Publicado el 27 de julio, 2020

Coordinadora Consejo Asesor de Vacunas: «La población de riesgo que debería recibirla es de 5 a 6 millones de personas»

Autor:

Sebastián Edwards

La infectóloga de la Universidad de Chile, Jeanette Davange señala que «el desarrollo de vacunas ha sido tremendamente acelerado en los últimos meses» y que «hay alrededor de 24 registradas en fase clínica en la plataforma de la OMS y de esas hay 5 que están más avanzadas». Subraya: «Para que se implemente una vacuna es importante que podamos contar con seguridad y eficacia».

Autor:

Sebastián Edwards

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Todas  las vacunas deben pasar por procesos tremendamente rigurosos para, en primer lugar, evaluar si efectivamente producen el efecto que uno buscaría y luego se pasan de fases en estudios en animales y luego se hacen estudios en personas sanas».

Esas son las palabras de la infectóloga de la Universidad de Chile, Jeanette Davange, quien se desempeña como coordinadora del Consejo Asesor de Vacunas (Cavei), que cumple el rol de aconsejar al Ministerio de Salud en todo lo que respecte a una eventual llegada de una vacuna contra el Covid-19.

En entrevista a El Líbero, señala que en Chile, «de acuerdo las recomendaciones que hemos emitido, estamos pensando que las estimaciones preliminares es que la población de riesgo caracterizada que debería recibirla es de 5 a 6 millones de personas».

-¿En qué consiste el trabajo que están realizando hoy en el Cavei?

Estamos haciendo un seguimiento del desarrollo de vacunas respecto a coronavirus, revisando todas las publicaciones y estando atentos a lo que está haciendo la OMS, revisando las características epidemiológicas y de los factores de riesgo tanto en lo caracterizado y lo que ha sucedido aquí durante la epidemia en esta primera ola en el país. Ya emitimos un documento preliminar sobre población de riesgo de quienes serían la población estratégica inicial a vacunar. Hemos estado revisando las recomendaciones internacionales tanto de las europeas como las americanas con respecto a vacunas y ya entregamos un documento preliminar al Ministerio de Salud sobre cuáles serían las poblaciones prioritarias de forma preliminar a considerar en un escenario de contar con vacunas.

-¿Con qué otros departamentos se están coordinando?

-El Cavei es un comité asesor externo no vinculante al Ministerio de Salud, pero que tiene una normativa y un decreto que lo crea que es bastante claro en el mandato. El mandato es que este comité sea un comité técnico externo, por lo tanto, que no tenga ningún tipo de influencia salvo la técnica relevante en asesoría en materia de inmunización de vacunas para el país y nosotros respondemos a la subsecretaría de Salud Pública, y esa tarea es bastante fluida y coordinada. En ella nuestro interlocutor directo es el Programa Nacional de Inmunizaciones con el que tenemos un trabajo tremendamente expedito.

¿En qué consistió la reunión que sostuvieron con el ministro de Salud, Enrique Paris y cuáles fueron los temas que se abordaron?

-Era prioritario juntarnos porque un pilar tremendamente importante y crucial para el control de la pandemia es cuando contemos con vacuna, que es una de las medidas de salud pública que va a tener el mayor impacto en el control de la epidemia. En esa reunión discutimos en qué hemos estado trabajando como comité en esta pandemia, qué documentos hemos elaborado y cómo estamos mirando el acceso a contar potencialmente con una vacuna en Chile, cuáles son las estrategias, cuáles son las posibilidades, cuántos caminos nos llevan a la vacuna y le presentamos el documento que elaboramos respecto a poblaciones de riesgo. También estuvimos conversando todo lo que siempre nos ha preocupado que es la comunicación de riesgo en vacunas porque es uno de los pilares fundamentales en el control de enfermedades inmunoprevenibles.

Hay alrededor de 24 vacunas registradas en fase clínica en la plataforma de la OMS y de esas hay 5 que están más avanzadas».

-¿Cuáles son las principales diferencias entre las vacunas?

-El desarrollo de vacunas ha sido tremendamente acelerado en los últimos meses. Hay múltiples plataformas hoy día para el desarrollo de vacunas. Plataformas que utilizan diferentes formatos. Unos que son muy novedosos y avanzados que utilizan el material genético del virus, específicamente un segmento que se llama RNA mensajero. Hay otras vacunas que usan como plataforma que son vectoriales, es decir, usan un virus que está inactivado, que usa como un transporte en donde se le insertan pequeños trocitos del SARS COV-2 que son los que generan una respuesta en el ser humano de defensa. Para eso se han usado virus derivados de animales, por ejemplo adenovirus, hay al menos dos plataformas que están usando adenovirus tanto en chimpancé como para usarlo como vector de la vacuna. Hay otras vacunas que son inactivadas, es decir, que se utiliza el mismo SARS COV-2, pero se le trata de tal forma que no tenga ninguno de los elementos que producen la enfermedad, sino que solo sea reconocido por el sistema de defensas y genere inmunidad. También hay vacunas que inactivan parcialmente el virus y se llaman vacunas virus inactivadas, que utilizan solo este virus atenuado, de tal forma de dar respuesta inmune. Hay alrededor de 24 vacunas registradas en fase clínica en la plataforma de la OMS y de esas hay 5 que están más avanzadas.

Primero tenemos que velar porque se mantenga toda la estructura sanitaria, por lo tanto, uno de los grupos preliminares a vacunar es todo el personal sanitario».

-¿En qué consiste el proceso por el cual debería pasar esta vacuna?

-Todas  las vacunas deben pasar por procesos tremendamente rigurosos para, en primer lugar, evaluar si efectivamente producen el efecto que uno buscaría y luego se pasan de fases en estudios en animales y luego se hacen estudios en personas sanas. Son estudios bien diseñados para evaluar que la vacuna en personas sanas tiene un perfil de seguridad, es decir, que los efectos que produce sean controlados, que el riesgo sea menor que el beneficio y que además generen respuesta inmune.

-El ministro Paris señaló que «hay que ver la posibilidad de adquirir o de tener acceso a una cantidad de vacunas que son del orden de 10 o 11 millones». ¿Qué nos puede decir al respecto?

-Están evaluando todavía el porcentaje de población, pero estimamos que de acuerdo las recomendaciones que hemos emitido, estamos pensando que las estimaciones preliminares es que la población de riesgo caracterizada que debería recibirla es de 5 a 6 millones de personas.

-¿Cuál de todos los tipos de vacunas que mencionó es la más eficiente y menos difícil de aplicar en Chile?

-Ningún investigador sabe todavía porque no hemos iniciado Fase 3. Todavía queda mucho camino por recorrer. No hay una vacuna que pueda decir hoy día «esta es». Las vacunas en general toman largo tiempo en los procesos de investigación. En esta pandemia ha sido tremendamente acelerado los estudios, los investigadores han corrido contra el tiempo para poder llegar a las fases que estamos viviendo hoy día. Hay harto comentario respecto a vacunas en las principales revistas científicas en el mundo, pero ha sido tremendamente acelerado. Por lo tanto, nadie todavía tiene claridad sobre cuál plataforma vamos a contar, o si vamos a contar con más de una que pueda ser utilizada en poblaciones más vulnerables como pacientes inmunodeprimidos, embarazadas, niños pequeños.

-Apenas llegue la vacuna al país, ¿cuáles son los pasos a seguir?

-Antes de que se administre, tienen que haber pasado todas las fases de investigación que han demostrado ser eficaces y seguras y que se pueden manufacturar a gran escala y que se implementan en los programas de vacunación. Es decir, tienen que estar aprobadas por las entidades regulatorias, por lo tanto, queda harto camino. En este minuto lo que tenemos son estudios de investigación en fases clínicas todavía muy prematuras en el sentido de que falta tiempo para investigar, pero tremendamente avanzados por la rapidez con la que se ha llegado a esta fase de investigación.

-¿Cómo ha sido la experiencia internacional en esta materia?

-Estados Unidos ha iniciado sus estudios clínicos Fase 3. Inglaterra ha partido Fase 3. En China han partido con al menos una vacuna que publicó su Fase 1 y 2. Los investigadores que están produciendo la vacuna ya están partiendo los estudios clínicos en sus propios países, y para ampliar, porque se necesitan números muy importantes de personas para evidenciar si la vacuna produce la protección necesaria en la comunidad. Necesita un número importante de personas que además deben ser rigurosamente seguidas, tienen que estar enroladas en un estudio, tienen que hacerse exámenes para asegurar seguridad y eficacia.

-Al ministro le entregaron un documento en donde especifican la población de riesgo ¿Quiénes deben ser los primeros en recibir la vacuna?

Para que se implemente una vacuna es importante que podamos contar con seguridad y eficacia. La población de riesgo tiene que ver con las características epidemiológicas que se han caracterizado en Chile y en otras partes del mundo. En Chile, de acuerdo al perfil epidemiológico, primero tenemos que velar porque se mantenga toda la estructura sanitaria, por lo tanto, uno de los grupos preliminares a vacunar es todo el personal sanitario. Si no damos continuidad a la estructura sanitaria, cualquier rebrote o epidemia no es controlable. Después serían los centros de reclusión cerrada, centros como el Sename, de rehabilitación, de acogida. En la población son aquellos que tienen factores y condiciones de riesgo inherente al individuo, como lo son los adultos mayores de 65 años, personas con enfermedades pulmonares crónicas, enfermedades neurológicas, cardiopatías, enfermedades metabólicas, etc.

Los objetivos primordiales son vacunar al personal sanitario para asegurar la continuidad de la atención y vacunar a la población de riesgo para disminuir la mortalidad».

-¿Qué implica el poder contar con una vacuna para enfrentar el coronavirus?

-El objetivo de contar con una vacuna es interrumpir la cadena de transmisión, es decir, que las personas desarrollen inmunidad o defensas a través de una vacuna, y eso evita que las personas enfermen o que enfermen gravemente. Hay otras vacunas que tienen como objetivo erradicar la enfermedad. No sabemos lo que va a pasar con el coronavirus. Por ejemplo, la ventaja de la viruela es que su reservorio está en los humanos. El coronavirus lo tiene en los animales, por lo tanto, no sabemos cuál va a ser el comportamiento a futuro de estos virus. Los objetivos primordiales son vacunar al personal sanitario para asegurar la continuidad de la atención y vacunar a la población de riesgo para disminuir la mortalidad.

¿Cuándo llegaría esta vacuna a Chile? ¿Qué pueden decir desde el Cavei?

Ojalá tengamos vacuna para fines de 2021. La verdad es que falta mucho todavía. Hace unos años atrás estábamos viendo vacuna contra el Ébola que tuvo un brote enorme y hubo un rebrote en la República Democrática del Congo. Todavía no tenemos una vacuna eficiente. Se desarrolló en formato de emergencia sanitaria, lo mismo sucedió para el Zyka, que todavía no contamos con vacunas que son suficientemente eficientes.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete