La gran crítica sobre nuestros mecanismos de estabilización del precio de los combustibles (SIPCO y MEPCO), es que ninguno de los dos ha logrado el objetivo.
Publicado el 18.10.2014
Comparte:

Hoy vemos el precio a nivel internacional de petróleo que alcanza los niveles mínimos de 2010, cerca de US$80 el barril de WTI, esto representa una caída de -25% desde los máximos en junio. La pregunta que nos hacemos siempre es ¿por qué si el precio internacional baja, en Chile seguimos con un precio de la bencina en los niveles más altos?, y si queremos poner números para complementar la pregunta, afirmaríamos una subida de cerca de +9% en el año para las bencinas, mientras que el petróleo cae fuertemente.

Gráfico columna Alexis Osses

La gran crítica sobre nuestros mecanismos de estabilización del precio de los combustibles (SIPCO y MEPCO), es que ninguno de los dos ha logrado el objetivo. Para el SIPCO la dificultad fue que las bandas se movían con el precio, por lo cual cuando el escenario era alcista/estable se movían las bandas y eso no frenaba las alzas. En cambio el gran salvador MEPCO, el cual funciona con bandas de pesos -no se mueve en la semana más de 5 pesos al alza o la baja- no es eficiente cuando hay alta volatilidad en los precios e incluso distorsiona la variación del precio de la bencina.

Por lo tanto, creamos un nuevo mecanismo que NO estabiliza los precios, sino un mecanismo de “estancamiento del precio” de los combustibles en los niveles más altos. Para complementar tan terrible aseveración, sólo debemos mirar el informe de ENAP de la semana pasada, en el cual claramente se ve la distorsión que genera el MEPCO cuando la volatilidad es alta; bencina 93 sube +$3.4, mientras que la de 97 cae -$5.9. ¡Ah!, ¿no lo sabias?, sí, el MEPCO sólo funciona para las bencinas de 93.

El MEPCO puede en teoría incluso acentuar las alzas o bajas de precios de bencinas, ya que mantiene un fondo de +$20 mensuales, poniéndole un límite a los posibles movimientos. Por ejemplo: si el precio se mueve la primera semana +$17 al alza, entonces el MEPCO sólo permitirá que suba +$5. ¿Qué pasa con los $12 restantes? Efectivamente sale de este fondo, dejando así solamente $8 para los próximos movimientos del mes para estabilizar. Adicionando a las críticas, podríamos agregar que tiene un límite que impide una cobertura mayor en escenarios de alta volatilidad, es ahí donde no funcionaría y cuando más lo necesitamos.

Por otro lado, el efecto depreciación del peso durante el año ha ayudado en gran medida a que los combustibles suban fuertemente de precio, el peso alcanzó -14% de depreciación ($600 septiembre), lo que en cierto modo mantiene los precios estancados en los niveles más altos, ya que no entrega espacio para absorber las caídas del petróleo a nivel internacional. Es así como el escenario que podríamos ver favorable para consumidores durante los próximos meses, es que el USDCLP logre caer de tal manera que aprovechemos el precio de los combustibles en los niveles mínimos desde el 2010.

La discusión sigue manteniéndose en el impuesto específico, el cual tiene abultado el precio final al consumidor en alrededor de +$250. Por lo cual, para apalear las alzas del precio y ayudar de esta manera a un consumidor que hoy se encuentra en un escenario de expectativas caídas, sin ganas de gastar (demanda interna débil), con su salario real menor, y sobre todo que el efecto inflacionario es cada vez mayor en aquellas familias más pobres (IPC canasta familias vulnerables +10%aprox), es que vemos como ayuda de impacto inmediato bajar el impuesto específico.

 

Alexis Osses, Jefe departamento de análisis xDirect.

 

 

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI/ AGENCIAUNO