Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 28 de agosto, 2019

Fernando Barros: «Bajar un punto a la carga tributaria a las empresas es positivo, pero no puede ser a costa de mantener un sistema injusto como es el sistema semi integrado»

Autor:

Bastián Garcés

El abogado tributarista responde a la propuesta que planteó el senador Ricardo Lagos Weber (PPD), presidente de la comisión de Hacienda del Senado. El legislador dijo estar dispuesto a bajar los impuestos a las empresas, pero que no se avance en la reintegración. «Tenemos que tener un sistema simple y justo. No puede ser tan absurdo que sea más conveniente ir a hacer una actividad empresarial en Perú que hacerla en Chile» subraya Barros.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Pocos días quedan para que la discusión de la Reforma Tributaria comience en el Senado. Y uno de los protagonistas de esta etapa será el presidente de la Comisión de Hacienda, Ricardo Lagos Weber (PPD), quien ya anunció su postura frente al tema. El legislador se ha mostrado contrario al proyecto del gobierno que incluye la reintegración, una modificación que cambiaría el modelo instaurado bajo la administración de la ex Presidenta Michelle Bachelet.

De hecho, el ex vocero planteó ayer estar abierto a una disminución de la tasa impositiva que pagan las empresas con tal de mantener el sistema tributario semi integrado. Así lo afirmó en Tele13 Radio en donde interpeló al ministro de Hacienda Felipe Larraín. «Ministro, ¿qué posibilidades hay de que en vez de seguir impulsando la reintegración exploremos si hay piso y voluntad para si, en vez de esa medida, realizar una baja de impuestos de primera categoría? Si me dicen que hay consenso para eso, porque es una buena medida para Chile, genera mayor inversión y evitamos caer en la reintegración, siento que hay que empujarlo», aseguró el legislador.

Al respecto, el abogado tributarista Fernando Barros, socio fundador de Barros & Errázuriz Abogados, es categórico en señalar su rechazo: «Bajar un punto a la carga tributaria a las empresas es positivo, pero esto no puede ser a costa de mantener o radicar un sistema injusto como es el sistema semi integrado», afirma. En conversación con El Líbero plantea: «Transformar esto como una victoria de una iniciativa del gobierno de Piñera versus una iniciativa del gobierno de Bachelet es condenar a este país a una mediocridad y a que no podamos progresar».

-El senador Ricardo Lagos Weber manifestó su disposición a una disminución de los impuestos corporativos siempre y cuando se decline la idea de reintegrar el sistema tributario. ¿Está de acuerdo con esta propuesta?

-Uno esperaría que la discusión de la Modernización Tributaria, que ya se ha prolongado por muchos meses, al pasar al Senado, la Cámara Alta esté a la altura y seriedad que se espera de ella. Lo que hay que entender es que la temática de la reintegración además de relacionarse con la inversión tiene que ver con la justicia. Aquí hay una falacia que desgraciadamente se ha repetido mucho y que es que la reintegración favorece a los sectores más ricos y no a los sectores medios y bajos. Esto es absolutamente erróneo y supone desconocimiento de cómo funciona el sistema económico chileno o es un argumento político efectista.

-¿Por qué sostiene este punto?

-En Chile, las grandes riquezas, los grandes empresarios no tributan el global complementario con sus dividendos, porque los dividendos de las empresas tienen esta carga tributaria adicional como consecuencia del sistema semi integrado. Ahí es donde se materializa la capacidad de ahorro. En consecuencia, el gran empresario y las empresas no retiran utilidades para cubrir sus gastos de vida personal, y las inversiones y reinversiones las hacen desde sus sociedades de inversión y empresas holding. ¿Quiénes se ven afectados por el sistema semi integrado? Son los pequeños y medianos ahorrantes, el empresario mediano que tiene una pequeña empresa, que puede tener un socio que tiene personalidad jurídica. Es decir, todos aquellos que no califican para tributar con tasas normales quedan afectados. Eso significa que, en la práctica, pagan un 9% más de impuesto que el resto de las personas por invertir en Chile.

Hay que entender que el efecto que ha producido el sistema semi integrado es una injusticia que afecta negativamente al inversionista, al emprendedor y al ahorrante medio y chico».

-Se habla que se genera una injusticia en el sistema…

-Dos personas que reciben el mismo nivel de renta, uno pagará 35% de impuestos y en el otro 44,45%. Eso es una distorsión injusta que afecta a los pequeños ahorrantes. El gobierno ha dicho que requiere los recursos y que no puede bajar la carga tributaria, pero sí incorporar un elemento de justicia, que todos tributemos igual. Mantener el sistema semi integrado genera que sea más conveniente para un empresario realizar un negocio en Perú que en Chile porque si se hace una empresa en Perú  y es exitosa, esas rentas van a llegar al bolsillo en Chile con una carga tributaria de 35%. Si el mismo negocio se hace en Chile la carga tributaria va a ser 44,45%, es decir, no están entendiendo que están desincentivando el que la gente haga o invierta en empresas en Chile. Hay que entender que el efecto que ha producido el sistema semi integrado es una injusticia que afecta negativamente al inversionista al emprendedor, y al ahorrante medio y chico».

-Pero el senador Lagos Weber afirmó que «la reintegración no asegura que habrá reinversión».

-Uno es el impuesto corporativo, que es donde se dan las inversiones y reinversiones, y otro es en el plano de las personas. Evidentemente que si el sistema tributario chileno actual castiga al accionista, al socio o al ahorrante de una empresa, se va a afectar a la reinversión. Porque va a disminuir el interés y el apetito por invertir en Chile o en empresas chilenas, y se van a buscar otras alternativas que tributen con tasa del 35% en el tramo máximo y no como representa el sistema semi integrado, que son 9 puntos más ante la misma renta. La reinversión se da a nivel de la empresa, y el semi integrado afecta al ahorrante. Pero un ahorrante con menores recursos y con una carga tributaria injusta va a buscar alternativas en otros lugares, en otros países para poder tener una menor carga tributaria que en Chile se le está imponiendo de manera injusta.

Por un tema de decencia y autorespeto para la actividad política, el Senado debiera sacar el proyecto dentro de los próximos meses, para que vayamos avanzando a otros temas importantes como son las pensiones».

-En esa misma línea el senador del PPD también ha planteado que hay aspectos de esta reforma que ya ingresó el gobierno que se pueden tratar de forma separada. Por ejemplo, dijo que, si La Moneda presenta un proyecto de depreciación acelerada, lo aprueba en menos de una semana. ¿Cree que es una estrategia para dejar intacta la reforma del gobierno de Bachelet?

-Aquí hay escaramuzas políticas y juegos que todos sabemos a dónde apuntan. El gobierno sabe y el señor Lagos Weber sabe que dividir el proyecto es sacar adelante lo que ellos quieren y dejar empantanado para siempre el resto. El gobierno tiene una visión más macro, una visión de conjunto. Esta reforma tiene varias patas, varios elementos que se entrelazan y conforman lo que el gobierno ha denominado modernización tributaria. Esto no es una ley de modificación específica, es una modernización que es un conjunto de iniciativas que van entrelazadas. Es un proyecto en el que todos sus artículos están encaminados a lograr un sistema tributario más justo, más moderno y más equilibrado.

El gobierno sabe y el señor Lagos Weber sabe que dividir el proyecto es sacar adelante lo que ellos quieren y dejar empantanado para siempre el resto».

-¿Rebajar los impuestos de primera categoría y no avanzar en reintegración es viable económica y políticamente?

-Evidentemente hay mucha literatura que dice que la baja de la carga tributaria a las empresas es muy conveniente para el desarrollo de los países. Eso lo demuestra la experiencia internacional, en que todos los países -a diferencia de lo que ha estado haciendo Chile- han ido disminuyendo la carga tributaria a las empresas. Entonces, bajar un punto a la carga tributaria a las empresas es positivo, pero esto no puede ser a costa de mantener o radicar un sistema injusto como es el sistema semi integrado, porque lo que le estoy bajando a las empresas se lo estoy aplicando o subiendo a las personas a través de esta sobre tasa tributaria que grava el ahorro al accionista y al socio de la empresa. No es justo, es como decir a cuál de las dos guaguas mato, no señor son cosas distintas.

-¿Considera que esta medida podría buscar ser atractiva para el empresariado y, así, generar diferencias con el gobierno?

-No juzgo intenciones, claramente uno puede interpretar esto como una cuña entre el gobierno y el mundo empresarial, pero creo que el gobierno tiene absolutamente claro lo que puede y no puede hacer. El gobierno ya definió que no están dadas las condiciones para disminuir la recaudación tributaria derivada del impuesto de primera categoría y sí hay espacio para eliminar injusticias. Y la semi integración o el sistema semi integrado grava injustamente a los ingresos medios y bajos, que no tienen otra opción de recibir a título personal un dividendo o un retiro de utilidades. Contrario de lo que se dice, el mundo de las grandes fortunas no sufre este problema porque jamás se enfrentan a esto de tener que llevar dividendos a sus globales complementarios porque tienen otras fórmulas de tributación más baja.

«Espero que el Senado se deje de dar gustitos políticos»

-¿Que el presidente de la comisión de Hacienda proponga no votar la reintegración sería destruir el corazón de la reforma?

-Cada uno puede tener sus visiones si la reintegración es el corazón del proyecto. Para mí es tanto o más importante una serie de elementos de justicia y equidad tributaria que tiene la modernización tributaria. Por lo tanto, me da la impresión que cuando se eleva a categoría de «corazón» o «elemento esencial» de la Reforma a la integración es precisamente para preparar el ambiente y así imponer una derrota política al gobierno. Empiezan a hacerse ofertas de bajar impuestos cuando está probado que el sistema semi integrado afectó la inversión en Chile, el emprendimiento, el desarrollo de empresas y ha hecho más conveniente invertir en el exterior que invertir en Chile. Eso es lo que el gobierno quiere terminar.

-¿Esta postura puede ser un intento para «salvar» la reforma de Bachelet?

-Los sistemas políticos, económicos y tributarios se van construyendo con la experiencia de lo bueno y lo malo de las iniciativas anteriores. Hoy, está claro que hubo aspectos de la Reforma de Bachelet en materia de evitar abusos que fueron positivos y otros que fueron negativos. Entonces, transformar esto en una victoria de una iniciativa del gobierno de Piñera versus una iniciativa del gobierno de Bachelet es condenar a este país a la mediocridad y a que no podamos progresar. El sistema tributario requiere ajustes, el sistema semi integrado es uno de ellos y es esencial. Otros aspectos son la relación del contribuyente con la autoridad fiscalizadora, el tema de la elusión. Hay muchos aspectos que se abordan muy bien en este proyecto que se interrelacionan entre todos. Y no es que mejoran o cambian el proyecto o no, es una modernización de la legislación tributaria que viene de Bachelet, Piñera, Pinochet, de muchos gobiernos, de muchas iniciativas.

Tenemos que tener un sistema simple y justo. No puede ser tan absurdo que sea más conveniente ir a hacer una actividad empresarial en Perú que hacerla en Chile».

-Se lo pregunto porque más adelante incluso se podría volver a subir los impuestos, manteniendo el sistema anterior.

-Las posibilidades son muchas, pero lo que hay que ver es la tendencia que está ocurriendo hoy día en el mundo. El mundo hoy día está apuntando a otro lado. El mundo busca estimular el crecimiento, estimular la inversión y el emprendimiento. Hoy día, las barreras entre los distintos países no existen, está lleno de empresas que se instalan en un lugar y prestan servicios a otros lugares del mundo. Chile debe tener claro que tenemos que tener un sistema simple, justo y no puede ser tan absurdo que a mí me sea más conveniente ir a hacer una actividad empresarial en Perú que hacerla en Chile porque aquí me gravan de una manera injusta. Incluso, el sistema semi integrado es discriminatorio porque trata mejor a una forma de organización jurídica y trata mejor a los extranjeros que a los emprendedores chilenos. Por el mismo dividendo de la misma empresa, si usted es extranjero va a pagar 35% y si es chileno va a pagar 9 puntos más.

-¿Considera que el gobierno pueda sacar adelante la reforma este año?

Espero que el Congreso, y en este caso el Senado, asuma un mínimo de lealtad y respeto hacia el sistema democrático y a un gobierno que llevó esto dentro de sus planteamientos, que ha ajustado y ha acogido decenas de aspectos pedidos por la oposición. Por un tema de decencia y autorespeto para la actividad política el Senado debiera sacar el proyecto dentro de los próximos meses, para que vayamos avanzando a otros temas importantes como son las pensiones y otras muchas situaciones que realmente le interesan a la mayoría de las personas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: