El ex candidato presidencial está recorriendo Chile para intentar traspasarle al ex Mandatario el medio millón de votos que obtuvo en las elecciones pasadas, y busca sumarle 5 mil apoderados de mesa en la segunda vuelta para que defiendan los votos. Sobre su candidatura, asegura que "valió mucho la pena, porque muchas personas se atrevieron a sacar la voz".
Publicado el 05.12.2017
Comparte:

Pocas horas después del resultado de la primera vuelta presidencial, José Antonio Kast se dirigió al comando de Sebastián Piñera para darle su incondicional respaldo de cara a la segunda vuelta.

Desde el siguiente día, el diputado ha realizado una extensa gira desde Arica a Magallanes para intentar sumar al medio millón de personas que votó por él el pasado 19 de noviembre.

En los últimos días, Kast ha tenido varias apariciones mediáticas en que ha acusado al gobierno de “terrorismo legislativo” por ponerle suma urgencia a varias polémicas reformas -como la educacional, previsional y Constitucional-, y enfrentó a los dirigentes del Frente Amplio por su dispar postura respecto de Alejandro Guillier.

En conversación con “El Líbero”, el ex candidato presidencial que obtuvo el 8% de los votos profundiza su análisis electoral y la estrategia que se debe usar para que Piñera pueda ganar en una elección que se pronostica como muy cerrada.

– ¿Qué estrategia debe usar Piñera para ganar la elección?

-La estrategia es que todos salgan a la calle, a convencer y que tengamos un levantamiento de apoderados de mesa completo. Si logramos tener apoderados en las 44 mil mesas electorales tenemos la elección ganada. A eso hay que agregarle que los que fueron candidatos, hayan ganado o perdido, a senador, diputado, core, incluidos los alcaldes y concejales en ejercicio, ganamos esta elección.

-Eso en términos operativos, pero ¿qué se debe hacer respecto de las ideas?

-Creo que las ideas están planteadas. La gente sabe claramente qué piensan Piñera y Guillier. Esto ya es un tema de movilización, de que la gente tome conciencia de la importancia del voto. Las personas saben que Guillier es candidato de la izquierda, del continuismo, de las promesas no cumplidas, pero la estrategia para ganar es que todos los que preguntan cómo nos irá, sepan que nos irá bien en la medida que sean apoderados de mesa el 17D.

– ¿Por qué le da tanta importancia a tener apoderados en todas las mesas?

-Chile está lleno de comentaristas de salón que quieren ver los resultados sentados frente al televisor, y si se ponen las pilas y van a ser apoderados conseguirán más gente que vaya. Cuando te comprometes a ser apoderado, inmediatamente hay más gente a tu alrededor que se involucra. Si esas personas se aplican y, más allá de ir a votar se comprometen y son apoderados, ganamos la elección.

– ¿Qué demandas ciudadanas ha podido palpar en sus giras?

-Que le digan la verdad, porque el voto de Beatriz Sánchez fue “PP”, de “protesta y populista”. De protesta, porque hay mucha gente que siente que la institucionalidad ha fallado y que no hay justicia real para las personas asaltadas, porque los fiscales toman las causas más emblemáticas pero no toman el robo de la bicicleta, el balón de gas, los portonazos, lo que le pasa a la gente en el día a día. Esa falla de la institucionalidad se manifestó, en alguna medida, en el voto que obtuvo Beatriz Sánchez, que decía, “nos cabreamos”. Y el otro es el voto populista, porque se enfoca en personas que tienen problemas reales, como la deuda universitaria, y se ilusionan cuando alguien les dice que “conmigo no la vas a pagar”, porque la gente está sobre endeudada y si alguien le dice que le perdonará la deuda la gente se ilusiona, el tema es de dónde saca los recursos para pagar la deuda. Es lo que percibo en la calle. Mucho de ese voto de protesta, creo yo, no votará por Guillier. Ya se sacaron el gustito de rechazar el proyecto político en general, y no necesariamente votará por Guillier.

Kast: “El voto de Beatriz Sánchez fue “PP”, de “protesta y populista”. Mucho de ese voto de protesta, creo yo, no votará por Guillier”

– ¿Cuál será su aporte a la campaña de Piñera? ¿Los apoderados, el equipo?

-Pusimos todo lo que tenemos y la gente que se ha querido jugar está trabajando para ganar el 17D. No hemos pedido nada a cambio. Solo queremos ganar porque tenemos claro que cualquier cosa que planteamos no será posible si Guillier es el Presidente. Si quiero debatir de educación, seguridad ciudadana, Araucanía, los presos militares, nada de eso tiene opción de ser planteado en un eventual gobierno de Guillier, por tanto, las personas que fueron apoderados de mi candidatura casi el 100%, el 97% están matriculados para ser apoderados de Piñera. Hablamos de 4 mil que tuvimos en la elección, y estamos aplicándonos para poner una cantidad mayor, en torno a 5 mil. Es lo razonable que podemos aportar en todo el país.

Kast: “Las personas que fueron apoderados de mi candidatura casi el 100%, el 97% están matriculados para ser apoderados de Piñera. Estamos aplicándonos para tener en torno a 5 mi”

– ¿Insiste con los apoderados porque podría haber trampa con los votos?

– Creo que hubo mucha trampa en la última elección, por el desorden que se generaba con ocho candidatos, la falta de preparación de algunos vocales o la falta de presencia de vocales sorteados, que hace que el vocal titular sea reemplazado por el vocal voluntario que llega más temprano. Queremos un estudio de cuáles es la realidad de los vocales que fueron convocados y cuáles fueron los que ejercieron el rol, cuántos fueron del sorteo y cuántos se acercaron voluntariamente a ser vocales.

-¿Cree que  hubo alteración en algunos votos?

– Tengo constancia de algunos temas menores, pero si eso se multiplica por las distintas mesas podría ser un tema mayor. El mismo Servel dice que en Valparaíso hay 24% de las mesas descuadradas. No le estoy echando la culpa al Servel, porque no tiene un funcionario en cada mesa, pero claramente los vocales de esas mesas no hicieron bien su trabajo.

-Del medio millón de personas que votó por Ud., ¿cuántos podrían votar por Piñera?

-Espero que con el trabajo que estoy haciendo, espero que más del 90% de los votos se vayan a Sebastián Piñera. Yo he hecho algo distinto a lo que hacen los candidatos que pierden en la primera vuelta, que se sacan la foto con el candidato ganador, le dicen “te apoyo, que te vaya bien y se van de vacaciones”. Yo al día siguiente de haber perdido y saludado a Piñera partí a Punta Arenas, después recorrí Arica, Viña, Valparaíso, Chillán, Los Ángeles, Concepción, Curanilahue, Lota, Coronel. Mañana (hoy) parto a Antofagasta, Calama, La Serena, Coquimbo. Por lo tanto, mi esquema de trabajo es de verdad, no es la pura foto, y eso hace que a todos los lugares donde voy transmito lo mismo, todos los grupos de Whatsapp que tenía están trabajando para el 17D. Me reuní con 120 jóvenes que me apoyaron, representando a los de todo Chile, y con más de 100 mujeres y están todos cuadrados.

Kast: “Mi esquema de trabajo es de verdad, no es la pura foto, y eso hace que a todos los lugares donde voy transmito lo mismo, todos los grupos de Whatsapp que tenía están trabajando para el 17D”

-¿Qué opina de la incorporación del senador Ossandón en la campaña?

-Todos sumamos. Cada uno tiene su estilo de cómo hacer las cosas. Lo más importante es que él trabaje para revertir dentro de la RM los votos que obtuvo como senador que no se traspasaron a nuestra votación. Nos fue bien en La Florida y La Pintana porque sacamos junto con Piñera más votos que Felipe Kast, Ossandón y Piñera en las primarias. En el único lugar donde sacamos menos votos, solo 10 mil, fue en Puente Alto. Creo que él tiene que aplicarse para que no se dé esa diferencia, sino que quedemos arriba.

-En términos de contenido, él plantea la gratuidad en educación.

-Está en su derecho de pedir lo que quiera, pero nada de lo que plantea será realidad si Piñera no gana. Por eso, mi esquema de colaboración es distinto. No he renunciado a nada de lo que he planteado, pero tengo claro que si no sale Piñera nada de lo que planteo se puede hacer realidad, porque el gobierno de Guillier sería de continuismo ideológico, manejado por la izquierda más dura, que es el PC y de algunos dirigentes del Frente Amplio y del socialismo.

Kast: “No he renunciado a nada de lo que he planteado, pero tengo claro que si no sale Piñera nada de lo que planteo se puede hacer realidad”

-¿Cómo cambia la política chilena la llegada del Frente Amplio al Congreso?

-Creo que el sistema electoral, que es muy malo por los mega distritos y el arrastre de los candidatos con menos del 1% va a generar más polarización en el debate. Un diputado electo del Frente Amplio electo con el 1% será capaz de decir cualquier cosa con tal de subir y hacerse famoso y eso terminará por polarizar. No tiene electores a los que responderles. Creo que el FA no tiene 20 votos cuadrados para lo que quiere hacer, y se van a empezar a deslegitimar, porque esa postura de dar libertad de acción es una vergüenza. Jackson y Boric llamaban a no votar por Guillier porque era lo peor que le podía pasar a Chile y hoy dicen “mire, en realidad, si bien es cierto no es menos cierto, cada uno que haga lo que quiera”, es tratar de acomodarse y flotar como un corcho.

Kast: “Jackson y Boric llamaban a no votar por Guillier porque era lo peor que le podía pasar a Chile y hoy dicen mire, en realidad, si bien es cierto no es menos cierto”

-¿Qué opina de las ideas del Frente Amplio?

-Que son ideas trasnochadas, que no han tenido éxito en ninguna parte del mundo. Me tocó un debate con Nicolás Grau, encargado de la parte económica de Sánchez, y me pregunto cómo una persona que hace una fiesta universitaria pierde $120 millones y después sin ninguna vergüenza le pasa la cuenta a la U. de Chile,  que funciona en base a los fondos públicos, para que le paguen la deuda por su mala gestión. A la gestión del municipio de Providencia, comandado por RD, lo dejaron casi quebrado, o lo que hicieron en el Mineduc, donde entraron, hicieron los cambios, quedó todo mal y abandonaron. Ese es el grado de responsabilidad de quienes integran el FA.

-¿Valió la pena llegar hasta la primera vuelta?

-Valió mucho la pena, porque hay medio millón de personas que se atrevieron a sacar la voz. Hay gente que no era interpretada y lo que espero es que haya más liderazgos de derecha que se atrevan a decir las cosas y que nadie se acompleje de defender principios y las ideas basadas en el sentido común. Puedo ir contra corriente pero no contra el sentido común.

-¿Ud. le sumó o restó votos a Piñera?

-Claramente, le sumé votos, y le estoy sumando cada día más porque hay temas que no sabían interpretar bien, como el voto valórico del mundo cristiano. Las manifestaciones del mundo no cristiano, que atenta contra la vida y la familia, son bien masivas en la calle pero no son mayoritarias en la sociedad. El mundo evangélico el día que salga a votar es una fuerza político-social muy importante. Las personas que se declaran evangélicas son entre el 25%-30%. Eso explica por qué el gobierno no quiso incluir la profesión de fe del último Censo. No querían que se pesara la fuerza del mundo evangélico. Hoy hay tres alcaldes evangélicos, dos diputados, 30 concejales, que están tomando un rol y en las próximas elecciones eso irá subiendo. Por lo tanto, tienen una fuerza electoral mucho más potente que el FA.

Kast: “El mundo evangélico el día que salga a votar es una fuerza político-social muy importante. Las personas que se declaran evangélicas son entre el 25%-30%. Eso explica por qué el gobierno no quiso incluir la profesión de fe del último Censo”