En una doble sesión especial, la Cámara Alta revisó la acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera por el caso de la minera Dominga. Finalmente la oposición no logró los votos y fue rechazada. Desde antes de que comenzara la discusión se anticipaba que el libelo no lograría ser aprobado ya que para ello la oposición requería 29 votos (dos tercios) y cuenta con 24 representantes en el Senado. Pasadas las 21.00 horas y mientras los senadores todavía exponían sus argumentos, la acción contra el Presidente ya se daba por rechazada, pues ya se habían expuesto 16 votos en contra del oficialismo.

En el primer capítulo hubo un total de 24 votos a favor de la acusación -los de todos los senadores opositores que votaron alineados-, 18 en contra y una abstención, la del senador RN Manuel José Ossadón. En este punto los acusadores señalaban al Presidente Piñera de supuestamente haber vulnerado el «principio de probidad y el derecho a vivir en un medio libre de contaminación».

En el segundo capítulo hubo 22 votos a favor y 20 en contra: los de todos los senadores oficialistas, más los de Ximena Rincón y Francisco Huenchumilla (DC). En este otro capítulo se señalaba al primer mandatario nacional de supuestamente haber “comprometido gravemente el honor de la nación”. 

El Senado inició ayer, pasadas las 9:30 horas, su revisión como jurado. En la sesión de la mañana el secretario general de la Cámara Alta hizo una “relación de la causa”, luego se escucharon los argumentos de los diputados acusadores: Leonardo Soto (PS), Gabriel Silber (DC) y Gael Yeomans (CS), quienes expusieron por 60 minutos. Después correspondió exponer a la defensa del Jefe de Estado, a cargo del abogado Jorge Gálvez, por otros 60 minutos. En la tarde se reanudó la sesión y a partir de las 15:00 horas fue el momento para que los senadores fundamentaran su voto.

«Creo que como defensa hemos cumplido el cometido que nos encargó el Presidente de la República, en el sentido de demostrar que la acusación constitucional carece de todo mérito. Se basa en hechos falsos e involucra la mañosa distorsión de los hechos, y hemos demostrado fehacientemente que ni el Presidente de la República, ni su familia han cometido ilícito o irregularidad alguna», señaló Gálvez al terminar su presentación.

Asimismo, ya desde antes de conocerse el resultado los ministros Secretario General de la Presidencia, Juan José Ossa; y vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, se mostraron confiados. «Hemos vivido una jornada donde la defensa del Presidente sencillamente demolió todos y cada uno de los argumentos que dieron los acusadores, demostró que está basada en hechos falsos y que no se ha cometido ningún ilícito», aseguró Ossa, así como también hizo un llamado a los senadores “a no dejarse amenazar”.

Por su parte, el ministro Bellolio aseveró que la acusación constitucional en contra del Presidente se basó en «un interés político y en un interés electoral, como lo dijeron los mismos firmantes. Qué triste que una acusación constitucional contra un Presidente se haga meramente por razones políticas-electorales, eso daña la democracia».

Durante la discusión de la tarde de ayer en el Senado, la legisladora y abandera presidencial de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste, aprovechó la instancia para argumentar su posición a favor de la acusación contra el Presidente. “Lamentablemente para Chile, el Presidente Piñera ha hecho de la imprudencia de su incontinencia y avaricia, y de sus conflictos de intereses, una constante, un patrón de conducta en los dos gobiernos que le ha tocado encabezar”.

Provoste aseguró que el Jefe de Estado “ha dañado como nadie la democracia, la figura presidencial y ha sumido al país en el descrédito internacional, afectando gravemente el honor a la patria. Afortunadamente le queda muy poco a este gobierno para que termine”.

Mientras que por el oficialismo, el senador de Renovación Nacional, Manuel José Ossandón, advirtió desde el principio que se abstendría. “Todos sabemos quién es él, cuáles son sus formas, dónde están sus límites y lo que ha hecho en su vida empresarial y política. Yo he dicho siempre que no comparto las maneras en que ha mezclado la política y los negocios, lo privado y lo público, porque creo que no ha sido capaz de poner límites”, señaló. Para luego agregar: “Hoy no tengo antecedentes concretos y objetivos para votar a favor de la destitución del Presidente (…) voto en conciencia como siempre lo dije, voto abstención a los dos capítulos”.

La acusación constitucional fue aprobada el pasado martes 9 de noviembre por la Cámara de Diputados, con los 78 votos de la oposición, incluyendo los de los diputados Giorgio Jackson (RD) y Jorge Sabag (DC), que llegaron a la sede del Congreso en Valparaíso en la madrugada, y pese a que la comisión revisora de la Cámara dio una recomendación negativa del libelo.