Publicado el 09 de julio, 2020

José Ramón Valente: “Al eliminar a las AFP del sistema, pasamos a ser mucho más dependiente del estado de ánimo de los inversionistas internacionales”

Autor:

Bastián Garcés

El ex ministro de Economía afirma que el proyecto de ley que fue aprobado este miércoles por la Cámara de Diputados puede generar “una volatilidad e inestabilidad en el sistema financiero chileno”. Señala que “si uno ve las exposiciones de los diputados Giorgio Jackson o Gabriel Boric, ellos hablan de terminar con el sistema de AFP y no como un alivio para la clase media ahora”.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ayer la Cámara de Diputados aprobó en general el proyecto de ley que permite que las personas puedan retirar hasta el 10% de sus ahorros previsionales. En conversación con El Líbero, el ex ministro de Economía, José Ramón Valente, analiza la iniciativa que logró continuar con su tramitación con 95 votos a favor, 13 de ellos de diputados oficialistas, 25 en contra y 31 abstenciones.

“Hay un efecto de las expectativas que se generan respecto de que se puedan sacar otros diez por cientos en el futuro y que, por lo tanto, que sea como el principio del fin del sistema previsional“, asegura el economista quien además plantea que “pensábamos que éramos más estables, más responsables, que teníamos mayor conciencia de la importancia de nuestras instituciones, de la importancia de tener una visión país común, y eso se ha ido desarmando”.

-¿Qué significa para el mercado financiero que las personas puedan retirar el 10% de sus fondos previsionales?

-Primero pongamos magnitud en el tema. Las AFP hoy día administran aproximadamente US$200 mil millones, por lo tanto, cuando hablamos del 10% nos referimos a cerca de US$20 mil millones que podría retirar la gente. Como punto de comparación es importante ver que el acuerdo económico-social que se hizo de forma transversal entre el gobierno y la oposición es de US$12 mil millones, por 24 meses y fue un gran acuerdo nacional, esto es US$20 mil millones, o sea es mucho más grande que ese acuerdo. ¿Qué significa eso? Que la gente va a tener la disponibilidad de retirar y después no sabemos exactamente qué va a pasar porque cada uno de esos chilenos que retire va a tener la posibilidad de o gastarse la plata o ahorrarla. Entonces, en el extremo de que todos la ahorraran no pasaría mucho desde el punto de vista del mercado de capitales, de los precios de las acciones o los bonos porque se sacaría una plata que está siendo administrada hoy día por las AFP y pasaría a la gente que la ahorraría y al hacer eso la pondría de nuevo en el mercado financiero, ya sea en bonos, depósitos a plazo, acciones, etcétera. Por lo tanto, el efecto en el caso de que la gente ahorrara todo, sería mucho menor que en el caso de que la gente se gaste esa plata. Uno podría suponer que la gente de mayores ingresos va a ahorrar esa plata y la gente de menores ingresos se la va a gastar, porque este proyecto está bajo el supuesto de que la gente necesita urgentemente esa plata para gastársela porque no tiene ingresos, por lo que, en términos de números de personas, el mayor número se lo va a gastar.

-La semana pasada, el ex superintendente de pensiones Guillermo Larraín planteó que “el valor bursátil de las empresas se caería de una manera brutal, y por ello también caería la valorización de los propios fondos de pensiones”. ¿Está de acuerdo con esa mirada?

-Podría tener efectivamente un efecto de caída por dos razones. Uno, por la venta que van a tener que hacer las empresas, pero también por la señal de largo plazo que estás dando respecto del país. Así es que sí, efectivamente eso podría ocurrir, no está garantizado, pero podría ocurrir y ser importante.

-Una de las hipótesis que se ha barajado es que podría aumentar el flujo de instrumentos de renta fija soberana local, lo cual podría producir una presión al alza de las tasas de interés local.

-Lo que pasa es que todo esto depende de la conducta final entre el ahorro y consumo de la gente, aunque hay algunas cosas interesantes en esto. El portafolio de las AFP tiene un porcentaje significativo en instrumentos extranjeros para diversificar el riesgo de Chile, entonces al vender las AFP esos instrumentos extranjeros van a tener que liquidar los dólares y si la gente agarrara toda esa plata y se la gasta, por ejemplo, en bienes locales, uno podría decir que temporalmente va a haber una caída en el dólar importante. De hecho, hoy día tuvo una caída importante, a lo mejor, pensando en esta votación, pero eso podría ser una cosa temporal.

Si uno ve las exposiciones de los diputados Giorgio Jackson o Gabriel Boric, ellos hablan de terminar con el sistema de AFP y hablan de esto no como un alivio para la clase media ahora, sino como un primer paso para terminar con el sistema de AFP”.

-¿Qué podría influir en el aumento o no de las tasas de interés?

-Las AFP tienen un porcentaje de la plata invertida en los instrumentos nacionales, renta fija local y acciones locales, todos esos instrumentos financieros los van a tener que vender, en el entendido de que la gente se gastara esa plata obviamente se va a producir una caída de precios de todos los instrumentos que las AFP tengan que vender. Una caída de la bolsa y una caída en el precio de los bonos significa que sube la tasa de interés, eso va a ser más importante al principio y con el tiempo se puede ir diluyendo, pero podría ser importante. Depende exclusivamente de la conducta de la gente. Suponiendo que se la gasta, el efecto sobre el mercado financiero es muchísimo mayor y más duro.

-¿Qué otros efectos podría tener?

Este es el efecto del 10%, pero hay que tener en cuenta también que hay un efecto de las expectativas que se generan respecto de que se puedan sacar otros diez por cientos en el futuro y que, por lo tanto, que sea como el principio del fin del sistema previsional. Si uno ve las exposiciones de los diputados Giorgio Jackson o Gabriel Boric, ellos hablan de terminar con el sistema de AFP y hablan de esto no como un alivio para la clase media ahora, sino como un primer paso para terminar con el sistema de AFP. Son dos mundos distintos. Hay algunos parlamentarios que dicen “oye, necesitamos darle un alivio a la clase media”, pero hay otro grupo de parlamentarios que está diciendo que esta es una buena oportunidad de ocupar como excusa el hecho de que la gente necesita la plata ahora, para terminar con el sistema de AFP que les parece injusto o malo. El mercado va a asumir que este es un primer paso, y que eventualmente puede haber en seis meses, en un año o en dos años, otros diez por cientos, otros veinte por cientos, otros treinta por cientos. El efecto de eso es básicamente terminar con la forma de invertir de quienes tienen una mirada de largo plazo, como son las AFP. Hay otras como los fondos mutuos, etcétera, pero las AFP es el más grande con US$ 800 mil millones. Eso puede generar esa expectativa de que se pueda acabar el sistema en el mediano plazo y pueda generar una volatilidad e inestabilidad mucho más grande en el sistema financiero chileno.

-O sea, el mercado chileno sería menos atractivo o confiable.

-Cuando tienes mucha más volatilidad, las valorizaciones tienden a ser menores porque la volatilidad es algo que no les gusta a los inversionistas. Los inversionistas quieren certezas, altas rentabilidades con hartas certezas.  Cuando tienes precios que suben y bajan, eso es poca certeza. Lo que nosotros los economistas y la gente de inversiones hablamos es de riesgo asociados a la volatilidad y al movimiento muy amplio de los precios. Sin duda que la desaparición de las AFP como inversionistas institucionales, haría que el sistema financiero chileno tuviese mucha más volatilidad y al tener la volatilidad las valorizaciones serían más bajas. Eso implica que los premios que tienen que pagar las empresas para colocar bonos serían más altos y que la valorización de las compañías bajaría porque, en el fondo, los múltiplos a los cuales estarían dispuestos a invertir los inversionistas en empresas chilenas bajarían producto del aumento en la volatilidad, aumentando el riesgo. Las empresas no van a seguir siendo las mismas porque van a tener mucha volatilidad.

Al tener estos inversionistas institucionales desde el punto de vista del mercado, hacen que tengamos un mercado mucho más profundo, con menos volatilidad y donde las empresas se pueden financiar a largo plazo cosa que muchos otros países latinoamericanos no pueden hacer”.

-Usted menciona a las AFP en su rol como inversor institucional, ¿cuál es la importancia de esto?

-Uno de los roles importantes que juegan los inversionistas institucionales y las AFP en particular, es que Chile siendo un país relativamente chico, al tener estos inversionistas institucionales, tenemos analistas mirando las acciones. Hay un analista que ve las acciones locales, que mira los bancos locales. Cuando hay desviaciones de precios dice, “mira este banco vale 100 y ahora se está tasando en 90”, entonces va y compra. Eso estabiliza los precios de los instrumentos en el mercado. Los inversionistas institucionales estabilizan, reducen la volatilidad y eso es una ventaja enorme para las acciones y para el financiamiento de las empresas en Chile. Ese privilegio no lo tiene México, Brasil, no lo tiene lejos Argentina ni Perú. Nosotros, al tener estos inversionistas institucionales desde el punto de vista del mercado, hacen que tengamos un mercado mucho más profundo, con menos volatilidad y donde las empresas se pueden financiar a largo plazo cosa que muchos otros países latinoamericanos no pueden hacer.

-En ese sentido, ¿Chile no sería un país muy atractivo para invertir?

-Obviamente lo reduce. En primer lugar, porque la institucionalidad de tener un sistema de pensiones que mira en el largo plazo y que tenga resuelto, aunque sea parcialmente, el tema de pensiones para un grupo de trabajadores chilenos, siempre es algo bien visto como parte de la institucionalidad de Chile. El que haya financiamiento local de largo plazo para los inversionistas internacionales es muy importante. El inversionista internacional dice “me voy a comprar una empresa chilena” y se fija que esa empresa se puede endeudar en el mercado local y no dependa del financiamiento internacional, sino del financiamiento local. Obviamente al no tener ese financiamiento local, porque nos gastamos la plata, somos mucho más dependiente del financiamiento internacional y nos hacemos mucho más parecidos a Brasil o México donde cada vez que hay un pequeño sobresalto en los mercados internacionales, tienen recesiones mucho más grandes de las que ha tenido Chile, porque dependen mucho más de los flujos internacionales de lo que dependemos nosotros. En Chile las AFP, las compañías de seguro, los fondos mutuos, los family office, han permitido que las empresas locales puedan financiarse localmente, y que los inversionistas internacionales que vienen a Chile también puedan financiarse localmente y no dependan del ánimo o el apetito que tengan los inversionistas internacionales por invertir en Chile. Ese apetito es muy volátil, por ejemplo en 1997 hubo problema en Tailandia y rebotó en Chile, o hay un problema en Brasil y rebota en Chile. ¿Qué hace que rebota poco en Chile? El tener AFP, compañías de seguro, sistemas de inversiones institucionales. Al desmantelar eso, cualquiera de estos nudos en Tailandia, China, Brasil o Turquía, por ejemplo, nos va a afectar mucho más en Chile y nos vamos a preguntar, pero ¿por qué?, ¿qué está pasando?, ¿por qué ahora nos afecta algo que pasa en Turquía? Nos va a afectar porque los inversionistas internacionales ven a los mercados emergentes como un solo bolo, de alguna manera los ponen todos en una misma canasta. Nosotros estamos fuera de esa canasta, producto que tenemos nuestro propio financiamiento.

Obviamente al no tener ese financiamiento local, porque nos gastamos la plata, somos mucho más dependiente del financiamiento internacional y nos hacemos mucho más parecidos a Brasil o México donde cada vez que hay un pequeño sobresalto en los mercados internacionales, tienen recesiones mucho más grandes de las que ha tenido Chile”.

-¿Vamos a perder este estatus internacional?

-Estamos cediendo nuestra libertad. De alguna manera nos auto determinamos porque como país podemos determinar nuestro propio futuro y no dependemos del estado de ánimo de los mercados internacionales. Al eliminar a las AFP del sistema, pasamos a ser mucho más dependiente del estado de ánimo de los inversionistas internacionales.

-¿Qué se puede hacer frente a esa decisión que se toma por parte de la Cámara de Diputados?

-Creo que empresarios, emprendedores, inversionistas, trabajadores, están viendo un poquito atónitos, como en el fondo el armado institucional que ha permitido que Chile progrese en los últimos 35 o 40 años, se está empezando a desarmar producto de que no hay consensos a nivel político como para mantenerlo. Si tú me preguntas qué se puede hacer, obviamente lo que hay que hacer es tratar que en las siete elecciones que vienen de aquí a finales del 2021, se elijan políticos responsables respecto de ese armado institucionales. Eso es algo bien utópico, al final cada una de las personas está mirando con un poquito de temor cómo Chile se está acercando a lo que pensamos que nunca iba a pasar, que es ser un país promedio de Latinoamérica. Pensábamos que éramos más estables, más responsables, que teníamos mayor conciencia de la importancia de nuestras instituciones, de la importancia de tener una visión país común, y eso se ha ido desarmando, desdibujando, y al desdibujarse obviamente nos acerca mucho más a la media de Latinoamérica.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete