Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 21 de enero, 2019

El chavismo, la otra obsesión de Marisela Santibáñez

Autor:

Emily Avendaño

La diputada del PRO se ha mostrado partidaria de Nicolás Maduro al punto de defender con vehemencia las elecciones presidenciales de Venezuela del 20 de mayo de 2018. Así lo hizo en una oportunidad en el hemiciclo tras volver de Caracas, mientras la gran mayoría de los países democráticos no reconocen como legales esos comicios. Además, su jefa de gabinete es venezolana y en su cuenta de Twitter no oculta su militancia en el chavista Partido Socialista Unido de Venezuela.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Con la misma vehemencia con la que la diputada Marisela Santibáñez defendió a Gabriel Boric por su reacción al recibir una polera con el rostro baleado del senador Jaime Guzmán, la congresista por el Partido Progresista (PRO) defendió en la Cámara la legitimidad de los resultados electorales en Venezuela del 20 de mayo de 2018; con las cuales Nicolás Maduro se reeligió en la Presidencia.

En la sesión del 29 de mayo de 2018, la sala discutió, con la presencia del Ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, la situación de Venezuela. Para ese momento, ya el Gobierno de Chile había cuestionado la legitimidad del proceso al considerar que no fue “limpio”, “legítimo” y que “no representa la voluntad libre y soberana del pueblo venezolano”. Además, se alegó que se trató de un acto viciado al haber sido convocado por la Asamblea Nacional Constituyente, otra instancia cuestionada al haber sido convocada unilateralmente por Maduro e instalada sin la aprobación de un referéndum, como establece la Constitución de ese país.

En su intervención Santibáñez advierte: “Hay en Venezuela 30 millones de habitantes, 20 millones habilitados para votar, 9 millones votaron en la última elección. Nicolás Maduro ganó con 67%. Poco más de 6 millones de votos. En Chile: 17 millones de habitantes, 14 millones habilitados para votar. 7 (millones) votaron. El Presidente, señor Sebastián Piñera, ganó con 54%: 3.700.000 votos. ¿Queremos quitarles legitimidad a las elecciones venezolanas? ¿No hay democracia en Venezuela? ¿Hay dictadura? Suena muy bonito en la boca de ustedes la palabra dictadura. No la escuché nunca con tanta fuerza”. Se preguntaba alzando la voz, en una apasionada performance.

La legisladora viajó a Venezuela a participar como observadora del proceso, que fue desconocido no solamente por Chile, también por los países del Grupo de Lima, la Organización de Estados Americanos, los países del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, y Estados Unidos) y la Unión Europea. Le acompañaron en el viaje los diputados Claudia Mix (Poder) y Diego Ibáñez (del Movimiento Autonomista). Además del senador Alejandro Navarro y el alcalde de Recoleta Daniel Jadue (PC).

Santibáñez afirmó que ella había costeado su pasaje para ir a Venezuela y fustigó a quienes criticaban su discurso en la Cámara, por no haber hecho lo mismo: “A los valientes que estuvimos en Venezuela, que de este hemiciclo fuimos solamente tres. Si ustedes dicen que hay tanta crisis y dictadura tendrían que tener la voluntad de estar presentes allá en las calles. Si son tan generosos deberían estar presentes allá en las calles. Páguense su pasaje. Ustedes tienen un sueldo suficiente para pagárselo porque yo me lo pagué yo, para que ustedes lo sepan”.

Dentro de Venezuela, se considera que esas elecciones fueron no solo “inconstitucionalmente adelantadas, sino fraudulentamente ordenadas por una entidad manifiestamente espuria, como es la Asamblea Nacional Constituyente, instalada por la solo voluntad de Nicolás Maduro (…) dicho proceso se realizó con absoluto menoscabo del principio de integridad electoral, al haber estado plagado de irregularidades en todas y cada una de sus fases”, declaró la organización Bloque Constitucional de Venezuela, conformada por ex magistrados y abogados.

En el país caribeño incluso hay dudas sobre la veracidad de las cifras entregadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), pues nunca antes un candidato presidencial ganó con 68% de los votos; y lo hizo Maduro en medio de una crisis económica y social, y con una participación de 46% del padrón electoral.

El 11 de enero de este año, un día después de la toma de posesión de Nicolás Maduro en la Presidencia, en un acto que fue considerado ilegítimo por más de 50 naciones, nuevamente Santibáñez se refirió a ese país en su cuenta de Twitter @mariseka: “El respeto entre países hermanos a su autodeterminación es el principio básico de una sana convivencia entre naciones. Rechazo toda injerencia externa en decisiones de países libres y soberanos. Somos un país de diálogo y Paz. Al pueblo de #Venezuela hay que acompañarlo no aislarlo”.

Otra oportunidad en que la representante del PRO se refirió a Venezuela fue el 24 de febrero de 2018, cuando en la red social invitó a ver la “intensa entrevista” que le realizó a Marco Enríquez-Ominami –fundador y líder de su partido– a Maduro. “Diálogo necesario para conocer en profundidad la realidad del país hermano”. El encuentro iba a ser transmitido por Telesur, un canal financiado por el Gobierno venezolano.

Además, la Agencia Venezolana de Noticias emitió una nota de prensa el 5 de agosto de 2018, un día después de que Maduro denunciara un intento de magnicidio al haber explotado un dron en un acto en el que él estaba presente –y por el cual acusó a Chile como cómplice–. El texto se titulaba “Movimientos sociales del mundo rechazan atentado contra Maduro” y allí escriben: “Desde el Partido Progresista de Chile, la diputada Marisela Santibáñez Novoa declaró públicamente su enfática condena ante el ataque. ‘Como progresistas creemos en el respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos, como un principio garante de cualquier democracia’, manifestó”.

Activismo de su jefa de gabinete por Maduro

En su discurso del 29 de mayo de 2018, Santibáñez insistió en la necesidad de designar a un embajador en Venezuela: “Si aquí creemos que el pueblo venezolano necesita ayuda, apoyo, porque efectivamente como diputada de la República no podría negar que hay una crisis económica. Sería una estupidez de mi parte. Pero caminé libremente por las calles y entré a los colegios que quise entrar a ver cómo eran las votaciones y estuve frente al señor Zapatero como validó estas votaciones”.

Alude al ex Presidente de Gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha participado como mediador en los diversos diálogos que ha habido a lo largo de los años entre el gobierno y la oposición venezolana. No obstante, la Asamblea Nacional de Venezuela (el Congreso), en la sesión del 6 de noviembre de 2018 declaró «inadmisible» la mediación de Zapatero en la crisis política de su país, al considerar que este «ha demostrado» parcialidad en favor del Gobierno.

“Yo tengo una sola camiseta puesta. La de mi país, llamado Chile. No me pongo ni la de Maduro, ni la de Chávez, pero estoy siempre al lado de un pueblo, al lado de un país latinoamericano porque soy una hermana latinoamericana”, con esa frase cierra la intervención Santibáñez. No sin antes mencionar que su jefa de gabinete es venezolana.

Se trata de Xiomara del Carmen Serrano, quien en su cuenta de Twitter, @_Crrano3008, se describe como “politóloga”. En sus tuits, Serrano constantemente difunde las actividades de campaña de Santibáñez. Cuando no, muestra mensajes de apoyo o de difusión de actividades de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Así como Serrano muestra su activismo a favor de la gestión de la diputada, su Twitter está lleno de mensajes de apoyo a Nicolás Maduro y a Hugo Chávez.

Por otro lado, el viaje de Santibáñez a Venezuela le trajo otros problemas dentro del Congreso. El Desconcierto presenta el testimonio de Teresa Camiletti, ex secretaria destituida por la legisladora y cuya desvinculación hizo que el presidente de la Asociación de Funcionarios de Parlamentarios (Afunpar), Dimitri Morales, enviara una carta a la presidenta de la Cámara, Maya Fernández, en la que se detalla que la afectada trabajó en el Congreso 25 años y solo a partir de marzo de 2018 empezó a ejercer como secretaria de Santibáñez. La carta refiere que la diputada habría hostigado y maltratado a la trabajadora.

En la entrevista Camiletti explica que sus problemas con la diputada empezaron en mayo de 2018, a raíz de las elecciones en Venezuela, pues esta habría ido sin pedir permiso a la Cámara. “Yo me enteré [que se había ido] cuando ella iba volando a Venezuela. Se lo hice saber a su jefa de gabinete, quien me dijo: ‘Nunca más pasa eso’. También avisé a su mamá porque cuando empezamos me dijo que cualquier cosa que a le pasara, se lo comunicase a su mamá . Yo pensé que lo habían tomado de buena manera, por mi experiencia, pero cuando llegó me retó y me dijo si yo me creía la mejor. Yo le respondí que tendría que haberme avisado no porque yo quiera saber, sino porque es un tema netamente de la Cámara”, citan.

Explica que después de eso las relaciones fueron empeorando, y que los maltratos también venían por parte de Serrano: “Las dos me empezaron a hacer bullying: me decían de reportear a las 6 de la tarde todo lo que hacía en el día (llamadas, correos…), no me hablaban, no me saludaban”. Al punto de que: “Ella me hacía llorar. Fue un tema de bullying terrible”.

La relación del PRO con el chavismo es amplia. Por Chile viajaron a la toma de posesión de Maduro en la Presidencia, el 10 de enero, el senador Alejandro Navarro, el presidente de la colectividad Camilo Lagos, el secretario general Jonatan Díaz y la vicepresidenta de relaciones internacionales, Carolina Aedo.

El ex candidato presidencial del PRO Marco Enríquez-Ominami (ME-O), además de su histórica relación, estuvo en Venezuela para las elecciones del 20 de mayo de 2018; y el partido ha destacado la entrevista que le hizo a Maduro para el documental que prepara el dirigente.

“El encuentro se constituye en la primera entrevista otorgada por el mandatario venezolano tras la victoria electoral en la Asamblea Nacional Constituyente y dos días después de las amenazas estadounidenses que no descartaron el uso de la fuerza militar en dicho país”, dijo el PRO en un comunicado.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: