Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 05 de septiembre, 2019

El «encriptado» estilo de vida del activista que tiene a Bellolio enfrentado con el embajador chino

Autor:

Bastián Garcés

La periodista chilena Sascha Hannig ha entrevistado a Joshua Wong vía Skype en al menos tres oportunidades. Además, a través de WhatsApp le contó sobre la polémica entre el diputado y el representante de Beijing en Santiago. Las conversaciones virtuales se han desarrollado en medio de las detenciones que ha sufrido el joven hongkonés, y en las que incluso han recibido la ayuda de un canal de YouTube anticensura china.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

WhatsApp y Skype han sido los principales medios de comunicación que ha utilizado la periodista Sascha Hannig para conversar con Joshua Wong, el joven líder que encabeza las protestas de Hong Kong contra el régimen chino de Xi Jinping. Diálogos que se plasmaron en una entrevista que Hannig publicó en el sitio web de la Fundación Para el Progreso (FPP), un trabajo que se enmarca en el proyecto Disidentes el que busca «registrar los testimonios de quienes se atreven a sacar la voz frente a sociedades o gobiernos represivos en todo el mundo».

Y la palabra del proyecto en el que trabaja la periodista es el concepto que define al hongkonés de 22 años. «Joshua se define a sí mismo como disidente«, explica Hannig a El Líbero sobre el joven que se hizo conocido a nivel internacional en 2014, cuando encabezó con 15 años la Revolución de los Paraguas. Se trató de la primera protesta en la que la región administrativa especial del país asiático le solicitó mayor autonomía a Beijing.

Movilizaciones que se han repetido durante este año y en las que Wong ha vuelto a tomar el liderazgo de los manifestantes, quienes exigían eliminar el proyecto de ley de extradición impulsado por el régimen de Xi Jinping, además de la realización de elecciones libres y sin la intromisión del gobierno chino.

Fue en ese contexto que el diputado Jaime Bellolio (UDI) junto a su par Vlado Mirosevic (PL) se juntaron en Hong Kong con Joshua Wong, una cita que no cayó nada bien en el régimen comunista, especialmente en su embajador en Chile Xu Bu. El diplomático publicó una columna el domingo pasado en El Mercurio criticando al parlamentario UDI por «reunirse con la persona equivocada» y calificando a Wong de un «matón social».

Una situación que produjo el enfrentamiento entre el legislador de la UDI y el representante de Beijing en Santiago. La reacción de Bellolio no se hizo esperar y a través de Twitter afirmó: «El régimen comunista chino le tiene pánico a un joven de 22 años que busca algo tan sencillo -pero tan revolucionario para los autoritarios- como escoger en elecciones libres y transparentes a sus autoridades». Este miércoles el embajador continuó las críticas en otra carta en la que señaló que si Bellolio «no hubiera minado primero los intereses fundamentales de China, como la integridad territorial, soberanía e independencia política, yo no tendría ningún interés en hacer comentarios sobre su actuación«.

Esto motivó la respuesta del diputado, quien horas después de que la administración de Hong Kong decidiera retirar el proyecto de ley de extradición, afirmó en Emol TV que «¿por qué le tienen tanto miedo a Joshua Wong? Porque les ganó«. A lo que agregó que «la razón por la cual el embajador de China está enojado (es) porque simplemente no cree en la democracia, no le gusta la democracia«.

«Joshua sabe que cuando pierdan la palestra internacional, China va a tomar represalias en silencio»

Al menos tres veces ha conversado la periodista chilena Sascha Hannig con el activista hongkonés, un enlace que lograron establecer a través de la red Forum 2000, encuentro que se realiza anualmente para analizar la situación de las democracias en el mundo y en el que participa la Fundación Para el Progreso y el propio Wong.

Las conversaciones con el dirigente opositor a Beijing fueron a través de plataformas digitales -principalmente WhatsApp y Skype-, las cuales se llevaron a cabo entre las protestas que el joven encabezaba y las detenciones que sufrió por su liderazgo. A eso se sumó otra dificultad: La diferencia horaria que hay entre Santiago y Hong Kong: 12 horas. Es por este motivo que los diálogos entre la periodista y el activista se realizaron durante la madrugada chilena, entre la 1:00 y las 3:00 de la mañana de Santiago.

«Nosotros hemos mantenido conversaciones con Joshua desde que comenzaron las protestas de este año y hemos hablado tres veces con él, al mismo tiempo que entraba y salía de la cárcel», explica Hannig quien además agrega que han contado con la ayuda de un canal de YouTube anticensura china.

La primera conversación que sostuvo Hannig con Wong se enfocó en la revolución de los paraguas, el movimiento que el activista lideró en 2014. La periodista explica que ese año «fue un momento crítico porque para muchos fue el momento en que China decidió burlar o ignorar el pacto chino-británico que firmaron en 1997, creando una reforma propuesta desde Beijing que básicamente señala que las personas que representan a Hong Kong deben amar a Hong Kong y también a su patria, o sea China, entonces si una persona es representante hongkonés en el Parlamento tiene que tener cierta afinidad con las directrices de Beijing, lo que provocó un gran descontento entre los jóvenes».

Aunque esa no fue la primera intervención que realizó Wong en Hong Kong, el joven encabezó tres años antes, en 2011, el movimiento escolarista -que se levantó como oposición al gobierno chino que buscaba instaurar una asignatura obligatoria en los colegios enfocada en resaltar los valores del comunismo y del país-. El escolarismo sentaría las bases para las movilizaciones de 2014.

No obstante, la periodista señala que las protestas de este año son diferentes a las de 2014. «Las movilizaciones de 2019 han sido bastante orgánicas y espontáneas, el rol de Joshua desde el partido Demosisto ha sido la gestión discursiva y de las protestas más que de la promoción y la organización de las protestas en sí, las que se coordinan a través de grupos de Telegram que están encriptados», comenta Hannig.

Este fue un tema que abordó la periodista en la entrevista con el joven, en la que Wong, al ser consultado sobre cómo es ser un disidente del siglo XXI, dijo: «Bastante diferente de lo que experimentamos en los días anteriores, pues con el libre flujo de información y el surgimiento de las redes sociales, la difusión es muy diferente«.

«Ser ciudadano de Hong Kong significa nacer en la ambigüedad. Significa no ser británico, ni cantonés, ni chino, sino algo intermedio», escribe la periodista en la introducción de uno de los segmentos de la entrevista. Las diferencias con el China no son solo por su sistema económico y su régimen político, sino que también culturales. Mientras en Beijing reina el mandarín, en Hong Kong la mayoría de la población habla cantonés. Incluso, las diferencias son religiosas.

En Hong Kong hay una mayor apertura espiritual, de hecho Wong es cristiano. Sobre este tema el joven comenta en la entrevista que «como cristianos, reconocemos firmemente la importancia de la libertad religiosa. Además, Dios y Jesús nos dieron independencia mental y pensamiento crítico. Pero esas cosas—el cristianismo, la libertad religiosa y la independencia mental— amenazan al régimen». No es solo un peligro para el gobierno chino sino que él mismo, señala la periodista a El Líbero, ser joven, disidente y religioso es una combinación que es mirada con recelo desde Beijing.

Hannig cuenta que le escribió por WhatsApp al activista para contarle sobre el altercado entre Bellolio y el embajador chino, y explica que si bien Wong ha estado con poco tiempo, siempre ha agradecido el apoyo que le han entregado y la visibilidad que ha logrado. «Él sabe que cuando pierdan la palestra internacional China va a tomar represalias en silencio«, afirma Hannig.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: