Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 13 de enero, 2019

José Miguel Vivanco (HRW): «Si la visita de la Alta Comisionada Bachelet no es bien planificada, se expone a que le monten un circo que solo podría servir para legitimar al régimen dictatorial»

Autor:

Mariela Herrera

El abogado chileno y director para las Américas de Human Rights Watch se refiere a la crisis de Venezuela y a la nula referencia sobre los DD.HH. por parte de la Secretaría General de la ONU, tras el nuevo período asumido por Maduro. «Es revelador de la falta de interés que tiene el actual secretario António Guterres respecto de estos temas fundamentales que tienen que ver con valores democráticos».

Autor:

Mariela Herrera

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Venezuela ha sido tema de constante preocupación para la ONG Human Rights Watch. Sobre el país bajo el régimen de Nicolás Maduro, la entidad -junto con Foro Penal- publicó recientemente un informe sobre las torturas contra militares y sus familias acusados de «conspirar» contra el chavismo. Liderando estas acusaciones ha estado su director para las Américas, el abogado chileno José Miguel Vivanco.

En conversación con El Líbero, el experto en Derechos Humanos se refiere al nuevo período que asumió Maduro, considerado ilegítimo por la mayoría de las democracias del mundo. «Es indispensable mantener una presión multilateral fuerte, que venga acompañada de sanciones dirigidas contra jerarcas del régimen implicados en abusos». Y sobre la nula postura de la Secretaría General de la ONU, liderada por el portugués António Guterres ante la crisis venezolana, señala: «Es revelador de la falta de interés que tiene el actual secretario general respecto de estos temas fundamentales que tienen que ver con valores democráticos».

-Tras la toma de poder de Nicolás Maduro, la ONU declaró que ellos no pueden «reconocer o desconocer gobiernos» y que seguirán trabajando con el. ¿Cuál es su opinión? ¿Por qué no adoptaron una postura más firme como sí lo hizo la OEA, considerando las documentadas violaciones a los DD.HH. del régimen?

-La opinión emitida por el vocero del Secretario General de la ONU merece un par de comentarios. En parte tiene razón porque es cierto que la burocracia de Naciones Unidas, me refiero con ello a la secretaría general y no lo digo en términos peyorativos, no tiene dentro de sus atribuciones o funciones reconocer o desconocer gobiernos. De hecho, ellos tienen que trabajar con todo tipo de gobierno, entre los cuales hay dictadores sanguinarios de todas partes del mundo. Pero lo lamentable es que el vocero no haya hecho una mención, aunque sea al pasar, respecto del hecho que Maduro es hoy día un líder de facto cuya legitimidad tanto de ejercicio como de origen está siendo objeto de serios cuestionamientos al nivel global. Se trata de un gobierno que ha causado una crisis humanitaria nunca antes vista en América Latina y que ha obligado al éxodo masivo de más de 3 millones de venezolanos, con presos políticos y todo lo que sabemos del deplorable récord de esa dictadura en Derechos Humanos y libertades públicas.

Lo lamentable es que el vocero (de la Secretaría General de la ONU) no haya hecho una mención, aunque sea al pasar, respecto del hecho que Maduro es hoy día un líder de facto cuya legitimidad tanto de ejercicio como de origen está siendo objeto de serios cuestionamientos al nivel global».

-Y esto ocurre justo cuando organismos de DD.HH. como ustedes, la OEA, el Grupo de Lima, la Unión Europea no reconocen como legítimo este nuevo período. ¿La ONU queda con una opinión distinta al resto de la mayoría de las democracias?

-Es que no está dentro de las atribuciones del secretario general de la ONU reconocer o no la legitimidad democrática de un régimen. Las democracias son la minoría, la mayoría son gobiernos dictatoriales y con ellos también se tiene que entender el secretario general. Son parte del club de Naciones Unidas. Son 200 Estados y cerca de un centenar no son democráticos encabezados por China, Rusia, Medio Oriente. Y el secretario general es un empleado de todos estos accionistas. Que el vocero no haya hecho ninguna mención a la crisis humanitaria, a la falta de democracia, me parece muy revelador de la falta de interés que tiene el actual secretario general de la ONU, António Guterres, respecto de estos temas fundamentales que tienen que ver con valores democráticos. Eso es evidente, a diferencia del fallecido Kofi Annan. Guterres es de un extremo pragmatismo y privilegia la estabilidad y el acceso a estos personajes al margen de sus calidades democráticas.

