Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 14 de enero, 2019

Fernando Barros toma posición sobre la reforma tributaria

Autor:

Bastián Garcés

El abogado tributarista señala a “El Líbero” que es necesario un “gran acuerdo nacional” para sacar adelante la iniciativa del Ejecutivo. Postula la posibilidad de aumentar la cantidad de personas que pagan impuestos y eliminar excepciones del IVA “que ya no se justifican”. Sobre los tiempos que debería tener la tramitación en el Congreso, afirma: “Lo peor que puede ocurrir es eternizar las discusiones”.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La justicia no pasa por subirle a unos, sino que revisar los tramos, que todo el mundo pague impuestos, y que revisemos incorporar el IVA a muchas actividades, servicios o ingresos que por razones históricas o que por poderes sectoriales lograron quedar fuera y que hoy día no se justifican“, asegura Fernando Barros, socio fundador de Barros & Errázuriz Abogados y quien lidera el Grupo Tributario del estudio, sobre el enfoque que debería tener la modernización tributaria propuesta por el gobierno.

En conversación con “El Líbero”, el especialista señala cuáles deberían ser los ejes de la discusión en el Congreso y la necesidad de alcanzar un acuerdo político en esta materia.

-Una de las prioridades del gobierno es la reforma tributaria, algo que reiteró el Presidente Piñera en su mensaje del 30 de diciembre, ¿es un buen objetivo para 2019?

-El gobierno dentro de su programa anuncia una modernización que tiene a dos grandes ejes, uno que es modernizar y hacer más justa la relación entre contribuyentes y la entidad fiscalizadora. De manera que estemos en el estándar internacional que hoy día exige un respeto de los derechos, no solo de los derechos políticos, sino también los derechos económicos, el derecho a recibir respuesta de la autoridad, a que haya consecuencias, que las decisiones se cumplan. Hay otro aspecto de la reforma que es estructural y el gobierno quiso abordar, que es el efecto negativo del sistema semi integrado, que ha sido nefasto, complejo e injusto, porque afecta de manera principal a los sectores de menores ingresos, los pequeños ahorrantes, aquellas personas que complementan su jubilación, que pagan un impuesto y deben retirar utilidades para vivir y poder cubrir sus gastos. Ahí es donde tiene su mayor injusticia el sistema porque en las grandes fortunas y las grandes empresas, el porcentaje de las utilidades que llevan al global complementario son mínimo, por lo tanto, que la integración favorece o busca favorecer a los más ricos es absolutamente falso y es equivocado.

El mundo político debiera asumir un compromiso de entrar a un proceso justo, de buena fe, que elimine todas las injusticias a favor o en contra del contribuyente y lleguemos a un acuerdo que tenga una estabilidad en el tiempo”.

-Algunos han planteado una rebaja en la tasa de primera categoría…

-Hoy día hay consenso, incluso del ex ministro Valdés, de que niveles del 27% no son buenos para nuestra economía y hoy día estando en un mundo globalizado se están ofreciendo condiciones más atractivas. Entonces, tenemos una carga de primera categoría altísima y un sistema semi integrado que hace más conveniente ir a desarrollar un negocio afuera de Chile, ya que, en igualdad de condiciones de costo, voy a tener una carga tributaria casi 10 puntos menor si lo hago en Perú a que si hago el mismo negocio acá.

-Un punto que se ha comentado es cómo hacer la reintegración, porque una cosa es reintegrar y otra es que a través de ese proceso se tenga una mayor recaudación.

-El sistema debiera simplificarse y mantener lo que hay, es decir, un impuesto de primera categoría que es un crédito contra los impuestos personales ya sea para el global complementario, a las personas naturales residentes o el impuesto adicional en el caso de los contribuyentes no residentes. El mismo director de Servicio de Impuestos Internos, que no es un  funcionario de este gobierno es un funcionario técnico que tiene una historia de estos servicios, ha explicado el efecto recaudatorio que va a tener asociado a la fiscalización y asociado a un mejor entendimiento de las operaciones de los pequeños y medianos contribuyentes, la circunstancia de que él pueda ver en línea cómo están operando y esta vieja práctica de omitir al final del día un par de boletas o al final de la semana no se va a poder seguir haciendo.  Se argumenta que esto tendría un costo, yo le puedo asegurar que si no el 100%, muy cercano al 100% de esos pequeños y medianos contribuyentes tiene smartphone o teléfono inteligente, y hoy día el desarrollo de tecnológico del servicio va a permitir que esa boleta electrónica sea emitida incluso desde el celular.

La justicia no pasa por subirle a unos, sino que revisar los tramos, que todo el mundo pague impuestos”.

-¿No hay un problema técnico para la implementación de las boletas electrónicas?

-No, creo que es una excusa. Habrá un proceso de ajuste, pero no va a tener un costo significativo poder cumplir y ajustarse a eso, entonces, ahí hay un gran factor que va a permitir compensar, pero hay un desafío mayor, que no puede ir desprovisto o aislado de un gran acuerdo nacional. Está claro que hoy día el gobierno no tiene mayorías y el gobierno está obligado a negociar, como en alguna oportunidad lo hemos conversado con el Presidente. Evidentemente el gobierno no cuenta con mayoría parlamentaria y, por lo tanto, tiene que negociar, y ya que se va a entrar a negociar, es el momento de revisar la estructura del sistema para que sea más justo y para lograr una mayor recaudación. Hoy día hay inequidades e injusticias que sí podrían solucionarse y permitirían extender la base y con ello aumentar la recaudación.

-Se ha criticado que esta reforma mantiene la renta presunta, ¿qué opina al respecto?

-Hay cosas que tuvieron un sentido histórico, pero claramente la renta presunta no tiene ninguna justificación, lo tuvo por razones geográficas y de incomunicación de muchas de las actividades agrícolas en su época. Hoy día con la factura electrónica no hay ninguna razón para que ninguna económica nacional esté sujeta a regímenes especiales que permitan en definitiva no cumplir igual que el resto de los contribuyentes. Hoy día la renta presunta no se justifica y hay varias excepciones o rebajas o beneficios sectoriales que habría que revisarlos.

“Chile es un solo país tributario y no hay ninguna razón para que haya beneficios o tratamientos distintos para una u otra región”

-A su juicio ¿qué le falta a esta reforma?

-Si queremos avanzar, y dado que va haber un proceso de negociación, quizás hay espacio para ordenar ciertas cosas, hay dos grandes temas que sí podrían tener una incidencia en la recaudación y en un mejor funcionamiento del sistema tributario: la revisión de las exenciones y beneficios que tienen algunas actividades.  Y, por otra parte, hoy hay un sistema muy injusto, donde se ve la capacidad de influencia de sectores de la economía o que estamos pegados en conceptos históricos antiguos tiene que ver con el tema del IVA.

-¿Qué propondría sobre el Impuesto al Valor Agregado?

-El IVA tiene dos elementos, uno tiene que ver que es un impuesto que grava la creación de valor y en eso no hay ninguna razón para que hoy día los servicios legales, contables, los intereses financieros, el arrendamiento de automóviles con conductores estén fuera del mundo del IVA.  El segundo punto es revisar algunas exenciones que uno podría ver, por ejemplo, en transporte, ya sea de carga o pasajeros. No hay ninguna razón para que no esté afecto al impuesto al valor agregado, el que un ejecutivo tenga que viajar al extranjero para participar en una reunión es un costo que forma parte de un proceso empresarial de generación de valor. Hay que revisar un poquito y ampliar el mundo del IVA y estoy seguro que este gobierno podría hacerlo e incluso bajar la tasa del IVA, por la vía de incorporar otros ingresos, otros servicios que forman parte y que realmente representan el valor agregado.

Cuando se empiezan a hacer excepciones y tratamientos diferenciados, ya sea por producto o por zona geográfica, se abre una caja de pandora que nadie sabe dónde termina”.

—¿Incluiría otro tipo de productos en el IVA?.

—Pensemos bien una cosa, hoy día está todo dentro del mundo del IVA salvo algunas excepciones muy puntuales como en Fonasa pero claramente hay espacio para bajar la tasa del IVA y compensar ese menor ingreso por la vía de  incorporar servicios que ya no se justifica que no lo estén. Como en el mundo de la tecnología, no es necesario grandes cambios de criterio, si nos vamos a un prestador de servicios de televisión por cable, es irrelevante si está ubicado en Chile o en el extranjero, la empresa local de TV cable, ya sea que es cable o satélite, debiera tener el mismo impuesto, no puede tener una competencia desleal como con Netflix. Sí yo chileno estoy comprando Netflix o un proveedor local de cable ambos debieran quedar sujetos al IVA porque el consumo del producto se está haciendo en Chile y lo que está pagando es una remuneración, en ambos casos.

-Se ha cuestionado que la reforma genere condiciones especiales para la región de La Araucanía, ¿comparte esa postura?

-El tema no ha sido pacifico, quizás excede esta conversación, pero tenemos hoy día regímenes especiales en Tierra del Fuego, lo tuvo Punta Arenas, Arica e incluso Chiloé. La verdad es que son odiosas las discriminaciones, Chile es uno solo y no hay ninguna razón para que la IX región tenga un trato distinto. Al no haber una razón objetiva que la justifique estaría siendo un trato discriminatorio. Chile es un solo país tributario y no hay ninguna razón para que haya beneficios o tratamientos distintos para una u otra región, sino cada región va a encontrar un argumento para pedirlo, porque una está muy al norte o al sur, o son zonas estratégicas o islas. Hagamos memoria con el famoso tema del IVA a la cultura, cuánto se criticó desde el gobierno militar a todos los gobiernos, por la insensibilidad o porque era propio del capitalismo salvaje. Pero nunca ha habido un proyecto que rebaje o elimine el IVA a los libros, entonces, cuando se empiezan a hacer excepciones y tratamientos diferenciados, ya sea por producto o por zona geográfica, se abre una caja de pandora que no nadie sabe dónde termina.

Destaco que la Democracia Cristiana y el Partido Radical se hayan abierto a conversar, no digo con un ánimo de cooperación, pero sí marcando una diferencia con una oposición que está siendo muy extrema”.

“Lo peor que puede ocurrir es eternizar las discusiones”

-Usted menciona que se va a tener que negociar esta reforma, la Democracia Cristiana realizó un análisis de iniciativa del La Moneda y generó propuestas, ¿cómo ve esta postura más colaborativa de la DC?

-Destaco que la Democracia Cristiana y el Partido Radical se hayan abierto a conversar, no digo con un ánimo de cooperación, pero sí marcando una diferencia con una oposición que está siendo muy extrema. Ahora, yo llamaría a la responsabilidad porque esto de que están dispuestos a hablar pero que se compense subiéndole el impuesto a los ricos, suena un poquito demagógico. El llamado es a decir ya que vamos a conversar busquemos agregarle más justicia al sistema. La justicia no pasa por subirle a unos, sino que revisar los tramos, que todo el mundo pague impuestos, que extendamos la base como hemos dicho y que revisemos incorporar al mundo del IVA a muchas actividades, servicios o ingresos que por razones históricas o que por poderes sectoriales lograron quedar fuera y que hoy día no se justifican.

-¿Se ha tratado de utilizar políticamente el decir que la reforma tiene que ser justa para que paguen más los ricos?

-Es un hecho objetivo, los ricos pagan más, pagan más porque sus tasas son mayores, porque generan mayor riquezas y esa riqueza está afecta a impuestos del 27% y después, en el global complementario, del 35%. En lo que tenemos que ponernos de acuerdo es más que decir que los ricos, es que hay que ver que un sistema funcione bien. Hoy día el mundo global permite que uno se instale donde está más cómodo y donde lo tratan mejor, entonces esta odiosidad contra los ricos, que está muy en el ADN de estos grupos políticos es peligroso, y en definitiva no genera beneficio para los más pobres, porque está desincentivando la creación de riqueza y la creación de riqueza favorece no solo al empresario, sino que a todo el entorno.

Lo peor que puede ocurrir es eternizar las discusiones. Creo que extender artificialmente una discusión es un forma de sabotear e impedir que en el periodo de este gobierno se logren los avances que se necesitan”.

-El senador Lago Weber dijo a “El Líbero” “espero que la reforma tributaria tengamos todo el 2019 para discutirla. Yo no apuraría este tema”, ¿está de acuerdo con esta postura?

-Lo peor que puede ocurrir es eternizar las discusiones. Extender artificialmente una discusión es un forma de sabotear e impedir que en el periodo de este gobierno se logren los avances que se necesitan.No es una cosa de que quieran reflexionarlo, creo que todavía están discutiendo si van a aprobar la idea legislar.

-Se ha comentado también que esta es la cuarta reforma en un periodo muy corto de tiempo, los especialistas en el tema dicen que los sistemas tributarios deben ser estables. ¿Estos cambios a la legislación que propone el gobierno deben ser a largo plazo?

-Aquí debiéramos corregir, la reforma anterior surgió entre cuatro paredes, el surgimiento de esta tampoco fue mucho mejor y aquí si estamos pidiéndole a un sector del país, que es el mundo empresarial cuánto le va a dar al Estado para que financie su programa. Eso tiene que ser una negociación. No puede ser una imposición y tiene que ser un gran acuerdo nacional. El mundo político debiera asumir un compromiso de entrar a un proceso justo, de buena fe, que elimine todas las injusticias en contra del contribuyente y lleguemos a un acuerdo que tenga una estabilidad en el tiempo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: