«Nuestras tropas no van a ser parte del conflicto en Ucrania», con esas palabras esta tarde el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que no tiene intención de movilizar tropas norteamericanas a territorio ucraniano. Esto, luego de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, decidiera iniciar una «operación militar» a Ucrania la madrugada de este jueves.

Eso sí, Biden anunció el endurecimiento de las sanciones económicas a Rusia, ya que aseguró que «está agresión no puede quedar sin respuesta». Al mismo tiempo, acusó a líder ruso de realizar una «atraque premeditado», que se ha hecho «sin justificación y sin necesitas». «Putin es el agresor, Putin ha elegido esta guerra y ahora él y su país tienen que soportar las consecuencias», sentenció.

Las sanciones anunció incluyen la congelación de activos rusos en EE.UU -al rededor de 1,3 billones de dólares-, la imposibilidad de operar en dólares, euros, libras o yenes, adicionalmente el bloqueo a la mitad de las importaciones tecnológicas rusas. «Putin se va a convertir en un paria en la escena internacional», enfatizó Biden.

En tanto, advirtió que Putin podría ampliar los ataques más allá del territorio ucraniano para lo cual, aseguró mayor respaldo de parte de los países de la OTAN sobre todo para resguardar el flanco Oriental. Igualmente aseguró que se enviará un paquete de ayuda económica a Ucrania de 650 millones de dólares para su defensa.

El Mandatario estadounidense concluyó acusando a Putin de llevar al mundo a «una guerra premeditada que traerá una pérdida catastrófica de vidas y un gran sufrimiento humano».