Visita de Bachelet a Venezuela: «Es indispensable que se negocien cuidadosamente las condiciones»

-Una visita de la Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet, puede darse ahora, luego de que Maduro juró por un nuevo período que es considerado ilegítimo por la mayoría de los países democráticos. ¿En su opinión su presencia en Venezuela ayudaría a darle legitimidad al régimen?

-Una visita bien planificada de la Alta Comisionada podría ser una oportunidad histórica para dejar en evidencia los abusos del régimen, pero para que ello ocurra, es indispensable que se negocien cuidadosamente las condiciones para la visita y que estas incluyan acceder a todos los centros de detención civiles y militares y entrevistar a los presos políticos detenidos y a todo los que el equipo de la Alta Comisionada solicite, viajar por el país, etc. De lo contrario, se expone a que le monten un circo que solo podría servir para legitimar al régimen dictatorial y dañaría la credibilidad de esa importante instancia de la ONU encargada de defender los derechos humanos.

Es indispensable mantener una presión multilateral fuerte, que venga acompañada de sanciones dirigidas contra jerarcas del régimen implicados en abusos».

-Ustedes han tenido una postura muy crítica ante los abusos del régimen de Maduro. El informe que hicieron con Foro Penal sobre Torturas, ¿lo presentarán a la Corte Penal Internacional para sumarlo a los antecedentes que ya se están investigando?

-Sí, ya se lo enviamos a la fiscalía de la Corte Penal Internacional. El informe documenta detenciones y torturas a militares supuestamente implicados en casos de conspiración y a sus familiares. Los abusos sufridos en detención incluyen choques eléctricos, asfixia, golpizas brutales y amenazas de muerte. Es precisamente este tipo de casos los que están siendo investigado por la fiscalía de la CPI, y esperamos que consideren seriamente esta nueva información en el marco del examen preliminar sobre Venezuela.

México se mantiene en silencio y termina siendo, en la práctica, cómplice de la dictadura de Maduro».

-Ya ha habido una condena generalizada a Maduro ¿cuáles cree que son los pasos a seguir para que Venezuela recupere la institucionalidad y detener la crisis humanitaria?

-Es indispensable mantener una presión multilateral fuerte, que venga acompañada de sanciones dirigidas contra jerarcas del régimen implicados en abusos. Me refiero específicamente al congelamiento de bienes y a la prohibición de entrada a los países. A su vez, deben avanzar las investigaciones a nivel internacional sobre los gravísimos abusos cometidos en Venezuela, para enviar un mensaje claro desde la comunidad internacional de que estos abusos no serán tolerados y no quedarán impunes. Esta presión internacional debe tener también como propósito obligar al gobierno venezolano a que se restablezca la democracia y se permita el ingreso de ayuda internacional humanitaria.

-¿Cuál es su evaluación sobre México que no se haya sumado a la condena de los países del Grupo de Lima? ¿AMLO puede convertirse en un factor de apoyo en la región para Maduro?

-Es lamentable que México, que había jugado un papel tan importante en el Grupo de Lima, haya recurrido a la vieja doctrina de la no intervención de los años del PRI. Con esa excusa, que es retrógrada, México se mantiene en silencio y termina siendo, en la práctica, cómplice de la dictadura de Maduro.

-¿Qué opina de los países que asistieron a la asunción de Maduro?

-Los jefes de Estado que acompañaron a Maduro hoy fueron de Cuba, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y Osetia del Sur, un “país” reconocido por apenas cinco países, incluido Nauru, una isla de 21 km2. Mientras tanto, las grandes democracias del mundo y la mayoría de la región desconocen su mandato. Es evidente que Maduro está más aislado que nunca.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: