sus ensayos ofrecen elementos de solución de la crisis. Sí: son algo desordenados, quizás a muchos les falta una mejor fundamentación, y ciertamente se omiten otras soluciones necesarias. Pero bien: éste es un libro de análisis histórico y de diagnóstico de los orígenes de la crisis, no un programa de gobierno
  •         Ciertamente ofrece una visión refrescante muy distinta a la profusión de libros sobre la crisis, ya publicados, que son muchas veces panfletarios y sesgados en su análisis y propuestas.
  •         No tengo dudas que este libro será un éxito editorial y de ventas. Lo merece. Pero además, al agotarse pronto esta edición, ofrecerá la oportunidad a sus autores para revisar y expandir sus ensayos, llevando su libro a constituir LA referencia principal sobre la crisis de Chile.

 

Una reflexión final

 

  •         No ahondaré en agregar causas adicionales, a las mencionadas por los autores, de nuestra crisis.
  •         Solo manifestaré mis perplejidades y mis aprensiones sobre Chile.
  •         Tres fenómenos me tienen aún perplejo, y con mucha desazón:

(1)   La enorme violencia desatada en Chile: desde la Araucanía hace 20 años a los incendios forestales del 2017, desde la quema del Instituto Nacional hasta lo que vivimos desde el 1810

(2)   El terror a la violencia, que ha paralizado y enmudecido a la gran mayoría de los chilenos (que constituye uno de los mayores logros del terrorismo imperante), unido a la indiferencia de muchos que no sufren la violencia

(3)   Nuestro Estado fallido: sin seguridad pública ni inteligencia, sin Fiscalía ni Justicia eficaces, sin Congreso responsable ni Ejecutivo fuerte.

  •         Tres preocupaciones por el futuro me quitan el sueño, tres tendencias futuras que, además en interacción, constituyen escenarios catastróficos para Chile:

(1)   La impunidad actual de los actos de extremistas, anarcos, narcos, delincuentes y lumpen constituyen el mejor incentivo para que estos sigan indefinidamente

(2)   La destrucción del medio ambiente y las consecuencias negativas del cambio climático crecerán exponencialmente en los siguientes años

(3)   La revolución industrial 4.0 – es decir, el desplazamiento de empleos actuales por software, robots e inteligencia artificial – se expandirá en Chile, igual que afuera, implicando que inicialmeente se destruirán más empleos de los que se crearán, con las consiguientes tensiones sociales y políticas.

  •         Parafraseando a Carlos Díaz-Alejandro: “Good-bye OECD, welcome Latin America”.
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: