Publicado el 29 de abril, 2020

De Grange: “Con los sesgos y prejuicios individuales de quienes realizan las predicciones, el error está prácticamente garantizado”

Autor:

Sebastián Edwards

El presidente de Metro escribió junto al ingeniero comercial, Rodrigo Troncoso, un libro en el que plantean las fragilidades de los modelos de predicción. En estos días de pandemia, políticos, académicos y expertos han proyectado distintos escenarios sobre los contagios de coronavirus. Sin embargo, muchos fracasaron en el intento. El Líbero conversó con De Grange y Troncoso quienes señalan: «Malas predicciones pueden generar nefastos resultados para empresas e incluso para el Estado». 

Autor:

Sebastián Edwards

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Por muy apto y capacitado que sea el individuo que realiza la predicción, sigue teniendo los defectos que tenemos todos los seres humanos: prejuicios, sesgos, información imperfecta, comprensión parcial del fenómeno estudiado, o nos dejamos influir por otros, en mayor o menor medida». Con estas palabras el presidente de Metro, Louis De Grange, ingeniero industrial y Rodrigo Troncoso, ingeniero comercial, explican los errores que suelen cometer aquellos expertos que predicen eventos que, al fin y al cabo, no sucedieron como se esperaba. Ambos escribieron el libro Antipredicciones: la fragilidad de los modelos y el optimismo de algunos tecnócratas» (Ediciones El Líbero) en el que retratan esta problemática que ha estado patente en medio de la pandemia.

Expertos, académicos, y dirigentes políticos realizaron distintas proyecciones hace semanas sobre las cifras del coronavirus. En contraste con la realidad, muchos perdieron sus apuestas. «El desafío está en saber que existen diferentes escenarios, que pueden ser muy diferentes entre ellos, y no enamorarse de ninguno en particular», explican los autores.

-En medio de la pandemia que estamos enfrentando, desde el comienzo de la crisis hemos visto una serie de proyecciones sobre contagios y fallecimientos ¿Cuáles son los riesgos al realizar estos ejercicios?

-De Grange: Las predicciones o proyecciones, en cualquier ámbito, se basan en información pasada. Por lo tanto, es similar a conducir un automóvil mirando únicamente el espejo retrovisor. Esto hace necesario realizar diferentes supuestos respecto de cómo será el camino que nos queda por recorrer. Si los supuestos no son adecuados, es probable que el vehículo choque. Lo mismo pasa con la predicción de variables económicas, de demandas, flujos, y propagación de enfermos. Los supuestos considerados pueden ser incorrectos, llevando a malas predicciones. Estas malas predicciones, como ya hemos visto diferentes proyectos en Chile, han llevado a subestimar costos de operación en inversión, sobre estimar demandas y flujos de usuarios, generando nefastos resultados para empresas e incluso para el Estado.

-¿Cuáles son las limitaciones de los profesionales de la salud, académicos y políticos para realizar una proyección correcta?

-Troncoso: En general, por muy apto y capacitado que sea el individuo que realiza la predicción, sigue teniendo los defectos que tenemos todos los seres humanos: prejuicios, sesgos, información imperfecta, comprensión parcial del fenómeno estudiado, o nos dejamos influir por otros, en mayor o menor medida. Esto, sumado a la necesidad por tener que mostrar un número, redundan en predicciones incorrectas y, a veces, hasta absurdas. Preferimos tener un número malo que no tener un número, lo que es evidentemente un error.

-En estos días se ha visto cómo muchas proyecciones erraron no solo por un margen sino que en millones de casos en el tema de los contagios. ¿Cree que hay un cierto sesgo en las proyecciones, desconocimiento, o derechamente una mala intención?

-De Grange: La evidencia empírica muestra que, normalmente, la propagación de contagios de una enfermedad tiene forma de “S”: empieza a aumentar progresivamente el número de contagios, para luego empezar a frenarse el aumento y llegar a un grado de estancamiento. El problema es que el crecimiento inicial tiene una forma del tipo exponencial. Al predecir fenómenos exponenciales, cualquier cambio respecto de los supuestos iniciales considerados, genera variaciones enormes en horizontes incluso pequeños.  Si junto con sus predicciones, los analistas mostraran también los intervalos de confianza para dichas predicciones, podríamos concluir en la mayoría de los casos que la predicción es muy poco confiable. Pero como preferimos tener un número malo a no tener un número, la mostramos igual. Si a esto sumamos los sesgos y prejuicios individuales de quienes realizan las predicciones, el error está prácticamente garantizado.

-Existe una forma correcta para hacer una proyección? ¿Cuál es?

-Troncoso: Existen muchas formas correctas de proyectar, pero ninguna da garantías de éxito. Lo importante, creo yo, más allá de analizar los datos pasados o existentes, o los modelos matemáticos utilizados (por muy sofisticados que sean), es consultar la opinión de diferentes actores asociados al fenómeno que se está estudiando, y ojalá lo conozcan en detalle. La opinión de muchos individuos, usada de manera conjunta, normalmente entrega una visión más completa, que incorpora diferentes escenarios de riesgo. La probabilidad de equivocarse seguirá existiendo, pero el error normalmente se reduce bastante. En predicciones, el trabajo en equipo es, definitivamente, muy superior al trabajo individual.

-¿En casos como el que estamos viviendo conviene hacer proyecciones o es imposible predecir el comportamiento humano?

-De Grange: Dado que es necesario planificar, tomar decisiones, asignar y priorizar recursos, es razonable tratar de proyectar. El desafío está en saber que existen diferentes escenarios, que pueden ser muy diferentes entre ellos, y no enamorarse de ninguno en particular, aunque dicho escenario se ajuste a nuestros prejuicios o sesgos, a nuestro modelo matemático predilecto, o a los intereses personales que puedan existir. Lo importante es tener conciencia de que existen diferentes escenarios posibles, y que ojalá tengamos la capacidad de revertir las decisiones y no comprometer todo un diseño por un escenario predilecto.

Las predicciones que no acertaron en su diagnóstico

En su último reporte diario, el Ministerio de Salud informó que el día lunes se registraron 552 nuevos casos de contagiados por Covid-19, lo que eleva la cifra de personas que se han infectado a 14.365. Y son 7.710 los pacientes que se han recuperado, representando un 53,7% del total, mientras que los enfermos activos suman 6.448, es decir, un 44,8% de los casos.

Semanas previas a este balance, distintos líderes políticos, académicos y expertos en salud pública lanzaron sus diferentes proyecciones… que quedaron muy lejos de la realidad,

Un ejemplo de esto ocurrió el 26 de marzo. El ex subsecretario de Salud de Bachelet II, Jaime Burrows proyectó que para el 2 de abril tendríamos 25 mil contagiados. Ese día tuvimos 3.404 casos.

Un hecho parecido ocurrió una semana antes, cuando el senador Guido Girardi (PPD), señaló que «de acuerdo al informe, Wuhan tuvo cerca de 60.000 casos confirmados para un epicentro poblacional de cerca de 11 millones de habitantes. Si en Chile tuviéramos ese comportamiento, debiéramos esperar un total de cerca de 100.000 casos. De ellos, el 15% requeriría hospitalización con oxígeno y el 5% necesitaría cama de UCI con respirador», según consigna Radio Biobío. 

«En el sistema público tenemos 592 camas, con las privadas podríamos juntar a unas 1.000 y reconvirtiendo otras se llegarían a 1.500», señaló el parlamentario.

Esta proyección se alejó de las cifras señaladas, ya que hoy el país registra hoy 14.356 casos y 428 hospitalizados en cuidados intensivos.

Otra de las predicciones que generó reacciones en redes sociales surgió tras un punto de prensa realizado por el presidente del Colegio Médico de Atacama, Carlo Pezo, quien el 18 de marzo afirmó que «se proyecta que para el 26 de abril van a haber más de 7 millones de contagiados en nuestro país. Es muy grave, ya que el 5% requiere de camas críticas. Esto ocurre hoy en Italia donde a la gente se le manda a morir en la casa y en España también donde el médico tiene que decidir a qué paciente debe salvar». El dirigente gremial se equivocó completamente. En el último informe del Minsal los casos no llegan a 15 mil.

En la misma línea, el doctor Mauricio Canals junto a Cristóbal Cuadrado, secretario técnico del Colegio Médico, aseguraron que habría entre 4.972 y 7.205 contagiados en la semana 7 de la pandemia. Esa semana hubo 2.875. Asimismo, proyectaron 471 y 729 camas UCI ocupadas a la semana 8, siendo que hoy tenemos ocupadas 428. Por último, para la semana 7 proyectaban cerca de 230 muertes, con un intervalo de confianza entre 160 y 310 muertes. Esa semana Chile reportó 133 muertes, un 57% de lo estimado por Canals.

El 3 de abril, Ciper publicó un estudio en el que un equipo de investigadores desarrolló un modelo para saber lo que ocurrirá con las camas hospitalarias si los contagios se disparaban como en Italia. «En ese ‘peor escenario posible’, el próximo 18 de abril el sistema de salud estaría sobrepasado con 1.500 enfermos graves y enfrentando la mayor parte de las muertes de la epidemia«, afirmó el medio de comunicación.

Los expertos estimaban que el 11 de abril habrían 2.300 nuevos contagios. Ese día el país reportó 426 contagios, menos de un 20% de lo estimado.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: