La reserva de los informes de la comisión Valech, los cambios a la Constitución, la concesión de hospitales, el Crédito con Aval del Estado y el puente de Chacao son cinco hitos laguistas que la actual Mandataria ha eliminado o está en vías de hacerlo.
Publicado el 13.09.2017
Comparte:

La propuesta de la Presidenta Michelle Bachelet de levantar el secreto de los testimonios de la comisión Valech I, es un intento más por pasar la retroexcavadora a un legado del gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos.

Es lo que ha ocurrido con la Constitución de 2005, que lleva la firma de Lagos y que Bachelet quiere rehacer; con la concesión de hospitales que impulsó el Mandatario y que la Presidenta paralizó; con el Crédito con Aval del Estado para los estudiantes de la educación superior que Lagos creó y Bachelet terminará; y con el puente del canal de Chacao, en Chiloé, que también impulsó el ex Presidente y Bachelet canceló en su primera administración.

La polémica desclasificación de los testimonios de la comisión Valech

En su discurso del pasado 11 de septiembre, la Presidenta Bachelet hizo un anuncio inesperado al afirmar que le pondría “discusión inmediata” a un proyecto del diputado comunista, Hugo Gutierrez, que levanta el secreto sobre los antecedentes aportados a la comisión Valech I para que la información sea entregada a los tribunales.

La Mandataria justificó la decisión en que se requiere “avanzar en procesos que pueden estar detenidos y contribuir concretamente a la consecución de verdad, justicia y reparación” para las víctimas y sus familiares.

El proyecto de Gutiérrez busca limitar el secreto original de 50 años para la información reunida en los testimonios de 28.459 personas por la comisión, y que sólo se podría dar a conocer en 2053.

Dicha comisión fue creada en 2003 por el entonces Presidente Ricardo Lagos, estuvo a cargo de monseñor Sergio Valech, y tenía como objetivo aclarar las identidades de quienes fueron víctimas de torturas y privación de libertad por motivos políticos, entre 1973 y 1990, pero resguardando sus denuncias.

Tras el anuncio de Bachelet, Lagos mostró reparos diciendo que “muchos no habrían declarado si hubiesen sabido que tendrían que exponer las humillaciones”.

El ex Mandatario explicó que “hay que entender que en 2003 fue la primera vez en la historia en donde post dictadura se atrevieron a ver el drama de la prisión política y tortura”.

También planteó que es “muy fuerte tomar la decisión de hacer y escuchar lo que ocurrió, precisamente, donde las víctimas hablan. Y para muchos de ellos, era volver a algo muy duro y doloroso, pero cómo hacer para que pudieran declarar con tranquilidad, garantizarles que sus dolores, sus humillaciones serían conocidos por aquellos a quienes le hacen la declaración y, en consecuencia, podían hacerlo por un período largo de silencio”.

La Constitución de Lagos que Bachelet quiere remover

Quizás el más importante legado político de Ricardo Lagos sea la Constitución de 2005, que lleva su firma y que logró modificarla en forma sustantiva con 58 reformas aprobadas por el Congreso pleno con 150 votos a favor y solo tres en contra.

Fue en un mes de septiembre, también, cuando el Mandatario dijo que “este es un día muy grande para Chile. Tenemos razones para celebrar. Tenemos hoy por fin una Constitución democrática, acorde con el espíritu de Chile, del alma permanente de Chile, es nuestro mejor homenaje a la independencia, a las glorias patrias, a la gloria y a la fuerza de nuestro entendimiento nacional”.

El Presidente destacó el comienzo de una nueva etapa en la historia, “con una patria más grande, más unida, más prestigiosa, reconocida en el mundo”.

Sin embargo, desde el inicio de su campaña presidencial, Bachelet ha dirigido sus dardos contra dicha Constitución y ha impulsado un proceso constituyente para tener una nueva Carta Magna “nacida en democracia y que sea producto de una discusión amplia y diversa y que recoja los cambios que Chile ha vivido en las últimas décadas”.

“Queremos una Constitución sin cerrojos, que garantice el pleno ejercicio de nuestros derechos y deberes. Debemos ponerle fin al actual sistema binominal en el que salen electos candidatos con menor votación que otros que no llegan a la Cámara. También es imperante modificar los altísimos quórums de aprobación de leyes”, es el comprimo de la Presidenta.

En este punto, cabe recordar que en los últimos años Lagos también ha abogado por hacer una nueva Constitución.

Lagos impulsó los hospitales concesionados y Bachelet los paralizó

La concesión de hospitales públicos es el tercer gran hito que Lagos impulsó durante su gobierno entre 2000 y 2006, y que el actual gobierno de Bachelet demonizó y paralizó.

Incluso, la ex ministra de Salud de Bachelet, Helia Molina, amenazó con “ir a marchar a la calle si empiezan a concesionar hospitales”, política que mantuvo su sucesora Carmen Castillo.

Sin embargo, al mismo tiempo, Lagos dio un claro mensaje en Icare: “Todo aquello que es concesionable, se debe concesionar, y liberar así recursos para otras necesidades sociales”.

El ex ministro de Salud de Lagos e impulsor de los hospitales concesionados, Pedro García, acusó que hay “responsabilidad política” de Bachelet de paralizar dicho mecanismo, motivada por “razones que no han sido bien aclaradas, pero que tengo absoluta certeza que fueron más bien ideológicas que técnicas”.

Lagos creó el CAE y Bachelet lo eliminó

El Crédito con Aval del Estado (CAE) para los estudiantes de educación superior fue creado por el Presidente Lagos durante su último año de mandato, en junio de 2005, como una forma de que todos los jóvenes pudieran acceder a estudiar, ya que sólo podían tener crédito los 160 mil que estudiaban en universidades del Consejo de Rectores, dejando fuera a 410 mil.

El 1 de junio el Mandatario firmó la ley que generó en ese momento tomas y paralizaciones estudiantiles que la rechazaban porque “privatizaba” la educación.

Sin embargo, ese día no hubo ceremonia protocolar y Lagos dijo estar sorprendido por el rechazo de los estudiantes. “Esta ley no se refiere a ellos. Esta ley lo que establece es cómo podemos ayudar a aquellos estudiantes de escasos recursos que están en el sistema privado (…) Lo que me sorprende realmente es que haya estudiantes que se molesten porque hay otros estudiantes que van a poder acceder al sistema universitario“, dijo.

Ese mecanismo, sin embargo, fue desechado por la Presidenta Bachelet, quien presentó un proyecto de ley que lo elimina y lo reemplaza por una nueva entidad pública.

Lagos, en tanto, cambió su postura y también respalda dicha eliminación, ya que “tenemos una situación económica distinta, son otros los ingresos fiscales, de manera que es obvio que estamos en condiciones de poder dar ese paso”.

El Chacao, el puente de la discordia entre Lagos y Bachelet

“Fue un error para Chile”. Así calificó el ex Presidente Ricardo Lagos la decisión adoptada en 2006 por la entonces jefa de Estado, Michelle Bachelet, de desestimar el proyecto de construir un puente sobre el canal de Chacao.

La idea de construir el viaducto para unir la isla con el continente, que había sido planteada originalmente durante su administración, fue desestimada por su sucesora.

En 2013, cuando el gobierno de Sebastián Piñera reactivó el proyecto, Lagos reiteró que “siempre he pensado que este proyecto había que hacerlo, y en su momento discrepé privadamente, como corresponde a un ex Presidente, de la decisión que se estaba tomando” en 2006.