Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 06 de marzo, 2019

El último asalto en el duelo entre los comandos de Alejandro Guillier y Sebastián Piñera

Autor:

Bastián Garcés

Las acusaciones contra el actual subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, marcarían el último enfrentamiento de las elecciones presidenciales de 2017. Esto, porque los cuestionamientos a una compra de terreno en un sector mapuche que realizó el ex encargado territorial de la campaña de Sebastián Piñera, provienen de un medio cuyo directorio está integrado por el “hombre clave” de la campaña de Alejandro Guillier. Fue el mismo senador la primera figura política en difundir el artículo por redes sociales, incluso 6 minutos antes que el propio sitio web lo publicitara.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El subsecretario Ubilla debe despejar urgentemente ante la ciudadanía dos preguntas: ¿Está su propiedad en tierras cubiertas por la Ley Indígena? Si es así, ¿por qué las adquirió violando la prohibición expresa de la Ley 19.253?“, tuiteó este lunes 4 de marzo a las 7:52 de la mañana el senador Alejandro Guillier. De esta forma, el ex candidato presidencial de la Nueva Mayoría compartió el reportaje del medio digital Interferencia que daba cuenta de un terreno comprado en 2009 por el  actual subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, que supuestamente pertenece a la comunidad mapuche Mariano Millahual.

El posteo del senador por Antofagasta fue realizado 6 minutos antes de que el propio medio comenzara con la difusión de la noticia. “Subsecretario Rodrigo Ubilla compró una casa y terreno de 10.000 metros cuadrados en la comunidad mapuche Mariano Millahual, a 13 kilómetros de Pucón, pese a que Ley Indígena de 1993 prohíbe a los no mapuche adquirir dichas propiedades”, fue lo que la cuenta de Twitter de Interferencia publicó a las 7:58 de la mañana.

El reportaje del sitio digital fue replicado por otros medios nacionales. Uno de ellos fue Radio Cooperativa, que en su nota “Subsecretario Rodrigo Ubilla tiene una casa de veraneo en tierra mapuche“, dedicó un subtítulo al tuiteo que el senador por Antofagasta había escrito durante la mañana. “La publicación periodística motivó la reacción, vía redes sociales, del senador Alejandro Guillier, candidato derrotado en segunda vuelta en la última elección presidencial“, se lee en la noticia publicada por Cooperativa.

Hasta el momento se había pasado por alto que los involucrados en esta polémica eran ex integrantes de los comandos presidenciales del candidato de la Nueva Mayoría y el de Sebastián Piñera.

Uno de ellos, es el hijo del senador, el periodista e historiador Andrés Almeida, quien se desempeña como director de desarrollo de Interferencia, según se puede observar en el sitio web del medio de comunicación. Durante la campaña de 2017 Almeida, fue el jefe de comunicaciones de Guillier. Aunque sus labores iban más allá de este cargo, siendo considerado el “hombre clave” del equipo del candidato. El otro protagonista de este “round” es el actual subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien fue precisamente el encargado del área territorial de Piñera durante la segunda vuelta presidencial.

Los roles de Almeida y Ubilla en la presidencial de 2017

El periodista e historiador Andrés Almeida inició su vínculo con el actual senador por Antofagasta en Ecuador durante la década del ’80, cuando su madre María Cristina Farga conoció a Alejandro Guillier. Luego de que se casaron, Guillier adoptó en los hechos a los hermanos Andrés y Cristóbal Almeida.

Si bien durante la primera vuelta el periodista no estuvo presente en la primera línea, durante el balotaje fue un miembro clave del equipo de campaña, llegando a ser considerado como parte del “comando real” del senador –según informó T13 Semanal-, núcleo que además era integrado por Juan Enrique Forch, Enrique Soler, Harold Correa y Sergio Bitar.

En este paso al frente de Almeida influyeron Forch y Soler -entonces jefe de gabinete del senador por Antofagasta-, quienes sostuvieron reuniones con el actual director de desarrollo de Interferencia y lo animaron a tener una mayor participación en la campaña presidencial. Su involucramiento fue tal que muchos dirigentes de la Nueva Mayoría se sentían incómodos por el rol de Almeida.

Fue así como el periodista asumió un mayor protagonismo transformándose en el jefe de comunicaciones. Incluso llegó a tener apariciones mediáticas. Una de ellas ocurrió el 7 de diciembre de 2017. Ese día, mientras el abanderado de la Nueva Mayoría debatía con Sebastián Piñera, Almeida participaba en el matinal de TVN conversando sobre su historia, su familia y la relación con el congresista.

El 12 de diciembre, durante el debate realizado por Anatel se pudo observar a Andrés Almeida realizando comentarios al oído a Juan Enrique Forch; ambos recibieron al candidato al término del programa y lo acompañaron a la rueda de prensa. Aunque su mayor visibilidad ocurrió 5 días después, al término del conteo de la segunda vuelta presidencial, el periodista fue uno de los que acompañó a Guillier a dar el discurso con el que se reconocía el triunfo de Sebastián Piñera.

No obstante, su vínculo con la incursión presidencial de su padre continuó más allá del 17 de diciembre. Días después, el 30 de ese mismo mes, Almeida, que se identifica como una persona “moderada de izquierda” afirmó a Revista El Sábado que “los partidos no confiaron en Alejandro Guillier; por lo tanto, nunca establecieron puentes de confianza para hacer una candidatura en la que ellos adhirieran“. Meses después, fundó junto a Víctor Herrero el medio digital Interferencia, que hizo pública la noticia respecto al terreno comprado por el subsecretario Ubilla.

Al igual que en el caso de Almeida, el actual subsecretario del Interior se sumó a la campaña presidencial durante la segunda vuelta. De hecho, apenas se dieron a conocer los resultados de la primera votación, en la que el abanderado de Chile Vamos obtuvo el 36,64% de las preferencias, el actual ministro del Interior, Andrés Chadwick, se contactó con el abogado Rodrigo Ubilla.

En ese sentido, Ubilla se hizo cargo del equipo territorial, que fue una prioridad del comando de Piñera de cara al balotaje. El equipo fue integrado por el ex subsecretario de Prevención del Delito, Cristóbal Lira, como coordinador de la red de apoderados; el ex subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Flores; y la ex jefa de gabinete de Andrés Chadwick, María José Gómez.

Sobre el rol de este grupo en la campaña, Ubilla afirmó a T13 Semanal, días antes de la segunda vuelta, que había realizado “un fuerte énfasis en la Región Metropolitana, es donde estamos haciendo un trabajo mucho más profundo, pero también algunas comunas prioritarias como Valparaíso“.

La ofensiva de Guillier tras la publicación

Horas después de que el senador realizará difundiera la nota en Twitter, el subsecretario Ubilla emitió una declaración pública en la que afirmó que “al momento de realizarse la compra del mencionado terreno, en noviembre de 2009, éste era de propiedad de Guadalupe Moris Gajardo, chilena que no pertenece a ningún pueblo indígena” y que “conforme a la Ley N°19.253, para que una tierra sea indígena, además de los títulos que la propia ley indica -como los títulos de merced-, es requisito que personas o comunidades indígenas sean propietarios de ellas, lo que no ocurría al momento de la compraventa”.

Los descargos fueron respondidos por el ex candidato presidencial, quien a través de su cuenta de Twitter insistió en el tema y calificó como “inconsistente” la declaración de Ubilla. Señaló que se trataba de un “situación con vicio de nulidad absoluta, típico subterfugio para despojar a los mapuche de sus derechos ancestrales”.

Este martes el medio Interferencia salió a cuestionar la información entregada por el ex encargado territorial de Sebastián Piñera a través de la nota “Ubilla elude dudas de fondo y acude a resquicios para justificar compra de tierras mapuche“. Titulando con un concepto parecido al que usó el senador en su cuenta de Twitter. “El subsecretario del Interior respondió al reportaje de Interferencia que la compra de una hectárea en territorio indígena fue un acto legal. Pero, está equivocado o falta a la verdad“, se lee en el texto.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: