Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 28 de diciembre, 2018

Felipe Alessandri y Ley Aula Segura: “La oposición fue intransigente, y no estaba acostumbrada a legislar con la ciudadanía en contra”

Autor:

Bastián Garcés

El alcalde de Santiago sostiene que con la nueva normativa los municipios se van a poder enfocar en las salas de clases y dejar atrás los hechos de violencia que marcaron este año a los liceos emblemáticos. Sobre las próximas municipales espera lograr la reelección y completar 8 años al mando de la comuna.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Si bien la aplicación del ‘Rompe, paga’, con la que partimos en 2017, logró que no se destruyeran los colegios, la violencia subió tres escalones“, explica desde su oficina el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, sobre el año que vivieron los colegios emblemáticos de su comuna.

Agresiones a profesores y Carabineros, destrozos a oficinas de rectores y amenazas entre los propios estudiantes marcaron 2018 para los estudiantes de establecimientos como el Liceo 1 Javiera Carrera, el Instituto Nacional, el Liceo de Aplicación y el Internado Nacional Barros Arana. Hechos que motivaron que Alessandri impulsara el proyecto de Ley Aula Segura, que fue promulgado la semana pasada. “El proyecto que salió es mejor que lo que habíamos presentado“, afirma la máxima autoridad comunal.

En conversación con “El Líbero“, el alcalde analiza el impacto que tuvo la educación en la agenda de su segundo año a cargo de la comuna y los desafíos que tendrá que enfrentar este 2019, cuando comience a mirar su posible reelección en las municipales de 2020.

-Este fue su segundo año de gestión a cargo de la municipalidad de Santiago y estuvo marcado por los hechos de violencia ocurridos en colegios emblemáticos. ¿Qué tanto marcó la educación su agenda?

-Sin duda el tema de educación fue un tema álgido. Si bien la aplicación del “Rompe, paga” -con la que partimos en 2017-, logró que no se destruyeran los colegios, la violencia subió tres escalones. Y empezamos a ver que los manuales de convivencia estaban completamente superados. Pero logramos una ley de la República que sin duda va a ser una muy buena medida para dejar atrás las tomas, los paros y la destrucción, y poder enfocarnos en el aula.

-Usted menciona que la violencia subió tres escalones. ¿Cómo afectó al año escolar?

-En comparación al período 2012-2016, aumentó la asistencia y los días de toma bajaron considerablemente, pero esa violencia destemplada que vimos este año no la habíamos visto en años anteriores. No hubo destrucción en los establecimientos, muy poco, pero sí hubo una violencia hacia Carabineros y el inmobiliario urbano que no habíamos visto en años anteriores.

-Usted impulsó el proyecto de ley de Aula Segura…

-Si, nosotros redactamos en ese escritorio (apunta a su lugar de trabajo y sonríe) el borrador inicial, se lo llevamos a la ministra Marcela Cubillos -aunque primero lo habíamos conversado con el ministro Varela-, y la ministra lo revisó con sus asesores. Nos dio el visto bueno para continuar avanzando y después se fue al Congreso. El proyecto que salió es mejor que lo que habíamos presentado.

Si bien vimos que la aplicación del ‘Rompe, paga’ -con la que partimos en 2017-, logró que no se destruyeran los colegios, la violencia subió tres escalones”.

-¿Cómo analiza en retrospectiva el rol de la oposición en la tramitación del proyecto?

La oposición fue intransigente, y no estaba acostumbrada a legislar con la ciudadanía en contra. Aquí 8 de cada 10 chilenos estaba por aprobar el proyecto de ley de Aula Segura. Eso es muy difícil. Pero nosotros esta vez presentamos un proyecto que los padres, apoderados y los alumnos celebraban. Finalmente, el Senado y la Cámara hicieron sus observaciones, y la ley será un aporte a la educación.

-¿Cree que la recién promulgada Ley Aula Segura ha tenido un efecto disuasivo desde que fue aprobada?

-No necesariamente, porque cuando se aprobó la ley en ambas Cámaras ya veníamos a la baja con este tipo de hechos. Generalmente las tomas comienzan en el mes de abril, se detienen para las vacaciones de invierno, para las celebraciones patrias del 18, y luego decantan en octubre. Y nos agarró justo en esta fecha, entonces no podría decir que es relacionado con Aula Segura. El próximo año lo vamos a ver, porque el estudiante lo va a tener que pensar dos veces, primero el padre con la ley del “Rompe, paga” y, segundo, porque antes el colegio se demoraba tres meses en poder expulsar. Por ejemplo, si un alumno rociaba con bencina al profesor, en la tarde ya estaba en clases y la sensación de impunidad era brutal.

Tenemos que visibilizar los tremendos éxitos porque en liceos como el Aplicación han ganado concursos de oratoria, y ciencia y tecnología, incluso compitiendo con colegios del sector oriente. Son mucho más que un pequeño grupo que genera destrozos”.

-La violencia impactó en los mismos colegios emblemáticos, de hecho, varios alumnos se retiraron de estos liceos. ¿Cuáles son los desafíos que tendrá la educación pública el próximo año?

-La semana pasada hicimos una feria de matrículas y ahora estamos recorriendo los barrios, porque ¿qué se nota en los liceos? Que cerca del 70% de los alumnos no son de la comuna, obviamente ahí no se genera el sentimiento de pertenencia. No es que vivan a una o dos cuadras del colegio y que cuiden su entorno, son de otras comunas del Gran Santiago, que también queremos seguir recibiendo.

-Además de estas ferias que ha realizado, ¿cómo pretende aumentar las matrículas de los colegios de la comuna?

-Devolviéndole la confianza. Estuvimos con los centros de alumnos, por ejemplo, el fin de semana pasado en el INBA, todos juntos pintando el colegio, recuperando los rayados. Tenemos que visibilizar los tremendos éxitos porque en liceos como el Aplicación han ganado concursos de oratoria, y ciencia y tecnología, incluso compitiendo con colegios del sector oriente, porque son mucho más que un pequeño grupo que genera destrozos.

“Si queremos avanzar en educación necesitamos dejar de lado los colores políticos”

-Usted este año participó en la iniciativa “Todos al aula”, ¿cómo evalúa el trabajo de la comisión?

-Fue muy bueno porque la burocracia que existe para todo hace perder mucho tiempo al director o incluso a los profesores, lo que quita horas de estudio. Va en la línea, la encabezó Mariana Aylwin, ex ministra y ex parlamentaria, y lo suscribimos todos, excepto el Colegio de Profesores.

-La comisión, como usted menciona, fue liderada por una ex ministra de la Concertación, ¿eso fue una señal para lograr acuerdos políticos en materia educacional?

-El Presidente, en educación, seguridad y en otros temas sensibles, ha propiciado en estos primeros nueve meses de mandato lograr acuerdos nacionales. Si queremos avanzar en educación necesitamos dejar de lado los colores políticos y avanzar. En eso la ex ministra hizo una brillante labor como presidenta de la comisión, trabajó mano a mano y tanto que logró la unanimidad prácticamente de todos los miembros de la mesa. Más que nada es sacar burocracia y simplificar los procesos.

-Usted menciona la burocracia, este año comenzó el proceso de desmunicipalización. Usted señaló que no había certeza sobre qué iba a pasar con colegios que el municipio había adquirido. ¿Cómo ha sido la implementación?

Acá en Santiago se va a implementar en 2023 y es muy distinta la realidad. Yo entiendo que hay municipios pequeños que no tienen la infraestructura para hacer una correcta mantención y administración de los establecimientos, y ahí el proceso de desmunicipalización puede ser oportuno y correcto. Pero Santiago tiene una tradición de educación y de ser sostenedor, que, si está bien administrado -como generalmente ha sido- puede dar grandes logros a la educación pública. Lo que tenemos que evitar es que pase lo que ocurrió en la administración anterior, que se politizó exacerbadamente el área. Tuvimos 5 directores de Educación que no hacían concursos públicos, sino que los iban a buscar al PPD, se contrataron 1.200 profesores, las platas del Fondo de Apoyo a la Educación Pública (Faep) se ocuparon para otras cosas y no para lo que se habían requerido, por tanto, tengo una deuda de $21 mil millones, solo en materia de educación. Si uno actúa enfocado en el aula, deja de lado la política y se enfoca en la educación, Santiago tiene la capacidad de ser un buen sostenedor, pero esto ya es cosa juzgada como dicen los abogados, ya es ley de la República. Ahora vamos a hacer todos los esfuerzos para que el traspaso sea lo más ameno posible, pero nos surgió la duda de qué pasa con los colegios que no fueron traspasados.

“Ya no vemos las descalificaciones por los diarios que veíamos en el gobierno de Piñera I”

-El 2019 será la previa a las elecciones municipales, usted ya señaló ir por un segundo período. ¿Cuáles son los desafíos para ese proceso?

Sin duda yo quiero ir a una sola reelección, terminar un período y estar 8 años en la municipalidad. De ahí me retiro y me voy al ejercicio de mi profesión, porque hay muchos proyectos que están en curso. Al igual que el proyecto que presentó el Presidente en materia educacional, aquí la burocracia es inmensa, entonces queremos el próximo año consolidar estos proyectos, seguir en los barrios. Estoy el 70% del tiempo en la calle y el 30% aquí en la municipalidad. He tenido mucha presencia para que nadie diga que el alcalde salió electo y nunca más apareció. Debemos seguir y preocuparnos más de la seguridad. El mayor aumento del presupuesto de 2019 es en materia de seguridad, con un poco más del 20%, ya estamos instalando nuevas cámaras de seguridad con apoyo de la subsecretaria de Prevención del Delito y del gobierno regional. Estamos conformando comités de seguridad, o sea, preocuparnos de los barrios y de la seguridad.

-Las municipales siempre se consideran como la previa a las elección presidencial, además coincidirá con la competencia por gobernadores regionales. ¿Cómo ve ese escenario?

-Sin duda que sí se van a medir fuerzas. Santiago siempre ha sido la madre de todas las batallas y hay un componente político importante. Sin darme grandes ínfulas, estoy seguro de que mi triunfo en Santiago a una figura potente de la Nueva Mayoría acercó al Presidente Piñera a La Moneda. Obviamente que en las elecciones municipales también evalúan respecto a cómo le está yendo al gobierno y si está en el piso, lógicamente mis posibilidades de reelección se ven mermadas, independiente de una muy buena gestión que pueda estar haciendo. Si uno ve las dos últimas elecciones, al ex alcalde Zalaquett le toca ir a la reelección con el gobierno del Presidente Piñera con una baja evaluación y no logra obtener el triunfo, y luego a la ex alcaldesa Tohá le toca ir a una reelección con el gobierno de la Presidenta Bachelet en una muy mala posición y finalmente gana el candidato del bando contrario.

-El gobierno ha experimentado una baja en su evaluación. ¿Eso, entonces, le puede repercutir?

-Sin duda que sí, espero que el Ejecutivo repunte porque estaba tomando las medidas correctas y tener un gobierno con más del 50% de aprobación favorece siempre. Además, he recibido mucho apoyo de ministerios sectoriales para que nos vaya bien con proyectos serios que son presentados, tanto en este gobierno como en el anterior.

Obviamente que en las elecciones municipales también evalúan respecto a cómo le está yendo al gobierno y si está en el piso, lógicamente mis posibilidades de reelección se ven mermadas”.

-Usted es militante de Renovación Nacional, ¿cómo ha sido la coordinación de la coalición de gobierno?

-He visto que Evópoli ha hecho un buen desempeño en su primer año, la UDI también ha hecho un buen trabajo. Comparado con el gobierno anterior, la primera vez que fuimos gobierno, infinitamente mejor. Las diferencias, que son muy válidas, se han discutido puertas adentro, se ha logrado llegar a acuerdos y conversar las diferencias. En eso ya no vemos las descalificaciones por los diarios que veíamos en el gobierno de Piñera I.

-¿Qué falta afinar como coalición?

-Sin duda las cosas se pueden hacer mejor, nos falta afinar -y creo que estamos a tiempo- cómo vamos a abordar las municipales, queremos que sea sin diferencias mayores y que las podamos canalizar, para eso están las primarias. Pero veo a los partidos oficialistas funcionando bien. Ojalá que las elecciones de 2020 las enfrentemos unidos y aprovecho de hacer un llamado a ampliarnos, que no seamos solo estos cuatro partidos, ¿por qué no Acción Republicana o también movimientos independientes de derecha?.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: