Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de enero, 2019

Desde el carnet de identidad hasta las FF.AA., la presencia de Cuba en Venezuela que peligra con Guaidó

Autor:

Emily Avendaño

Los nexos entre Hugo Chávez y Fidel Castro comenzaron en los tempranos noventa. El mismo Chávez confesó que Castro colaboró con su restitución en el poder después del golpe de Estado en Venezuela de abril de 2002. A partir de ese punto la injerencia cubana en Venezuela se intensificó: por el país pasaron más de 200.000 asesores cubanos, a cambio de petróleo. Cuba, además, tomó el control de los servicios de identificación y registro de los venezolanos. Además, su influencia fue clave para que Chávez eligiera a Nicolás Maduro como su sucesor.
Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“La intervención cubana se fortaleció en Venezuela después del intento de golpe de Estado del 11 de abril de 2002, cuando Hugo Chávez fue derrocado y a las 24 horas regresó al poder”. El ex ministro de Defensa en Venezuela y ex canciller Fernando Ochoa Antich también explica que a partir de ese año se reforzaron las llamadas “misiones”, programas sociales de salud, educación y deportivos que ayudaron a Chávez a apuntalarse en el poder y a superar el referéndum revocatorio de agosto de 2004.

“Todas las grandes misiones fueron diseñadas en Cuba e impulsadas fundamentalmente por personal cubano que estaba llegando a Venezuela”, dice el militar retirado. Información de la oficialista Agencia Venezolana de Noticias (AVN) subraya que desde el año 1999 –cuando llegó Chávez a la Presidencia–, Venezuela y Cuba han suscrito más de 60 acuerdos de cooperación en el área de la salud, deporte, educación, cultura y colaboración científica y en estos 20 años se contabilizan más de 200.000 colaboradores cubanos que han ido a prestar servicio en Venezuela.

A cambio del personal, Venezuela pagaba con petróleo: alrededor de 100 mil barriles por día. No hay cifras oficiales sobre la factura petrolera; pero se calcula que entre 2006 y 2015 el monto alcanzó los 26,5 mil millones de dólares. Incluso, con la producción venezolana en descenso –pasó de generar 3 millones de barriles diarios a poco más de 1 millón–, el país continuó enviando crudo a Cuba.

Todas las grandes misiones fueron diseñadas en Cuba e impulsadas fundamentalmente por personal cubano que estaba llegando a Venezuela”, asegura Fernando Ochoa Antich, ex ministro de Defensa en Venezuela.

Una investigación de la agencia de noticias Reuters reveló que la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) compró en 2018 “cerca de 440 millones de dólares en crudo extranjero y lo ha enviado directamente a Cuba en condiciones flexibles de crédito, que a menudo implicaron pérdidas”, de acuerdo con documentos internos de la compañía a los que tuvieron acceso. “Los envíos constituyen la primera evidencia documentada de que el país miembro de la OPEP adquiere crudo para abastecer a sus aliados regionales en lugar de venderles petróleo de sus propias reservas”, escriben.

“Purga” en las Fuerzas Armadas

También en el año 2002 comenzó “una importante purga en las Fuerzas Armadas”, dice Ochoa Antich. “A partir de ese momento comenzó la penetración del régimen fidelista en Venezuela y una intervención en la manera de pensar de las FAN, influida por el pensamiento cubano. En 2005 y 2008 hubo reformas a la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, y a partir de allí surgieron varias cosas que son, sin duda, desde el punto de vista doctrinario de origen cubano. Una es la Milicia Bolivariana y segundo: la concentración del poder en el Presidente de la República. Esas reformas transformaron la organización de las Fuerzas Armadas y la cercanía entre Fidel Castro y Hugo Chávez empezó a ser notoria y muy importante”.

La admiración de Chávez a Fidel nunca fue un secreto. En 1994, Castro lo recibió con honores en La Habana, un par de años después de que el venezolano intentara un par de golpes de Estado. “Fidel es para mí un padre, un compañero, un maestro de estrategia perfecta”, confesó Chávez al diario oficial cubano Granma en 2005. En 2007 le dijo Chávez a Castro: “Maestro, lo digo sin complejos, tú eres padre de los revolucionarios de este continente. Tú eres Padre Nuestro, le dijo (Pablo) Neruda a (Simón) Bolívar y yo te lo digo a ti. Padre Nuestro que estás en la tierra, en el agua y en el aire”.

El grado de comandante comenzó a ser un grado militar que utilizaba Hugo Chávez. Todas esas fueron ideas provenientes de Cuba y con asesoramiento cubano. A partir de ese momento también hubo influencia cubana en las Escuelas de Armas y en la Escuela Superior de las FAN”, dice el ex ministro venezolano Fernando Ochoa Antich.

En 2010 el general de brigada Antonio Rivero renunció a la Dirección de Protección Civil –similar a la Onemi– en protesta por “la injerencia cubana peligrosa” en áreas estratégicas de mando de la Fuerza Armada Nacional. Rivero denunció que los cubanos participaban en “actividades de capacitación y entrenamiento de la FAN, particularmente en la formación de francotiradores”. También dijo que trabajaban en el área de operaciones y que se habían infiltrado en áreas críticas como ingeniería militar, inteligencia, armamento y comunicaciones.

Por divulgar esas informaciones, Rivero fue imputado por un Tribunal Militar por ultraje a la Fuerza Armada Nacional (FAN) y por revelar información secreta; en 2014 se le emitió orden de captura por lo que el militar pasó a la clandestinidad.

“Transformaron el ministerio en un ente administrativo y crearon una organización con tres pilares fundamentales. El Comando Estratégico de las FAN, el Comando de las Milicias y el Ministerio de Defensa. Tres organismos que dependían directamente del Presidente de la República, a quien se le concedió grado militar. El grado de comandante comenzó a ser un grado militar que utilizaba Hugo Chávez. Todas esas fueron ideas provenientes de Cuba y con asesoramiento cubano. A partir de ese momento también hubo influencia cubana en las Escuelas de Armas y en la Escuela Superior de las FAN”, explica Ochoa Antich.

Objetivamente, permanecen las misiones sociales. Incluso estas aumentaron su personal ante la expulsión que hizo Brasil con la llegada de Jair Bolsonaro de los cubanos allá. Muchos de estos funcionarios fueron transferidos a Venezuela. Lo demás es especulación”, asevera Rocío San Miguel, presidente de la ONG venezolana Control Ciudadano.

La presencia de personal cubano también es fuerte en los órganos de inteligencia. “Las FF.AA. han pasado por un proceso largo de ideologización. En cualquier estructura de las FANB hay frases de líderes cubanos. A ese nivel llega la influencia ideológica de la Revolución Cubana en estos 20 años”, agrega el ex ministro.

El propio presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en una rueda de prensa ofrecida el viernes se refirió a la presencia de cubanos dentro de las Fuerzas Armadas y en cargos estratégicos de toma de decisión. “Es hora de que salga Cuba de las FAN”, dijo el legislador desde la Plaza Bolívar de Chacao en Caracas. “Esto nada tiene que ver con la solidaridad hacia su lucha, la del pueblo cubano, que también ha sido de años. Tiene que ver con nuestra soberanía”.

Rocío San Miguel, presidente de la ONG venezolana Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, especializada en el área militar, sostiene que no hay información de que, ante la crisis generada en Venezuela por el desconocimiento internacional a la legitimidad de Nicolás Maduro como Presidente, los cubanos se estén retirando del país. “Objetivamente, permanecen las misiones sociales. Incluso estas aumentaron su personal ante la expulsión que hizo Brasil con la llegada de Jair Bolsonaro de los cubanos allá. Muchos de estos funcionarios fueron transferidos a Venezuela. Lo demás es especulación”, sostiene.

Entre el 10 y el 15 de febrero las FAN realizarán ejercicios militares. “Son los de mayor importancia en toda la historia de nuestra patria, porque vamos a demostrar el poder militar de una FANB profesional, científica, capaz, moral, de combate, de defensa y de unión cívico-militar”, escribieron en su cuenta de Twitter. San Miguel explica que como un “país amigo” personal cubano está invitado a acompañar desde las gradas lo que suceda. “Si se unen cubanos a la actividad siempre será de manera encubierta”.

“Maduro no es Lenin, sino Stalin: un hombre que maneja el control del poder mediante la fuerza y la presión y la represión”

Cuba ha logrado ejercer un poder sin precedentes sobre Venezuela, y lo ha hecho sin disparar un tiro. Todos los datos de identificación y registro de los ciudadanos venezolanos están a disposición del gobierno cubano, desde que Venezuela firmara un contrato por más de 170 millones de dólares con la empresa de ese país Albet Ingeniería y Sistemas, que ante sus limitaciones operativas y de material, tuvo que subcontratar a la multinacional Gemalto, con sede en México.

La investigación presentada por el diario El Nacional de Venezuela explica que “en la isla se realizó la licitación para determinar qué empresas proveerían las tarjetas de policarbonato para hacer las identificaciones; los cubanos tienen facultades para subcontratar los bienes y servicios a nombre de Venezuela; sus técnicos trabajan en los programas informáticos que regirán el proceso de identificación y tienen garantizado el acceso a la data”. Además, a la compañía también se le encomendó la modernización del Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería (Saime).

Su conocimiento político proviene de su formación como miembro del Partido Comunista Cubano, y esa manera de manejar el país le indica a uno que es un hombre de partido. No es Lenin, sino Stalin: un hombre que maneja el control del poder mediante la fuerza, la presión y la represión”, opina Ochoa Antich.

En Cuba se planificó el cambio de la cédula de identificación tradicional a una electrónica y, aunque ha pasado más de una década desde la firma de este acuerdo, todavía no se ha implementado. La propia empresa en una presentación ante el Sistema Económico Latinoamericano reconoce haber recibido del Gobierno venezolano ingresos por 783,5 millones de dólares entre 2004 y 2010, al haber mantenido contratos con al menos 8 ministerios venezolanos.

El propio Nicolás Maduro se formó en su juventud en la isla con el Partido Comunista y se dice que fue gracias a la influencia cubana que Chávez lo eligió como su sucesor. “Su conocimiento político proviene de su formación como miembro del Partido Comunista Cubano, y esa manera de manejar el país le indica a uno que es un hombre de partido. No es Lenin, sino Stalin: un hombre que maneja el control del poder mediante la fuerza, la presión y la represión”, opina Ochoa Antich. Finalmente, habría sido por designio de los Castro que Chávez eligió a Maduro como su sucesor.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: