Publicado el 07 de febrero, 2020

Diputado Luis Pardo, el «componedor» en la interna de RN: «Estamos dando un espectáculo que no corresponde»

Autor:

Sofía Del Río

«Deberíamos haber sacando el pizarrón a una oposición que no es capaz de actuar republicanamente frente a los problemas de orden público y paz social, que no cumple su palabra, que actúa de forma zigzagueante respecto de reformas sociales que las califica como migajas e insuficientes, más allá de toda responsabilidad», asegura el legislador, quien ha jugado un rol de articulador entre las distintas sensibilidades que hoy conviven en el partido a propósito del plebiscito de abril.

Autor:

Sofía Del Río

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Álgidos momentos vive el partido oficialista Renovación Nacional. Primero fue la posición de la tienda respecto a la postura institucional para el plebiscito del 26 de abril lo que generó conflicto, donde su timonel, Mario Desbordes, se inclinó por la opción «apruebo», pese a que la mayoría de los líderes y la base apoyara el «rechazo». Finalmente los consejeros del partido decidieron decretar la «libertad de acción», por lo que RN no cuenta con una postura institucional (aunque la opción «rechazo» sea mayoría).

Pero eso no es todo. El martes en el Congreso Nacional se realizó una reunión entre el presidente de RN, Mario Desbordes, y sus pares del PPD, PS, DC Y PR, donde supuestamente se abordó un posible «nuevo pacto social». La cita generó polémica. Desde Chile Vamos, desde el interior de RN, e incluso desde el gobierno tuvieron reparos con la reunión, especialmente por la conducta de Desbordes. El ex líder de la colectividad, Carlos Larraín, dijo en La Tercera que «no está representando la mentalidad de la derecha». 

RN, entonces, aparece dividido en al menos dos facciones nítidas.

Sin embargo, en la interna hay un diputado que lleva semanas trabajando de manera silenciosa para articular y encauzar a las distintas fuerzas; de manera que aunque no se logre una posición común respecto del «apruebo» o el «rechazo» en el plebiscito, al menos no se corten los puentes y se logre una convivencia que razonable que permite una rearticulación futura. Por ejemplo, para organizar la elección de constituyentes en el caso de un triunfo del «apruebo». Se trata de Luis Pardo, diputado por el distrito N°6 (valle del Aconcagua y varias comunas costeras), quien es una figura ajena a la política tradicional.

Pardo es ex presidente de la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi), por lo que proviene del mundo de las comunicaciones. Ese perfil ajeno a los «lotes» tradicionales del partido le ha permitido construir confianzas con distintos sectores de RN. De ahí proviene el rol de «articulador» que ha jugado.

Hoy su propósito es que la tienda oficialista logre sobrellevar las legítimas diferencias que existen entre los líderes y parlamentarios, para que de esa forma se focalicen en los problemas realmente que hoy preocupan al país.

-¿Cuál es su opinión sobre las declaraciones de Carlos Larraín sobre Mario Desbordes?

-Hay que distinguir por una parte lo que es la opción por el «apruebo» que han asumido algunos parlamentarios de Renovación Nacional, respecto de lo que ha sido el rol de Mario Desbordes durante la crisis. Creo que Mario Desbordes ha tenido una empatía y una capacidad de responder a lo que han sido las demandas sociales, condenar la violencia y tratar de articular un conjunto de acuerdos con la oposición y eso sí está dentro del ADN de Renovación Nacional.

Por otra parte, existe dentro de RN una posición mayoritaria por el rechazo, y eso sin duda genera la inquietud que el partido aparezca dividido en una situación tan compleja como la que estamos viviendo. En lo personal creo que Desbordes cuenta como presidente del partido con un respaldo amplio y es necesario que todo lo que diga en relación con eventuales acuerdos con la oposición se socialice y se debata internamente, de manera que las gestiones que pueda hacer Mario y otras autoridades del partido en esa línea se ajuste a lo que son nuestras ideas y nuestra orientación política, porque estamos en un período donde todos tenemos que ceder, pero los límites hasta dónde podemos ceder tienen que ser previamente acordados y deben ajustarse a la capacidad económica real del país, y por otra parte que las demandas sociales tengan coherencia con lo que son nuestras convicciones ideológicas.

-¿Cómo afecta que un histórico del partido como Carlos Larraín realice estas declaraciones en un momento tan álgido para la colectividad?

-Creo que toda división que trascienda al público es negativa, y por lo tanto las gestiones que pueda hacer Mario Desbordes o la trascendencia que puedan tener en el público las acciones de Desbordes deben ser más cuidadas, y lo mismo evitar nosotros aparecer públicamente, para no producir divisiones que van a perjudicar no solo respecto al plebiscito, sino al posicionamiento de nosotros en tiempos tan complejos como los que estamos viviendo. Creo que más que hablar con Carlos, hay que retomar los cauces naturales del partido y Mario lo puede hacer como presidente del partido… convocar a los que están inquietos por las últimas circunstancias.

-La vocera Karla Rubilar sostuvo en un punto de prensa que “el diálogo tiene que partir  por casa y después acercarse a la oposición”, ¿concuerda?

-Estoy de acuerdo con lo que señala la vocera, lo mismo que hemos venido señalando en el sentido que necesitamos deliberar internamente sobre cuáles van a ser nuestras propuestas en momentos de llegar a acuerdos, pero tenemos que definir muy bien el contenido de esos acuerdos, y eso no pude ser sino a través de los procesos institucionales de los partidos y del bloque en coordinación con el gobierno. Creo sí que el liderazgo de Mario Desbordes ha sido positivo en la crisis y por lo tanto espero que tanto él como quienes hemos tenido diferencias respecto de los últimos episodios podamos encauzar el esfuerzo del partido para poder ser un aporte en la crisis como lo ha sido hasta este minuto.

-¿Cuál será su rol en este minuto, cómo intentará conciliar las distintas opiniones?

-Todos tenemos que aportar para ir procesando internamente las situaciones conflictivas, y para eso se requiere mayor colaboración de todos los actores para evitar que la disputa que tenemos interna se tome el espacio público cuando lo que necesitamos es justamente contrastar nuestras ideas respecto de las de la oposición, que obviamente está mucho más dividida respecto de los contenidos constitucionales y respecto de las soluciones sociales. Sin embargo, producto de errores comunicacionales terminamos nosotros dando el espectáculo cuando deberíamos haber sacando el pizarrón a una oposición que no es capaz de actuar republicanamente frente a los problemas de orden público y paz social, que no cumple su palabra, que actúa de forma zigzagueante respecto de reformas sociales que las califica como migajas e insuficientes, más allá de toda responsabilidad y sin embargo estamos dando nosotros un espectáculo que no corresponde.

-¿Estas discrepancias en RN se originan a partir de la posición del partido respecto al plebiscito de abril o vienen desde antes?

-Yo creo que el tema de la diferencia del plebiscito sin lugar a dudas tensiona la relación interna, en la medida que no seamos capaces de resolverla adecuadamente. Pero también es importante en ese sentido que los liderazgos del partido y de Chile Vamos tengamos una adecuada instancia de coordinación y deliberación para que estos escenarios no afecten la imagen del bloque ni del partido.

-¿Pero dentro del partido, hay más grupos confrontados aparte del “apruebo” y “rechazo”?

-En este minuto esa es la división más visible y fuerte, porque es la que nos confronta de cara a un proceso que está en curso.

-¿O sea se puede decir que los que están por el rechazo son los más críticos con el actuar de Mario Desbordes?

-Yo creo que están revueltos los temas, porque lo que generó la discrepancia de estos días tiene que ver con un eventual pacto social al cual estaría convocado parte de la oposición con Mario Desbordes. Sin embargo, eso es un titular, no es ni siquiera un proceso con contenidos conocidos y por lo tanto creo que es más una desprolijidad comunicacional que otra cosa, y por lo mismo creo que es necesario retomar la comunicación interna.

-¿Y cómo pretenden lograr eso estratégicamente?

-Nosotros estamos pidiendo internamente que los líderes de Chile Vamos generen las condiciones de unidad necesarias para el momento histórico que estamos viviendo, y por supuesto que hay muchos que internamente estamos abogando para que este tipo de diferencias se solucionen internamente y no trasciendan al público. Sin embargo,  para que se solucionen internamente hay que encauzarlas a través de los mecanismos que tienen los partidos políticos para esto.

-¿Y a usted lo designaron en el rol que está cumpliendo dentro de la colectividad?

-Simplemente dentro de los parlamentarios que estamos por el «rechazo» estoy tratando de generar ciertas reglas básicas con los que están por el «apruebo» para evitar este tipo de diferencias públicas.

-¿Y cómo ha sido la recepción de los legisladores que votarán «apruebo»?

-Creo que hay disposición. Lo que ha pasado, y creo que es por el periodo del receso, es que no se han dando las instancias adecuadas para haber debatido internamente estos temas.

-¿Para llegar a nuevos acuerdos con la oposición, cuáles serían los requisitos?

-Si vamos a llegar a acuerdos con la oposición, una primera condición debe ser que la oposición cumpla lo que fue un acuerdo que no se ha respetado, que es el acuerdo por la paz. Se comprometieron  a respaldar las medidas que conducen a la paz, entre otras, las medidas propias de un estado de derecho para resguardar el orden público. Y mientras ellos por una parte rechazan la violencia por la boca para afuera pero promueven acusaciones constitucionales y debilitan las capacidades de las autoridades para controlar el orden público, están simplemente actuando a dos bandas, y por lo tanto la primera condición que tiene que existir para cualquier tipo de acuerdo con la oposición es garantizar les medidas mínimas de resguardo del orden público que son las que consagra la legislación vigente, y son las mismas que utilizaron ellos cuando fueron gobierno.

-¿El bloque Chile Vamos puede estar corriendo peligro?

-Espero que no, espero que todos estén a la altura de las circunstancias y que los líderes de Chile Vamos generen las condiciones para tener una efectiva coordinación. Todos deben hacer el esfuerzo necesario

 

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete