Publicado el 07 de abril, 2020

El mensaje de la doctora chilena que combate el coronavirus en la Clínica Mayo: «Quédense en sus casas»

Autor:

El Líbero

Fernanda Bellolio, Jefa de Investigación del Departamento de Medicina de Emergencia de la Clínica Mayo y profesora titular de la institución, relata cómo se vive en Estados Unidos, actual epicentro de la pandemia, la crisis del Covid-19. «Hay temor entre los ciudadanos a enfermarse», dice y señala que «la alta contagiosidad y rápida progresión de falla respiratoria en pacientes jóvenes», son las característica que le llaman la atención del coronavirus.

 

Autor:

El Líbero

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«En la desesperación de encontrar algo que ayude con la enfermedad, empezamos a practicar medicina que no está basada en la evidencia. Sin embargo, hasta que podamos crear esa evidencia, tenemos que seguir manejando los pacientes con la información disponible», señala la doctora chilena Fernanda Bellolio quien se desempeña en el departamento de Emergencias de la Clínica Mayo.

Desde el año 2006 trabaja en la prestigiosa institución en donde también es profesora titular y miembro de Operations Coordinating Group (grupo que se encarga de las operaciones estratégicas de la Clínica). Desde Estados Unidos, país que hoy es centro de la pandemia con más de 366.000 contagiados y cerca de 11.000 fallecidos, la médico -magíster de Ciencia Traslacional e Investigación Clínica-, hermana del diputado Jaime Bellolio, relata a El Líbero cómo es lidiar con este virus que aún no tiene cura.

-¿Cómo se vive hoy la crisis por el coronavirus en el sistema de salud de EE.UU.? ¿Será capaz de hacer frente a la demanda proyectada?

-Para contestar esta pregunta, y porque EE.UU. es muy grande, invito a mirar el mapa virtual de Hopkins  Aquí se puede ver cómo hay zonas con muchísimos más casos que otras, especialmente cerca de las costas y en Estados con más habitantes como New York, New Jersey, Florida, California, Washington, Michigan, entre otros. Hoy EE.UU. tiene una población cercana a 330 millones de habitantes, y cuenta con más de 312.000 casos confirmados y 8.500 muertes (cifras hasta el domingo). La crisis se vive a nivel nacional similar que en otros países. Gran aumento de trabajo a distancia, reuniones telefónicas o virtuales o “teletrabajo”. La gente se queda en su casa y respetan las sugerencias del CDC. Afortunadamente esto es una práctica común en EE.UU., ya que es frecuente que se trabaje colaborativamente con personas que viven en otros Estados, por lo tanto, reuniones telefónicas o basadas en la web son frecuentes.

Por otro lado el desempleo está a niveles altísimos, 10 millones de ciudadanos pidieron beneficios de desempleo por primera vez en 2 semanas (es decir, nuevos desempleos).

El problema del coronavirus es cuando afecta población con menos acceso a salud y recursos, y más comorbilidades (enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad coronaria, enfermedad renal crónica)».

La respuesta a si Estados Unidos será capaz de enfrentar la demanda es: depende. Depende de los casos y recursos disponibles. Hay lugares con pocos casos (hasta el momento), en que hay recursos y se está aplanando la curva, por lo tanto, no se va a saturar el sistema tan rápido, y hay lugares como New York, en que el número de casos es muy alto, y muchos hospitales están llenos, o “más llenos” de lo que estaban antes, con muchos pacientes enfermos a los cuales es difícil darles el mismo cuidado que si no estuviéramos en situación de pandemia. Los médicos, enfermeras, terapistas respiratorios y todo el personal de salud está trabajando lo mejor que puede con los recursos que tiene.

El problema del coronavirus es cuando afecta población con menos acceso a salud y recursos y más comorbilidades (enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad coronaria, enfermedad renal crónica).

 -¿Comparte la comunidad médica el diagnóstico y las proyecciones que realizan las autoridades políticas de Estados Unidos?

-Para ser sincera, yo no escucho la opinión política, sino que la del CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades). Mi deber es seguir las sugerencias de las autoridades sanitarias y la OMSEn general la comunidad de la salud está de acuerdo con las proyecciones de los organismos sanitarios. No hemos llegado a la cumbre, esto no está superado. Esto no es una carrera corta sino que una maratón, y hay que estar preparados para seguir corriendo.

¿Cuál es la reacción que ha tenido la ciudadanía en general respecto de la crisis? ¿Se cumplen las recomendaciones de aislamiento social? ¿Las cuarentenas obligatorias?

-Hay temor entre los ciudadanos a enfermarse con coronavirus. Sí, se cumple el aislamiento social. El aislamiento social es mucho más común en EE.UU., donde en general es frecuente mantener más distancia social.

El aislamiento social no detiene el virus, pero enlentece la progresión, y así cuando los más enfermos necesiten una unidad de cuidado crítico y un ventilador mecánico, esto va a estar disponible».

Sabemos que la distancia social funciona para disminuir los contagios, y es un deber ciudadano de respetar. Mientras antes se comienza la distancia social, más lenta la progresión. La gente evita usar transporte público, los colegios, universidades, y la mayoría de las sala cuna están cerradas.

COVID-19 está avanzando a distinta velocidad en distintas ciudades. El aislamiento social no detiene el virus, pero enlentece la progresión, y así cuando los más enfermos necesiten una unidad de cuidado crítico y un ventilador mecánico, esto va a estar disponible. Ciudades que decretaron la orden de estar en la casa más tarde están viendo más casos simultáneos.

-Ha habido distintas estrategias adoptadas por los gobiernos de diferentes países frente al coronavirus. Algunos han sido más restrictivos y han avanzado con rapidez hacia el lockdown. Otros han adoptado un camino distinto. ¿Se da esa discusión en la comunidad médica de EE.UU.?

-Mi opinión personal es que la idea de aplanar la curva es fundamental para disminuir la mortalidad. Lamentablemente aplanar la curva significa también que el coronavirus va a estar dando vueltas por un tiempo más largo. Un buen ejemplo para entender lo del aislamiento social fue publicado en el Washington Post.

-¿Mantiene contacto con miembros de la comunidad médica chilena? ¿Qué opinión se ha podido formar respecto del modo en que se ha enfrentado en Chile esta crisis?

-Sí, mantengo contacto con compañeros de medicina. La visión de mis amigos es bastante crítica. Afortunadamente en este momento les parece que se está enfrentado lo mejor posible con los recursos disponibles, y todavía hay bastante incertidumbre.

-¿Es posible hacer algún tipo de paralelo entre la situación en Chile y en EE.UU. con respecto al coronavirus? Las estadísticas muestran que Chile, en comparación con otros países de Latinoamérica, e incluso si se le contrasta con varios países desarrollados, muestra cifras esperanzadoras. ¿Pueden ser a su juicio solo un espejismo o permiten ser optimistas?

-Yo le preguntaría a un experto nacional sobre la situación en Chile. Mi opinión desde Estados Unidos sería sesgada, no informada y no basada en evidencia.

En la desesperación de encontrar algo que ayude con la enfermedad, empezamos a practicar medicina que no está basada en la evidencia. Sin embargo, hasta que podamos crear esa evidencia, tenemos que seguir manejando los pacientes con la información disponible».

-La enfermedad provocada por el Covid-19 es nueva y genera situaciones que han sorprendido a muchos médicos. ¿Qué le ha llamado la atención de este virus?

-Alta contagiosidad, y rápida progresión de falla respiratoria en pacientes jóvenes. Covid es un ejemplo perfecto de lo que sucede con una enfermedad para la cual no existe vacuna y no existe tratamiento efectivo. Si existiera vacuna, estaríamos viviendo una situación extraordinariamente diferente. Si existiera un tratamiento efectivo podríamos disminuir la mortalidad.

Hay muchos tratamientos que se están probando en estudios clínicos para combatir el virus de COVID-19 (el virus es SARS-CoV-2) incluyendo el uso de hydroxychloroquine y choloquine solos o en combinación con un antibiótico (azithromycin) que son medicamentos anti malaria y además se usan en algunas enfermedades reumatológicas; uso de bloqueadores del receptor de angiotensina que son una familia de medicamentos que se usa para la hipertensión y falla cardiaca congestiva; antivirales (lopinavir, ritonavir, remdesivir, oseltamivir) como los que se usan para VIH (virus inmunodeficiencia adquirida) e influenza; Bevacizumab, Fingolimod, Leronlimab, y otros medicamentos.

El problema es que por la urgencia y magnitud de COVID, hemos visto el reporte rápido y la diseminación de los resultados de estudios con mala metodología. Se han disminuido los estándares de calidad de los estudios publicados, y por ejemplo, se han adoptado prácticas clínicas luego de ver resultados de estudios con 20 pacientes y muchísimos sesgos (como el caso del estudio en que se basa el uso de choloquine + azithromycin). En la desesperación de encontrar algo que ayude con la enfermedad, empezamos a practicar medicina que no está basada en la evidencia. Sin embargo, hasta que podamos crear esa evidencia, tenemos que seguir manejando los pacientes con la información disponible.

COVID es un espectro amplio de enfermedad, desde asintomáticos (para los cuales el test de COVID tiene muchos falsos negativos) hasta enfermedad respiratoria severa. Un pequeño porcentaje va a llegar a la enfermedad severa (ARDS), pero mientras más gente esté enferma, mayor el número total de enfermos graves.

 -¿Cuál ha sido su experiencia personal con el coronavirus? ¿Cómo ha impactado su vida profesional y personal? 

-Hay personal de salud que ha contraído la enfermedad, y algunos muy enfermos, en ventilación mecánica por muchos días. Por ejemplo en Boston, hay mucho personal de salud contagiado. Afortunadamente yo trabajo en un lugar que está preparado para enfrentar esta crisis, y tenemos los recursos para proteger al personal de salud con guantes, mascarillas y delantales necesarios. Da gusto trabajar en un lugar en el que me siento segura en mi trabajo a pesar de necesitar usar mascarilla por más de 8 horas.

Si pudiera mandar un mensaje a los ciudadanos en Chile es de quedarse en sus casas. Respetar las recomendaciones del personal de salud. Hacer cuarentena total si es que uno tiene síntomas de resfrío, tos, o fiebre».

 Además tenemos un sistema de telemedicina que provee ayuda a 21 otros servicios de urgencia. Esto permite mantener pacientes en los hospitales locales y no necesitar transferirlos a un solo centro. Este servicio se presta en la urgencia, en la unidad de cuidados intensivos, y en otros servicios (como TeleStroke y TeleNeonatologia).

Si pudiera mandar un mensaje a los ciudadanos en Chile es de quedarse en sus casas. Respetar las recomendaciones del personal de salud. Hacer cuarentena total si es que uno tiene síntomas de resfrío, tos, o fiebre. No hay que salir a hacerse el test “solo para saber”. Ir al hospital si es que uno está con dificultad para respirar, pero no llenar las salas de espera con pacientes con posible COVID que no necesitan cuidado médico.

La gran mayoría de los contagiados va a tener mínimos síntomas. Es nuestro deber cuidar a los adultos con enfermedades crónicas, aquellos recibiendo quimioterapias, aquellos inmunosuprimidos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete