Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 22 de mayo, 2019

El institutano que se aburrió de la violencia: «El miedo se tomó a la comunidad»

Autor:

Federico Molina Rillon

El abogado Jaime Jansana es integrante de la directiva del Centro de Ex Alumnos del Instituto Nacional; en 1981 fue presidente de los alumnos, y hoy lidera querellas contra los estudiantes acusados de estar tras los hechos de violencia y quienes sean responsables de amenazas a apoderados y a menores que han denunciado la actual crisis. «Mientras más tardemos en hacer cumplir la ley, la ingobernabilidad que partió en el Instituto Nacional se va a trasladar progresivamente al país», sentencia.

Autor:

Federico Molina Rillon

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace dos semanas, el recinto educacional en donde estudiaron 18 ex Presidentes y decenas de Premios Nacionales vive una profunda crisis interna. La comunidad ha sido testigo nuevamente de hechos de violencia. Cansados de esto, el pasado jueves un grupo de apoderados del Instituto Nacional presentaron querellas por amenazas a un alumno de 8º básico y a una apoderada. Además de éstas, anunciaron que están preparando una tercera querella en contra de dos estudiantes por infracción a la ley de control de armas.

Jaime Jansana fue el abogado que los asesoró. Él pertenece al Centro de Ex Alumnos del Instituto y, además, fue alumno del recinto y presidente del Centro de Alumnos en 1981.

En entrevista con El Líbero, quien también fuera candidato a Fiscal Nacional, se mostró preocupado por la actual situación de establecimiento. «Tienes un cuerpo de docentes atemorizados, un cuerpo directivo con miedo, porque el miedo se tomó a la comunidad. Es decir, los delincuentes tuvieron éxito. Amedrentaron a 4.200 personas», dice sobre el grupo que ha causado que se interrumpan las clases en medio de hechos de violencia.

-¿En qué consisten las querellas que presentaron y cuáles son las motivaciones que existen detrás de éstas?

-En principio hemos presentado hasta ahora dos querellas. La primera es contra los responsables de amenazar con quemar a una apoderada al ingresar al colegio, por una persona vestida de “Casa de Papel”, es decir, con un overol blanco y una máscara. La segunda, es por amenazas que sufrió un alumno de 8o. básico, promedio 6.0 y presidente de curso. Subieron fotos de él en redes sociales y lo tildaron de «sapo» y de denunciar a sus compañeros. La fotografía fue sacada al muchacho saliendo del colegio y a los 20 minutos estaba subida a Instagram. La querella es contra de quien resulte responsable de esta funa por internet.

Si usted me toma una foto, usted está violando mis derechos humanos; si me expulsa de clases, está violando mis derechos humanos; cuando lanzo una bomba molotov y alguien actúa, están violando mis derechos humanos y no soy yo quien está cometiendo un delito. Esa es la realidad al interior del Instituto Nacional».

– También ustedes anunciaron una tercera querella…

-Esta guarda relación a dos estudiantes formalizados por transgresión o infracción a la Ley de Control de Armas por portar bombas molotovs y desórdenes graves en la vía pública. Esa querella está en preparación para ser presentada en esta semana o la próxima.

 -Para usted que es ex alumno y parte de la comunidad, ¿cómo evalúa el actuar de la municipalidad, de la comunidad escolar y de Carabineros?

-Me llama la atención que el alcalde, los parlamentarios se hayan centrado en una ley que tiene que ver con el régimen disciplinario al interior de los colegios. Pero una cosa es la disciplina y otro es el régimen de convivencia al interior de un colegio. Una cosa es el bullying, no asistir a una prueba sin certificado médico, llegar con uniforme indebido, pero otra cosa distinta son delitos. Los delitos en Chile están establecidos en el Código Penal desde 1878. Y los delitos contra las personas y contra la propiedad tiene 150 años a lo menos. En consecuencia, excusar la acción de los órganos públicos esperando presentar querellas por Aula Segura cuando lo que corresponde es presentarlas por ilícitos, es confundir absolutamente todo.

Mientras más tardemos en hacer cumplir la ley, la ingobernabilidad que partió en el Instituto Nacional se va a trasladar progresivamente al país. Por eso es necesario aplicar la ley».

-¿Y sobre los carabineros?

-En Chile estamos cumpliendo la “ley del péndulo”. En la década de los 80 se violaban los Derechos Humanos a través del aparato público, entre ellos Carabineros, y en democracia fueron reforzándose los derechos ciudadanos. Pero esta determinación generó una subcultura donde ahora cada cual puede hacer lo que quiera y la autoridad no se atreve a hacer lo que debe. Eso se traduce en definitiva, que Carabineros no establece ninguna planificación previa del punto de vista de la inteligencia como para ingresar a un lugar. Es decir, si un lugar tiene cuatro entradas, Carabineros de igual manera ingresa por la entrada principal, con el objeto de ser víctima de las molotov que lanzan delincuentes. Entonces, hacen una especie de pantomima, en el sentido que no terminan haciendo nada para no dañar a nadie. Y esa es la realidad, mientras que la convivencia se sigue deteriorando, los delincuentes siguen haciendo lo que quieren y Carabineros no hace lo que debe.

-A nivel de la comunidad escolar, ¿cómo considera que se ha actuado?

-La comunidad directiva se siente completamente huérfana. Nadie se siente con la autoridad de hacer nada, porque la discusión interna es que si usted me toma una foto, usted está violando mis derechos humanos; si me expulsa de clases, está violando mis derechos humanos; cuando lanzo una bomba molotov y alguien actúa, están violando mis derechos humanos y no soy yo quien está cometiendo un delito. Esa es la realidad al interior del Instituto Nacional. Toda la realidad trastocada. Al final tienes un cuerpo de docentes atemorizados, un cuerpo directivo con miedo, porque el miedo se tomó a la comunidad. Es decir, los delincuentes tuvieron éxito. Amedrentaron a 4.200 personas y, en medio de todo esto, sacan la parafernalia de hacer el colegio mixto. ¿Qué padre va a enviar a su hija a un colegio donde se cometen delitos y nadie hace nada? Ponen como cascabel y todos comienzan a discutir sobre si hacer el Instituto Nacional Mixto o no, en medio de este desastre. Parece como si existiera un cronograma para el despiste, para el engaño, para no hacernos cargo de los problemas reales y de las causas que los provocan.

Los delincuentes tuvieron éxito. Amedrentaron a 4.200 personas y, en medio de todo esto, sacan la parafernalia de hacer el colegio mixto».

-¿Qué posibles soluciones ve para este problema como un ex alumno del Instituto Nacional?

-Mientras más tardemos en hacer cumplir la ley, la ingobernabilidad que partió en el Instituto Nacional se va a trasladar progresivamente al país. Por eso es necesario aplicar la ley. Los temas infraccionales son temas infraccionales, que se sancionan con penas infraccionales. Los temas delictuales son asuntos propios del derecho penal y esa persona que ha cometido un ilícito, debe pagar penalmente. Y lo que está pasando tiene que ver con un tema delictual.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: