Publicado el 09 de septiembre, 2019

Enap afina mecanismos para protegerse de las fluctuaciones de precios del barril de crudo en el mercado internacional

Autor:

Emily Avendaño

La petrolera está aplicando medidas tecnológicas y procedimentales para protegerse de las variaciones de precios desde el momento en que se compra el barril de petróleo hasta el período de venta de los productos refinados a partir de dicho crudo. En esta línea están trabajando para conocer con mayor precisión la cantidad en inventario y para acortar la brecha desde que se compra el crudo y que este entra a los seguros de cobertura. Actualmente, esta ventana es de 3 o 4 días, y se espera reducirla a 2 para que sea completamente óptimo.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La Empresa Nacional del Petróleo (Enap) importa en promedio aproximadamente 5,5 millones de barriles de petróleo crudo mensuales, de acuerdo con su Memoria Anual del año 2018. “Una caída de US$ 1 / bbl en el precio de la canasta de productos durante el ciclo de inventario de refinación, tiene un efecto inmediato de MUS$ 5.500 en el margen de refinación”, se explica en el documento.

La empresa mitiga el riesgo de valorización de su inventario a través de instrumentos financieros que permiten “desplazar, financieramente, la ventana de toma de precios de un embarque de crudo (la cual habitualmente es en los días que están en torno a la fecha de carga del mismo) y ajustarla a las fechas en donde los productos refinados a partir de ese crudo tomen precio y así poder tener costos de inventario que estén en línea con los precios de los productos que se van a vender”. Para esto, la compañía utiliza marcador de referencia el crudo Brent y lo correlacionan con marcadores de productos como el ULSD (diesel) y el UNL 87 (gasolina).

Además, a lo interno, la petrolera también está tomando acciones para reducir esta ventana, que a principios de la década de los 2000 podía extenderse durante un mes, y que ahora solo es de tres o cuatro días, y se espera estabilizar en dos.

Hacer esto además, evita situaciones como las presentadas en el mes de junio, cuando debido al desfase la empresa tuvo que asumir el seguro de cobertura de unos 1.200 barriles de petróleo, por 25 millones de dólares.

Para eso se implementan mecanismos tecnológicos y procedimentales. El primero consiste en la aplicación de un software de contabilidad de producción de inventario, que permite el monitoreo en línea de los recursos, y el segundo es la realización de reuniones semanales para analizar cuándo comprar, qué comprar y el manejo del inventario.

En esta línea la Dirección de Control y Gestión de Inventarios opera desde el año 2017 con una “herramienta balance de crudos y productos” que permite generar balances diarios, también cuentan con el Sistema de Gestión de Control de Inventarios (SGCI), a través del cual desde el año 2018 se fijó un calendario de reuniones de revisión, conocido como Comités de Variaciones, cuyo objetivo es revisar los balances de productos, la investigación y la administración de las desviaciones encontradas.

Desde la compañía explican que estas medidas se hicieron necesarias debido a la “volatilidad” de los mercados de crudos y productos, pues desde finales de la década de 1990 se empezaron a transar más barriles de crudo que los que efectivamente se mueven. Detallan que en la actualidad la demanda global de crudo es de 96 millones de barriles diarios, pero se transan más de 300 millones de barriles. Para estar menos expuestos y protegerse ante este escenario se tomaron las coberturas y se mejoró la calidad de los inventarios.

La Memoria Anual del organismo agrega que “el margen de refinación se encuentra afecto a la fluctuación de los precios internacionales del petróleo crudo, de los productos refinados y al diferencial entre ambos (margen internacional o crack). Considerando un nivel de refinación promedio de 68 millones de bbl (barril de petróleo) al año, una variación de US$1 por barril en el crack tendría, ceteris paribus, un impacto en resultados de US$68 millones en una dirección u otra”.

De hecho, tomar medidas en esta línea es relevante pues identifican como uno de los principales riesgos para el negocio las fluctuaciones de precios en los mercados internacionales de crudo y productos, por el tiempo que transcurre desde el embarque del crudo hasta la venta de los productos refinados. Las coberturas son del tipo Time Spread Swaps. En la petrolera además detallan que una compra para que sea eficiente debe hacerse con 45 días de anticipación.

Enap opera a través de tres líneas de negocios: exploración y producción; refinación y comercialización; y gas y energía. El proceso de refinación permite que de un barril de petróleo obtengan gas licuado, gasolina, diesel, kerosene y fuel oil.

En 2018, el consumo nacional de productos refinados del petróleo fue de 20,2 millones de metros cúbicos, equivalentes a 348.845 barriles por día (bpd), de acuerdo con los reportes de la compañía, lo que representó un aumento de 2,4% con relación a 2017. El diesel se mantuvo como el producto de mayor consumo entre los combustibles derivados del petróleo.

El abastecimiento de petróleo crudo para las refinerías de Enap se obtiene principalmente de Brasil, Estados Unidos y Ecuador.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: