Actualidad Deportiva es presentado por:
Publicado el 25 de febrero, 2019

Comentario: Los punteros se desafían mientras la UC tropieza y la U no se levanta

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

«Lindo lunes, ¿no? Disfruten la cima del torneo junto a nosotros, ya nos veremos en nuestro estadio en la undécima fecha». Este fue el mensaje enviado por la cuenta en Twitter de Unión la Calera a Colo Colo, tras la segunda fecha del torneo, que tiene a ambos equipos en el primer. Colo Colo respondió: «Nosotros tranquilos acá en la Ruca, por ahora solo pensamos en lo crujiente de la marraqueta y lo dulce del té de hoy, ya nos veremos las caras. En todo caso, gran partido en Viña (sobre el triunfo de U. la Calera, ante Everton)”. Así de cordial está el clima en el fútbol chileno. Al menos en estas dos primeras fechas…

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Este es el espíritu de convivencia que debiera reinar en nuestro fútbol y, por qué no, en toda la sociedad. En los mensajes se advierte buena onda, con una dosis de “liviana” ironía y sana rivalidad. Destaco esto de cementeros y albos, porque es un bálsamo ante tanta agresividad y falta de respeto que vemos a diario en las redes sociales.

Jugada la segunda fecha del torneo, tenemos a Colo Colo y U. La Calera en la punta con canasta limpia y seis puntos cada uno. Los albos, sin jugar bien, pero con gran disciplina físico-táctica, han logrado dos triunfos ajustados y ásperos… trabajados. A la U. de Concepción lo venció con gol del recién ingresado Parraguez en el 88’, cuando el empate estaba escrito (no firmado, por los albos). Es oportuno decir también, que, a su técnico, Mario Salas, se le han facilitado las cosas al tener a Paredes y Valdivia “lesionados”; es una presión que no tiene al momento de conformar los 11 que saltan a la cancha, y si el equipo gana sin ellos, “miel sobre hojuelas”.

Universidad Católica (0) tropezó y fue derrotado a domicilio por Deportes Iquique (1). Los 11 mil espectadores en San Carlos fueron testigos (mudos hacia el final) de cómo los cruzados no pudieron resolver el puzzle que les planteó el cuadro del norte. Dicen que al que a hierro mata a hierro muere. Sí, porque Iquique jugó “a lo Beñat San José”: igual como planteaba él los partidos el año pasado con la UC, todos atrás, para aprovechar un error del rival y salir contratacando. Imagino que Gustavo Quinteros, técnico cruzado, habrá tomado nota, porque muchos equipos le harán lo mismo; todos quieren ganarle al campeón y entonces tendrá que buscar un antídoto urgente para resolver esto, si no, lo va a pasar mal.

Para terminar, hay que decirlo, Universidad de Chile (0), está en el suelo, o más abajo. Esta vez fue derrotado por O’Higgins (1), en Rancagua, lo que constituyó un “desastre” más para la tienda azul. El partido fue duro y trabado, donde solo después de los primeros 45’ -que fueron para el olvido- los chunchos esbozaron alguna idea futbolística, pero nada más que eso. El equipo está fisurado entre el medio campo y el ataque, no hay quién produzca fútbol y agarre la “manija” del equipo; a Jimmy Martínez aún le falta mucho. Cómo se echa de menos a David Pizarro, que incluso a sus 39 años lo haría mejor que muchos de sus reemplazantes. En síntesis, el desconcierto en el equipo es total, no alcanza con la buena voluntad y liderazgo del portero Herrera fuera de la cancha.

Un cuarteto aparece hoy gobernando a la “U”: Carlos Heller, su presidente; Frank Dario Kudelka, que más que entrenador es un actor fantástico (el sábado después de la derrota, sale riéndose abrazado con el Fantasma Figueroa), además de ser un fenómeno a la hora de las declaraciones, porque jamás tiene la culpa de nada; Sabino Aguad, gerente técnico (de verdad no sé para qué sirve este cargo, salvo para complicar las cosas;) y finalmente el portero Johnny Herrera, que tiene los cargos de capitán y vocero del Club. Señores, ustedes tienen el deber de sacar esto adelante, acuérdense que tienen la hinchada más grande, fiel y ruidosa del país, son el club que lleva más público a los estadios, entonces, de una buena vez tomen las medidas. Tengan presente que para hacer una tortilla hay que romper huevos. De otra manera, imposible.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: