Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 22 de abril, 2019

El «flechazo» de la Nueva Mayoría con la multinacional china Huawei

Autor:

Emily Avendaño

La ex Presidenta Michelle Bachelet y los senadores Alejandro Guillier y Guido Girardi celebraron la relación entre Chile y China, y en particular con la empresa Huawei. La era Bachelet 2 marcó una inflexión en el desarrollo de la compañía en el país. Pasó de tener 3% de participación en el mercado de las telecomunicaciones a alcanzar en un año el 15%. Además se adjudicó el desarrollo de la Fibra Óptica Austral. Diversos viajes de dirigentes de la Nueva Mayoría a China y de chinos a Chile marcaron esa época.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Visitar o no las oficinas matrices de Huawei parecía ser el gran dilema del Presidente Sebastián Piñera en su visita a Asia. Hoy el Mandatario partirá rumbo a China en medio de la presión del gobierno estadounidense -tras las declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo-, que desconfía de la tecnología del gigante chino, a la que acusa de permitir el espionaje.

Huawei llegó definitivamente a Chile el año 2007. Su presencia antes no fue un problema. En particular durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet. En 2015, la empresa tenía un 3% de participación en el mercado de las telecomunicaciones chileno. Al cabo de poco más de un año sus números habían ascendido hasta el 15%.

Li Baorong, embajador de China en Chile entre 2014 y 2017, publicó una columna en El Mercurio el 8 de junio de 2015. Aseguró, en el titular, que las relaciones China-Chile se encontraban en un “nuevo punto de partida”. Esto después de la visita oficial que realizó a Chile el Primer Ministro de China, Li Keqiang, para reunirse con la entonces Presidenta Bachelet. De esa visita, detallaba el embajador, se publicó una Declaración Conjunta entre los dos gobiernos y se firmaron 18 documentos, incluyendo el Plan de Acción Conjunta: una guía para futuras cooperaciones en diversas materias.

La visita del Primer Ministro de China ocurrió en mayo de 2015. Se acordó explorar oportunidades de inversión y cooperación en materia de infraestructura, capacidad productiva, energía, minería y agricultura y otras.

Li Baorong dejó su cargo como Embajador de China en Chile en octubre de 2017 –en noviembre fue enviado a Venezuela, donde todavía representa los intereses del gigante asiático ante Nicolás Maduro–, pero mientras estuvo aquí el Presidente Xi Jinping también visitó Chile, en 2016; y Bachelet fue a China en 2014 y 2017. “Las relaciones entre China y Chile están empezando su nuevo capítulo. Tengo la plena confianza de que, a medida que los acuerdos de la visita se pongan en marcha, la Asociación Estratégica China-Chile tendrá un futuro mucho más próspero y fructífero”, concluía en la columna. Fructífera fue, en especial, para Huawei.

2015 sería entonces “el punto de inflexión de Huawei en Chile”, según declaró Martín Bize, gerente General de Devices de la compañía al Diario Financiero el 30 de junio de 2015, en referencia a su estrategia para posicionar sus smartphones. Sin embargo, en ese momento ya se había firmado el acuerdo de cooperación sobre computación astroinformática y data center entre la Universidad Técnica Federico Santa María, Huawei Chile y la Academia de Ciencias China, que se rubricó con la presencia de la Presidenta Bachelet, y el Primer Ministro de China, Li Keqiang.

En la práctica este lugar estaba destinado a convertirse en un moderno data center: el de mayor almacenamiento del país y uno de los más grandes de América Latina. Esta alianza ocurrió en un momento en el que la compañía china estaba bajo un fuerte escrutinio de los Estados Unidos, que se preocupaba por la ciberseguridad y la piratería. Incluso, en 2012 un informe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso de ese país recomendó a las empresas de telecomunicaciones estadounidenses evitar usar a Huawei como proveedor. Argumentaban “amenazas para la seguridad nacional”. Se trata de acusaciones que Huawei siempre ha desmentido. No obstante, evidencian que las advertencias realizadas por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, no son novedad.

De hecho, en diciembre de 2018 la compañía vivió un polémico episodio cuando Meng Wanzhou, heredera y vicepresidenta de la multinacional fue detenida en Canadá por acusaciones de Estados Unidos contra la empresa de violar las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

De regreso al embajador Li Baorong –y como dato curioso–, en 2017, regaló un celular marca Huawei al subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros, según datos transparentados por la Ley del Lobby.

La Nueva Mayoría visita China y el recorrido incluye las instalaciones de Huawei

Como parte del Chile Week, en septiembre de 2016, una delegación de autoridades, políticos y empresarios chilenos visitó el Centro de Exhibición Tecnológica de Huawei Enterprise en Beijing, China. La delegación la encabezaba el ex Presidente Eduardo Frei; e iba acompañado de otras figuras del gobierno de la Nueva Mayoría en ese momento: Pedro Huichalaf (PPD), subsecretario de Telecomunicaciones; Luis Felipe Céspedes (DC), ministro de Economía; Andrés Rebolledo (PS), director general de la Direcon.

Huichalaf antes había sido asesor del senador Guido Girardi (PPD). Girardi en el Congreso del Futuro realizado en 2018 dijo sobre Huawei: “Es una empresa comprometida y que ha estado contribuyendo activamente con el Congreso del Futuro en su rol de líder mundial en innovación, lo que nos permite acercar las nuevas tecnologías en esta era de la hiperconectividad, y abrir la discusión en temas como inteligencia artificial y 5G, entre otros”. En el evento la compañía también fue reconocida por “su contribución al desarrollo tecnológico y social del país, y por su trayectoria promoviendo soluciones TIC innovadoras”.

Huawei tiene otros antecedentes con respecto al Congreso del Futuro. En su versión de 2015, aparecía como uno de sus auspiciadores, junto con Enersis, VTR, Entel y Copec. En 2016 la Comisión Revisora de Cuentas del Senado planteó reparos al modo de financiamiento del evento, creado e impulsado desde 2011 por el senador Girardi. El informe indicaba que la actividad recibía “aportes de empresas privadas que no pasan por la contabilidad de la corporación del Senado, sino que son recaudados y distribuidos por una productora externa (Ideograma Comunicaciones Integrales), reclutada sin licitación”.

Hubo otra visita a China por parte de un senador de la Nueva Mayoría que causó expectación en el país. En el verano de 2017 el senador y entonces precandidato presidencial Alejandro Guillier pidió un permiso constitucional a la Cámara Alta y se ausentó durante varios días. Partió sin entregar antes mayores detalles sobre los motivos de su viaje, al punto de que varios dirigentes del Partido Radical habían planificado actividades con él que debieron ser suspendidas.

Asistió invitado por el gobierno de Xi Jinping. Recorrió las principales empresas chinas, incluyendo Huawei, y se reunió con altos mandos de la República Popular China, uno de ellos el viceministro del Departamento Internacional del Partido Comunista, Li Jun. Estuvo en Beijing, Shanghai y Hangzhou.

«Esta invitación me cayó como anillo al dedo, porque estamos trabajando aspectos programáticos y, obviamente, el mercado asiático aparece como interesante en el tema de la innovación, de las nuevas economías, el conocimiento y el medio ambiente», explicó el senador en una entrevista para El Mercurio.

Grandes proyectos: la Fibra Óptica Austral

La multinacional anunció en noviembre de 2016 que instalaría en Chile su Centro Regional de Innovación para la industria de las TIC. Esto de acuerdo con un Memorándum de Cooperación firmado por el subsecretario de Telecomunicaciones, Rodrigo Ramírez, y el gerente general de Huawei Chile, Quin Hua (quien figura en la foto de portada junto a la ex Presidenta Bachelet). El acuerdo se firmó durante la visita oficial del presidente de China, Xi Jinping, al país, quien además se encontraba de gira por Latinoamérica.

En esa ceremonia el embajador, Li Baorong, destacó: “El acuerdo entre Huawei y el gobierno de Chile, es un reflejo de que Chile se ha convertido en un aliado estratégico integral, ya que además de existir un intercambio comercial profundo en el ámbito de las materias primas ahora se suman las Tecnologías de la Información, un área donde tenemos mucho que aportar y que es clave para el desarrollo económico y social”.

En esa visita el líder de China y la Presidenta Bachelet suscribieron 12 acuerdos, entre ellos el memorándum de cooperación y transferencia tecnológica entre la Subtel y la compañía Huawei Chile. »Este es un encuentro que afianza y da un mayor estímulo e impulso a nuestros vínculos», subrayó en la ocasión Bachelet.

Pocos meses después, en abril de 2017, Subtel y Huawei firmaron un acuerdo de pre-factibilidad técnica para el desarrollo de una conexión directa entre Asia y Chile a través de un cable de fibra óptica para unir a China con Chile por el Océano Pacífico.

“Este es el puntapié inicial para un cable de fibra óptica chino-chileno. Con este estudio de prefactibilidad vamos a analizar qué rutas son posibles, cuánto cuesta el proyecto. Esto significa que hemos firmado un acuerdo de mucha importancia económica para el país”, aseguró el entonces subsecretario Rodrigo Ramírez (PPD). En junio de ese mismo año la empresa entregó el informe en aras de consolidar la idea de un cable transpacífico Asia-Latinoamérica. El texto sugería tres rutas posibles, que implicaban una inversión de US $650 millones.

La idea de trazar un cable de fibra óptica que uniría a Chile con Asia ya había sido esbozada por Pedro Huichalaf, siendo subsecretario de Telecomunicaciones, en una visita oficial a China que realizó en enero de 2016, en ese viaje destacó una visita al Centro de Producción de Huawei.

Huawei logró su objetivo de involucrarse en el negocio de la fibra óptica con Chile, a través de uno de los proyectos de infraestructura pública más grandes del gobierno. El 16 de octubre de 2017, junto a la empresa de telefonía local Comunicación y Telefonía Rural (CTR), se adjudicaron el mayor tramo de la Fibra Óptica Austral (FOA), que unirá Puerto Montt y Puerto Willliams: un cable submarino de 2.829 kilómetros, que debía estar concluido en un plazo de 26 meses.

“Hemos llevado adelante la política pública más ambiciosa y revolucionaria para infraestructura y desarrollo digital en la historia de nuestro país. Un enorme hito del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”, declaró Rodrigo Ramírez. El subsecretario se vio envuelto luego en una polémica relacionada con la FOA, al haber ido a la Antártica -viaje organizado por el Instituto Antártico Chileno (INACH) que hasta hoy es dirigido por Marcelo Leppe- para evaluar extender un cable de fibra óptica a esa zona. También participó un técnico de Huawei Marine, uno de la empresa inglesa Global Marine y el dueño de la chilena Bentos. Para un tramo que no estaba considerado inicialmente, Ramírez solicitó la colaboración de la FACH, lo que generó un costo que terminó siendo investigado por la Contraloría regional.

En julio de 2017, la gigante tecnológica anunció que expandiría sus negocios en Chile y exploraría el mercado eléctrico asociado con otra mega compañía asiática: la estatal Sepco. Una de las reuniones que sostuvieron para plantearle al gobierno su nuevo interés fue con el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Andrés Romero, quien conversó por más de una hora con el vicepresidente en Chile de Huawei, Dong Xiaozhou.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: