Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 24 de octubre, 2019

En dos horas se bloqueó la salida a la crisis a través de la propuesta de agenda social del Presidente

Autor:

Bastián Garcés

Lo primero fue un tuit (a las 10:18 am) de la ex candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, en que aseguraba que el INDH había denunciado torturas en la estación Baquedano del Metro -hecho desmentido horas después por el propio INDH y los jueces que concurrieron al lugar. Lo segundo (a las 11:47 am) fue el anuncio del Partido Comunista de que presentaría una acusación constitucional para destituir al Presidente Sebastián Piñera. Lo tercero (a las 12:07 pm) fue el altercado iniciado por diputadas del FA que hicieron fracasar la sesión de la Cámara en que comparecía el ministro Andrés Chadwick. La secuencia fue suficiente para volver a encender los ánimos en la política y en la calle.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El martes el gobierno dio una señal para encontrar una salida a la crisis que se vive en el país. Se trató de un paquete de 12 medidas enfocado en 6 grandes ejes con los que el Presidente Sebastián Piñera buscaba establecer una Nueva Agenda social, que fue el fruto del diálogo que estableció La Moneda con la Democracia Cristiana, el Partido Por la Democracia y el Partido Radical.

Con esto el gobierno buscaba generar una descompresión del tenso clima social que se vive y que llevó al Ejecutivo a decretar estado de excepción en casi todas las regiones del país. No obstante, lo que podría haber ayudado a bajar la efervescencia del ambiente se vio entorpecido por diversas acciones de dirigentes del Frente Amplio y del Partido Comunista. Y todo en solo dos horas.

Ayer, a las 10:18 de la mañana, la ex abanderada presidencial del bloque, Beatriz Sánchez, publicó un Twitter en el que afirmaba que el INDH había denunciado torturas al interior de la estación Baquedano. «INDH denuncia torturas, sí, torturas en la Estación Baquedano. Simplemente inaceptable. El Ministro del Interior Andrés Chadwick debe renunciar hoy», afirmó la periodista en su red social.

La denuncia, que se originó en redes sociales, fue recibida por el organismo encabezado por Sergio Micco y sirvió para generar un nuevo estallido de movilizaciones y protestas. Esto, a pesar de que luego el mismo INDH y dos jueces que se constituyeron en el lugar, desmintieron la acusación.

Pero la tensión seguía en aumento. Y fue a las 11:47 de ayer que el Partido Comunista anunció una acusación acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera. La idea encontró el respaldo de congresistas del FA como Pamela Jiles (PH) y Félix González (Partido Ecologista Verde).

A esa hora, ya la gente comenzaba a agruparse en Plaza Italia para continuar con otra jornada masiva de protestas. Pero faltaba otro ingrediente para caldear más los ánimos.

Pasados 7 minutos del mediodía, durante la exposición del ministro del Interior, Andrés Chadwick, en la Cámara de Diputados, para explicar cómo el gobierno ha abordado la crisis y el estado de Emergencia, un grupo de diputadas del Frente Amplio -entre ellas Pamela Jiles (PH), Gael Yeomans (CS) y Camila Rojas (Comunes)-, se acercaron a la testera para increpar al secretario de Estado denunciando abusos de las fuerzas de orden. Con letreros en las manos y a pocos centímetros de Chadwick, las diputadas lo increpaban en duros términos, mientras el presidente de la Cámara, Iván Flores (DC), llamaba al orden, sin resultados.

A esto se sumó que diputadas de Chile Vamos, como Érika Olivera (Evópoli), Marcela Sabat y Paulina Núñez (ambas RN), se acercaran a las representantes del FA para que volvieran a sus asientos y así poder continuar la sesión. Sin embargo, las frenteamplistas siguieron con su acción, lo que llevó a una trifulca que incluyó empujones e insultos. Finalmente, se debió suspender la sesión.

De hecho, las diputadas de izquierda no fueron las únicas que contribuyeron a calentar los ánimos en el Congreso, porque asesores de parlamentarios, al mismo momento que se producía el altercado en la sala, realizaron protestas en las tribunas de la Cámara Baja y en los pasillos del Congreso. En las que incluso participaron diputadas del Partido Comunista, como Karol Cariola y Camila Vallejo.

 

El debate interno del Frente Amplio

El Frente Amplio vive su propio debate interno. En el bloque de izquierda se han levantado dos posturas contrapuestas sobre cómo enfrentar la ola de protestas que se han producido a lo largo del país y que muchas han terminado en actos vandálicos que obligaron al gobierno a decretar estado de excepción en gran parte del territorio nacional.

El primer atisbo de que en el interior del FA existían dos visiones para abordar la crisis ocurrió el domingo pasado, cuando en plena sesión especial para debatir el proyecto para congelar el alza del pasaje del Metro, 19 de los 20 diputados decidieron salir de la sala a modo de protesta para que el Ejecutivo levantara el estado de excepción y retirara la presencia militar de las calles de Santiago. Sin embargo, a los pocos minutos los legisladores volvieron al hemiciclo para aprobar el texto legal enviado por La Moneda.

El único congresista que no participó de esta acción fue el ex Revolución Democrática Renato Garín. «No cuenten conmigo para el show comunicacional. Ya tuvimos toda la semana pasada de escándalos«, aseguró el legislador independiente en su cuenta de Twitter, en donde añadió que «no le temo a quedarme solo en defensa de mis deberes y mis responsabilidades. Vine a trabajar hoy y eso es lo que haré».

El origen de la determinación de salir de la sala, según se comenta a la interna del FA, habría sido la decisión de las diputadas de RD Maite Orsini y Catalina Pérez de pedir la palabra durante la discusión del proyecto y anunciar que el bloque completo se iba a restar de la votación, algo que aseguran desde el interior de la bancada, no habría contado con el respaldo de todos los legisladores.

Tras la intervención del diputado Jorge Brito, los 19 legisladores salieron de la sala. No sin problemas, pues Vlado Mirosevic y Tomás Hirsch habrían increpado duramente a los congresistas que iban a abandonar el hemiciclo. Tras salir de la sala, en los pasillos del Congreso se habría producido una fuerte discusión para resolver qué hacer. Tras un tenso momento en el que incluso dos diputadas se habrían amenazado con golpearse, los congresistas votaron sobre qué hacer y la opción de regresar a votar ganó por 15 votos a 4.

Al día siguiente, cuando el Presidente Piñera convocó a un diálogo transversal en La  Moneda, Revolución Democrática no asistió a la reunión. Si bien en un principio la presidenta del partido, la diputada Catalina Pérez, mostró su disponibilidad para asistir, esta no se concretó. Además, Convergencia Social también fue invitada pero tampoco asistió.

Es que, justamente, Convergencia Social de Jorge Sharp ha sido uno de los partidos que más fuerte ha mostrado su rechazo a dialogar con el gobierno. Algo que ha manifestado la propia presidenta de la tienda, la legisladora Gael Yeomans. De hecho, la diputada afirmó tras el rechazo a participar de la cita: «Nos parece inaudito que nos inviten a un almuerzo, cuando tenemos gente haciendo fila para poder comprar su comida. Nos parece impresentable que el Presidente haga un llamado al diálogo mientras tiene las metralletas encima de la mesa«, fue el tono de sus palabras.

En medio de esa actitud de un sector del FA, salió el sociólogo y director de Nodo XXI, y «padre» del movimiento estudiantil, Carlos Ruiz, a hacer un llamado al orden del conglomerado que lo tiene como uno de los máximos referentes. «El Frente Amplio no debe seguir actuando erráticamente«, aseguró el sociólogo a La Tercera en donde recriminó duramente al bloque por restarse de la cita en La Moneda. «Este no es rato para andarse sacando selfies en las marchas, hay que irse a la casa y preparar propuestas que hay que poner arriba de una mesa», señaló.

La postura de Ruiz ha encontrado eco en el partido que se ha visto visto influenciado fuertemente por sus ideas: Partido Comunes (fundado a partir de la fusión de Izquierda Autónoma y Partido Poder). De hecho, el ex candidato a diputado de la IA y ex vicepresidente de la Fech, Francisco Figueroa, afirmó el domingo 22 de octubre en su cuenta de Twitter: «Espero que en el FA se imponga la decisión de dialogar con el Gobierno«.

Una posición, según confirman desde el interior de Comunes, es la tesis que prevalece. Algo que se ve reflejado en que la propia presidenta de la tienda, Javiera Toro, ha bregado por esa postura. «Responsabilidad de las fuerzas de cambio es bregar por una resolución política del conflicto. Agitar el vacío solo abre paso a salidas autoritarias. FA debe impulsar transformaciones reales que hagan retroceder al mercado y aseguren beneficios universales», aseguró la jefa de la tienda el domingo pasado.

Una de las figuras  de RD que se ha mostrado pro diálogo y ha criticado la idea de acusar al  Presidente Piñera, es Javiera Parada quien compitió para encabezar el partido a principios de año.

La ex agregada cultural de Bachelet fue una de las impulsoras de la cara «La democracia es diálogo», firmada por más de 1200 figuras del mundo político, social y cultural, la cual también fue suscrita por el ex coordinador nacional de la Cones y miembro de RD, Marcelo Correa. En el texto se hace un llamado a «todas las fuerzas sociales y políticas a dialogar, sin condiciones previas, con generosidad, respeto y altura de miras».

Aunque no han sido los únicos militantes del partido de Jackson que han estado a favor de esta idea. El ex presidente de la Feuc, Noam Titelman, afirmó el domingo en su cuenta de Twitter: «Yo creo que si RD quiere ser parte de discusión sobre adónde va Chile y cómo cambia de rumbo frente a lo que pasa, tiene que ir a la reunión que sea, plantear las demandas y no firmar nada hasta que estén las condiciones. Restarse de la reunión es solo restarse de la discusión«.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: