Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 09 de enero, 2019

Juan Carlos Latorre, presidente ODCA, por nuevo período de Maduro: “Es el comienzo del fin del régimen”

Autor:

Bastián Garcés

Mañana Nicolás Maduro asumirá como Presidente de Venezuela ante el Tribunal Supremo de Justicia y no ante la Asamblea Nacional como señala la Constitución. El proceso ha sido cuestionado por la mayoría de los países, incluyendo Chile, que han señalado que no le reconocerán legitimidad. El presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América, y ex diputado DC, afirma que este escenario "profundiza la inestabilidad política que ya tiene el régimen".
Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Para mí el 10 de enero es el inicio de un proceso que va a culminar más temprano que tarde en un cambio radical en la situación actual de Venezuela”, afirma ex diputado DC y presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA)Juan Carlos Latorre, sobre el acto que realizará Nicolás Maduro este jueves ante el Tribunal Supremo de Justicia para asumir un nuevo período presidencial.

En conversación con El Líbero, la cabeza de la organización demócrata cristiana sostiene, además, que “la presencia de la embajada de Venezuela en países como el nuestro es hoy día simplemente una señal débil de la presencia de un gobierno sin legitimidad”. Y sobre una posible visita de la ex Presidenta en su rol de Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU, Latorre advierte: “Obviamente que si Michelle Bachelet viaja a Venezuela, el gobierno va a hacer todo lo posible por usar su presencia como un acto para su propia legitimidad”.

-Este jueves asumirá Nicolás Maduro un nuevo período presidencial, pero a través de elecciones que han sido cuestionadas por su falta de legitimidad. Como presidente de la ODCA, ¿cómo analiza esta situación?

-Lo que está ocurriendo es que Maduro, a través de  un procedimiento ilegítimo que no tiene ningún sustento en lo que corresponde a un Estado de Derecho y a un régimen democrático, pretende perpetuarse en el poder tratando de mantener la apariencia de que él habría resultado reelecto. Pero esa elección fue un fraude electoral y no tuvo ningún tipo de contraparte ni participación ciudadana debidamente canalizada a través de normas. En consecuencia, estamos frente a la situación de que el gobierno de Maduro legítimamente termina este día 10, y a partir de eso no cabe ninguna duda de que su gobierno pierde la más total legitimidad. Es por eso que, para mí, el 10 de enero es el inicio de un proceso que va a culminar más temprano que tarde en un cambio radical en la situación actual de Venezuela. Es el comienzo del fin. No hay nada automático, el día 10 es solo un hito del inicio la desintegración paulatina de un régimen corrupto. Nos va a mostrar cómo muchos van a empezar a dejar solo a Maduro, más solo de lo que está.

La idea de que a partir del 10 de enero haya un reconocimiento internacional a la Asamblea Nacional, y particularmente a quienes la han dirigido, es una medida que va a permitir el reagrupamiento de todas las fuerzas opositoras para generar una alternativa real que, en el corto plazo, va a reemplazar a Maduro”.

-En ese sentido, por ejemplo, la Unión Europea ha instado a que la Asamblea Nacional tome el control del gobierno.

-La Asamblea Nacional es la única instancia legitima, pero la mayor parte de los parlamentarios que conforman esa instancia hoy día se encuentran o en el asilo, o están siendo perseguidos o están presos, tienen mucha dificultad para funcionar. Entonces la decisión que ha establecido el grupo de Lima y la Unión Europea, en orden a reconocer como legitimo a la Asamblea Nacional, es una señal política. La idea de que a partir del 10 de enero haya un reconocimiento internacional a la Asamblea Nacional, y particularmente a quienes la han dirigido, es una medida que va a permitir el reagrupamiento de todas las fuerzas opositoras para generar una alternativa real que, en el corto plazo, va a reemplazar a Maduro.

-¿Qué implicancias tiene para estos países, tanto para los Estados miembros del Grupo de Lima como de la Unión Europea, el hecho de no reconocer el Gobierno de Maduro?

-Genera una crisis en distintas formas de intercambio, en normas de convivencia y relación entre los países, y profundiza la inestabilidad política que ya tiene el régimen de Maduro. Hay muchos que sostenemos que lo lamentable del término de las relaciones diplomáticas es que se deja a la deriva a mucha de la dirigencia de la oposición que ve en las puertas de las embajadas una forma de encuentro de distintos sectores para analizar lo que ocurre en el país.

Si Maduro amenaza con reaccionar más duramente la verdad es que eso causa un poco de risa, porque hoy día lo que representa una embajada de Venezuela en cualquier país de América Latina es realmente penoso. Es una representación que coloca la cara todos los días por fechorías que se cometen en Venezuela y que no tienen explicación”.

-En ese sentido, Nicolás Maduro ha ido endureciendo el tono frente a este tipo de países, por ejemplo, ha dicho que él va a responder de la misma forma, ¿qué podría pasar en ese caso?

-Creo que la debilidad de Venezuela en el ámbito internacional es total. Hoy día el Grupo de Lima y los acuerdos de la OEA, muestran que Venezuela está realmente muy aislada en sus relaciones internacionales, y si Maduro amenaza con reaccionar más duramente la verdad es que eso causa un poco de risa, porque hoy día lo que representa una embajada de Venezuela en cualquier país de América Latina es realmente penoso. Es una representación que coloca la cara todos los días por fechorías que se cometen en Venezuela y que no tienen explicación.

-Pero en ese sentido, ¿sería recomendable expulsar al embajador venezolano de Chile?

-No me corresponde a mi definir lo que pueda hacer en los próximos días, hay que tener presente que aquí hay una reacción muy dura de un gran número de países de América Latina. La presencia de la embajada de Venezuela en países como el nuestro es hoy día simplemente una señal débil de la presencia de un gobierno sin legitimidad y que permanentemente tiene que estar explicando violación a los derechos humanos, políticos y civiles de los venezolanos.

Obviamente que si Michelle Bachelet viaja a Venezuela, el gobierno va a hacer todo lo posible por usar su presencia como un acto para su propia legitimidad”.

-¿Cómo afectaría a los chilenos que viven en Venezuela cortar relaciones o no reconocer a un Gobierno como el de Maduro? 

-No creo que afecte a los chilenos, cada país debe velar por sus ciudadanos. La reacción que están teniendo los países del Grupo de Lima y  y desde la OEA, siempre tienen presentes mecanismos para garantizar la seguridad de los ciudadanos de estos países en Venezuela.

“Bachelet debe estar entre las autoridades de Naciones Unidas que exija el término de este Gobierno ilegitimo”

-Se ha dicho que la visita de Michelle Bachelet a Venezuela, como Alta Comisionada de los Derechos Humanos, puede ser interpretada como un acto de legitimación del gobierno de Maduro ¿Qué pasa en ese caso?

-Michelle Bachelet, si llegara a visitar Venezuela, no lo haría como persona, sino que como representante de un área muy relevante de Naciones Unidas y los factores que ella debe tener presente son aquellos que tiene presente Naciones Unidas en su relación con Venezuela. Michelle Bachelet debe estar entre las autoridades de Naciones Unidas que exijan el término de este gobierno ilegitimo, y que su parecencia o no en Venezuela, debe servir en cualquier caso para que la reacción que hoy día vemos en la OEA se reproduzca también en Naciones Unidas.

-Dirigentes políticos venezolanos han postulado que Bachelet, en caso de viajar a Venezuela, no debería reunirse con Maduro para no dar una señal que pueda legitimarlo.

-No hay que especular mucho respecto a lo que pueda o no hacer Michelle Bachelet. Está en una situación compleja. Ella no ha dejado de manifestar sus críticas al gobierno de Venezuela, en materia de violaciones a los derechos humanos, y cuando se piensa en su presencia allá, es precisamente para exigirle al gobierno de Maduro un cambio en esa actitud. Obviamente que si Michelle Bachelet viaja a Venezuela, el gobierno va a hacer todo lo posible por usar su presencia como un acto para su propia legitimidad.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: