Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de marzo, 2018

Sergio Bitar: “Pilar Armanet tiene una trayectoria distinguida y representa un pensamiento progresista liberal que el PPD ha ido perdiendo”

Autor:

Javiera Barrueto

Si bien el ex ministro de Educación dice estar en desacuerdo con el fallo del TC sobre el artículo 63 de la reforma de Educación Superior de Michelle Bachelet, sostiene que no se les puede exigir a los militantes del partido estar de acuerdo en todo.
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El ex ministro del gobierno de Michelle Bachelet y miembro del directorio de la Fundación Chile 21, Sergio Bitar, en conversación con “El Líbero” sostuvo que “valoro la calidad de Pilar Armanet“. Asegurando que está en contra de la decisión del Tribunal Constitucional en torno a la reforma de Educación Superior pero que no se debería sacar de las filas del PPD a la ex ministra.

Ello tras la discusión que se generó al interior de la colectividad luego que la militante y ex ministra del primer gobierno de Michelle Bachelet,  en su calidad de presidenta de la Corporación de Universidades Privadas, presentara un requerimiento en el TC para solicitar que se declare inconstitucional el artículo 63 de la reforma de Educación Superior.

Por su parte, ayer el Tribunal Supremo decidió acoger la tramitación de las denuncias presentadas por algunos militantes de la colectividad en contra de Armanet. Así el presidente del TS, Nicolás Camus sostuvo que “este tribunal en atención a la gravedad de los hechos denunciados ha determinado suspender a la militante María Pilar Armanet, mientras dure el procedimiento que se lleva en su contra”.

En tanto Bitar se inclinó porque en el partido debería imperar la diversidad de opiniones pues de lo contrario la colectividad estaría cada más disminuida en el número de militantes, agregando que sería “restringir la diversidad”.

Por otra parte y a tres meses de las elecciones de la directiva del PPD, ya serían varias las cartas que suenan para dirigir la colectividad. De esta manera el ex ministro asegura que todos los nombres son positivos, sin embargo se inclina por apoyar la candidatura del senador Ricardo Lagos Weber. Y es que asegura que la oposición será desde el Congreso.

Así, tras el arribo del senador Lagos Weber desde La Haya, la próxima semana se reunirán con él varios militantes históricos de la colectividad, entre los que asistirían: Sergio Bitar, René Jofré, Víctor Barrueto, Antonio Leal y Álvaro García.

– ¿Qué le parece que Pilar Armanet, militante del PPD, haya sido la que presentó un requerimiento en el Tribunal Constitucional por el artículo 63 de Educación Superior?

– Me parece bien que se discutan estos temas, lo que consideraría nefasto que se armen discusiones y en estas alturas seguir expulsando o pretender que todos tienen que pensar igual. Creo que es una materia que tiene que reflexionarse con más intensidad respecto del PPD. Creo que las personas que son militantes tienen que saber distinguir el respeto a los principios que nos animan de las posiciones sobre políticas públicas específicas. Si yo por ejemplo soy rector de una universidad privada ¿tengo que irme del partido? Si yo director de una empresa privada o de un banco, ¿no es compatible con ser miembro del Partido Por la Democracia? Entonces esa diferencia entre principios y política a mi juicio es muy importante de establecer.

– La bancada del PPD solicitó la expulsión de la ex ministra ¿coincide con ellos?

– Pilar Armanet tiene una trayectoria bastante distinguida y representa un pensamiento progresista liberal que el PPD ha ido perdiendo y es muy importante en el Chile del futuro. Si el partido tiene una posición y ya la expresó la mesa yo comparto ese criterio. Yo soy contrario a lo que resolvió el Tribunal Constitucional, pero no soy partidario que una persona que por el cargo que ocupa, de presidenta de la Asociación de Universidades Privadas, representa un punto de vista o como en el caso antes de Daniel Fernández que fue requerido también en el Tribunal Constitucional por ser el gerente general de Hidroaysén porque habría estado en contra el partido de los embalses y la energía hidroeléctrica en la zona de Aysén, eso es confundir principios con políticas, y sería restringir mucho la diversidad.

– ¿Por cuál alternativa se inclinaría?

– Yo animaría a un debate en el partido sobre esta materia. Valoro la calidad de Pilar Armanet, estoy en contra de la decisión del Tribunal Constitucional pero no puedo exigirle que todos los miembros del partido estén de acuerdo siempre en lo mismo porque entonces tendríamos un partido de cinco personas.

– Estos días han surgido críticas de parte de la oposición señalando que el gobierno está tratando de gobernar afuera del Congreso ¿cómo lo ha visto?

– Hoy día tenemos dos instrumentos pro gobierno, institucionales que le permiten actuar y generar desconfianza respecto de la voluntad de los acuerdos que son el TC, que en estricto rigor no es el gobierno pero es percibido en una postura similar. Y segundo los reglamentos de las leyes. Entonces si con los reglamentos de las leyes afirman una objeción de conciencia institucional es una aberración, me parece que eso tienen que pensarlo dos veces antes de actuar.

Crisis interna del PPD

– ¿Cuál cree que debe ser la principal autocrítica al interior del PPD y qué se debe hacer para ordenarse? 

– Ya se inició un proceso que me parece sano, de autocrítica y de revisión de las fallas de la derrota electoral y de las cualidades que se debieran desplegar hacia el futuro. Creo que es el primer partido que ha comenzado y eso es un buen indicio. Se va a hacer un esfuerzo por apostarle de nuevo al progresismo, la diversidad, el espíritu democrática profundo, la nueva Constitución, el empoderamiento de los ciudadanos, los derechos sociales, la defensa del medio ambiente, el rol más activo de la mujer, en esas materias y buena gestión de gobierno, buena capacidad técnica se puede hacer un aporte importante al progresismo y en eso hay conciencia dentro del partido.

– ¿Cree que el senador Ricardo Lagos Weber pude ser una figura para implementar estas medidas en el PPD?

– Creo que todos los que están planteando sus nombres son personas que pueden hacerlo bien. En el caso de Ricardo Lagos estoy seguro que lo puede hacer bien pero además puede aportar algo que a mi juicio es clave en esta fase y es que la oposición va a operar desde el Congreso y esencialmente desde el Senado. De manera que la conducción de un partido por un senador que tenga el respaldo de sus demás colegas, que esté en la acción cotidiana y que tenga el apoyo de un secretario general y de un equipo que estando en regiones o en Santiago acompañen la acción senatorial puede ser un mejor diseño para lo que viene. Entonces Lagos Weber me parece una personas atractiva, si es que él decide hacerlo, y las demás personas que sean nombradas ojalá participen activamente también como vicepresidentes tienen mucho que aportar, necesitamos a secretarios generales con más capacidad de gestión y creo que las mujeres son mejores para eso.

– ¿Le gustaría que fuera una mujer la secretario general?

– Ahora tenemos dos senadoras bastante buenas pero en el caso de la gestión puede que ellas mismas mejor representarían una salida del estado que nos encontramos hoy día, entre los senadores es Lagos Weber.

“En el sector progresista hay un déficit de ideas, se necesita un proceso más arduo de reflexión, de mirar el mundo que viene”

– Patricio Navia en su columna en “El Líbero” sostuvo que desde 1990 hasta 2010 la derecha se dedicó a fortalecer los centros de estudios y las ideas ¿debiera ser el camino que tome la centro izquierda para proyectarse?

– No hay política seria de largo alcance sin ideas, que representen los valores y que tengan solidez técnica para implementar políticas, que sean efectivas y que tengan respaldo ciudadano por consulta ciudadana, esos son la configuración de los elementos que conducen a gobernar bien. Hoy en el sector progresista hay un déficit de ideas, de visión, se necesita un proceso más arduo de reflexión, de mirar el mundo que viene, de entender cómo cambió la estructura social chilena, cuáles son los temores, cuáles son los anhelos, cuáles son los riesgos.

– ¿Cómo se debe abordar?

– Esa tarea hay que abordarla con bastante intensidad para tener solidez en un posible gobierno nuevo progresista. Ahora el punto es que lo que queda de las distintas organizaciones pensantes está muy frágil y carecen de apoyo económico, de manera que la tarea va a ser reunir gente joven, de otra generaciones que vayan reflexionando sobre lo que ocurre, constituir institutos con más personal que esté dedicado a eso, como ha hecho la derecha en estos año y ver cómo se financian estos centros porque la derecha tiene todo el apoyo empresarial, estos sectores no. Entonces ahí hay déficit y no hay aportes internacionales hoy día para estas funciones. Pero instituciones como Chile 21, Cieplan, Espacio Público son de mucha importancia y que se vayan desarrollando las fundaciones de los partidos, que tengan ahí más reflexión. Yo no veo hoy mucha capacidad de los partidos de hacer esas reflexiones en su seno como antes acontecía y por lo tanto creo que lo que vamos a ver es el surgimiento de varios grupos y bienvenidos que reflexionen y esa reflexionen vayan articulándose, extendiéndose y penetren a los partidos y sus comisiones políticas para darle mayor fuerza a sus ideas y contenidos.

– Se sostenía que la izquierda descuidó las áreas de pensamientos o ideas, si en este periodo de cuatro años no se vuelven a impulsar ¿será complejo que la centro izquierda pueda volver a proyectarse?

– Si uno lee los programas que se elaboraron para la campaña presidencial hay bastante solidez, ideas, hay mucha gente con experiencia de gobierno. El problema que hay hoy día es dispersión de las estructuras partidarias. Y eso tiene que irse consolidando y estar en la oposición debiera ayudar a eso. Si se establecen diferencias entre unos sectores y otros en la oposición va a ser más largo, por eso que es importante que estas instancias de reflexión sean más transversales y el progresismo impulse estudios y reflexiones más allá de los partidos, con gente de los partidos pero no a través de los partidos. Y eso es lo que se está iniciando de alguna manera.

– ¿Podría ser la Fundación Chile 21 el lugar donde se empiecen a rearticular las nuevas ideas de la centro izquierda?

– Hay que ver en el movimiento andando, yo creo que sí. Veo que hay un equipo de primera, tenemos que ir pensando cómo lo armamos, tenemos que hablar con otra gente, no tenemos que tener la pretensión de hacerlos solos, escuchar a los demás y estimular una reflexión que va a ser muy diversa y va a ser muy colectiva. También buscar formas de financiar estas operaciones, el costo de esto es muy bajo y beneficios muy altos.

– También se ha dicho que cuando hay una carta presidencial poderosas las ideas parecen menos poderosas, haciendo referencia a que para las elecciones de 2013 esta Michelle Bachelet ¿pero qué pasa ahora que no hay un nombre que suene como el de la ex Mandataria?

– Es un peligro cuando uno tiene confianza y las cartas poderosas generan confianza, que es lo que le ha pasado a la derecha, ahora también vamos a ver los efectos posteriores. La ventaja de enfrentar una situación compleja es que o tienes poca capacidad y te debilitas o estás a la altura y tiene capacidad y te paras y avanzas. Yo apuesto a lo segundo, creo que hay generaciones de mucha calidad, jóvenes nuevos, que tienen que entrar a participar en la vida política y en el debate, reforzar los partidos políticos y eso es una necesidad para cuatro años o para ocho años porque el que no tiene ideas sustentadas en valores no hace buen país.

– ¿Podría haber sido éste un factor de la derrota?

– No creo que nadie que entienda de política pueda atribuir los desenlaces a un solo factor, que no hubo suficiente reflexión. Hubo reflexión y suficiente pero también hay un desgaste en el tiempo, hay dispersión en los partidos, hay una situación económica con el cobre que fue compleja, ha habido una disputa comunicacional enorme con las reformas lo que llevaron a que se percibieran positivamente al comienzo y menos positivas al final. Hay temas relacionados con el fenómeno de desastres naturales, en fin hay muchas hipótesis para explicar cómo evoluciona la política pero esto no es mecánico. El que no hayan centros de estudios es un factor, por lo tanto tampoco se puede atribuir solo el factor de que la Presidenta tenía mucha popularidad cuando fue candidata y que no hubo reflexión.

– ¿Qué otros puntos influyeron?

– Yo creo que sí hubo un defecto, el gobierno anterior no tuvo buena gestión, el gobierno anterior no trabajó suficientemente con los partidos y tampoco impulsó una reflexión, porque pudo haberlo hecho para ayudar, no aislarse tanto y eso también afectó. Pero no es la explicación única, los partidos también tienen sus responsabilidad, en una sociedad en que hay más tranquilidad menos disputas la gente considera que es menos importante participar en política. No simplifiquemos, pensemos en grande lo que queremos hacer por Chile y cada sector político tiene que adentrarse más a fondo en los aspectos del diseño de su estrategia.

A dos semanas del gobierno

– ¿Cómo ha visto la gestión del gobierno durante las primeras semanas?

– Mejor que el gobierno anterior de Piñera. El equipo es más sólido políticamente, hay aprendizaje de qué se debe conversar, no se puede arroyar, en que hay que ser menos ideológico y no hacerle tanto caso a la UDI, un poco más de caso a los sectores más moderados y abiertos. Hay un ánimo de convivencia más favorable pero las cosas se prueban andando y en ese sentido hay factores que no dependen del gobierno pero que están enciendo luces amarillas por todos lados como son las resoluciones del Tribunal Constitucional, que mucha gente de la centro izquierda lo ve como compañeros de ruta del gobierno. Por lo tanto sacan las castañas con la mano del gato como en el caso del Sernac, el caso de la objeción de conciencia y ahora el caso de la educación. En las materias relacionadas con posibles acuerdos, los cinco temas, en tema de La Araucanía se partió con una modificación de la Ley Antiterrorista, lo cual quiere decir que la principal preocupación de La Araucanía es el terrorismo y no el desarrollo de la región, eso también ha creado problemas.

– ¿Cuál sería un punto clave donde se podría generar consenso en todas las fuerzas?

– La Constitución que creo que es una tremenda oportunidad para Piñera si la toma y le hace todas las propuestas alternativas porque de todas formas hay que negociar, no tiene capacidad de aprobarla solo y le da poder al parlamento y muestra que no es necesario una Asamblea Constituyente tiene muchas ventajas pero tomaron una decisión a mi juicio errada que es pararla. Ahí hay luces amarillas.

– En un principio hubo varios acercamientos entre el gobierno y la oposición pero al pasar los días surgieron varios liderazgos desde la ex Nueva Mayoría mostrando las diferencias…

– Vamos a ver liderazgos de la derecha porque hay muchas diferencias entre unos y otros, también liderazgos y posiciones distintas en los partidos de oposición. Eso va a ser natural a un proceso político que tiene un cambio del sistema electoral que se ha expresado a una mayor dispersión de fuerzas en el parlamento o va a requerir de mayores acuerdos en el Parlamento, va a requerir de más habilidad política para poder llegar a acuerdo, va a haber más necesidad de conversación. Eso va a ser así y va a durar así todo el tiempo. Yo creo que se va a instalar una nueva fase en la historia de Chile después de los periodos de las dos grandes coaliciones. Eso no es un tema que se pueda resolver, hay que aprender a vivir con él y constituir coaliciones más sólidas y eso se logra con conversaciones más demorosas pero más útiles.

– El gobierno no tiene mayoría en el Congreso, ¿cuánto dependerá de las negociaciones con la oposición para lograr el éxito en sus proyectos?

– ¿Cuánto el gobierno va a depender del Congreso? ¿cuánto va a depender de su acción administrativa? El gobierno tiene bastante margen para avanzar por la vía administrativa, porque no tiene mayoría en ninguna Cámara, también va a depender de la estrategia del Gobierno. Pero lo que yo recomendaría es que el gobierno sea más sensible y auténtico en su voluntad de acuerdos en temas específicos. Los cinco que planteó pero hay otros que la oposición le ha puesto. Le ha dicho dos cosas, uno “no me modifique las leyes a través de los reglamentos” y dos “no proceda a despachar la nueva Constitución como si fuera una cosa menor”. Pienso que el debate constitucional por la vías que sea, una indicación a lo que hay o una nueva propuesta de nueva Constitución por parte de la derecha para que se inicie un debate con una comisión constitucional en el Senado o en la Cámara, por ejemplo, eso te genera un paragua de entendimientos bastante más ancho.

– Durante el gobierno de la Presidenta se utilizó el término de la retroexcavadora, pero en la semana los senadores Provoste y Elizalde empezaron con el término de “motosierra administrativa” ¿cree que el gobierno ha empezado de la manera como lo expresan algunos parlamentarios?

– Como yo soy ingeniero sugeriría que no usemos maquinarias que no conocemos para lograr propósitos políticos. La idea de la retroexcavadora nunca ha sido una tesis de la Nueva Mayoría ni de la Concertación, es una expresión que usó un senador una vez y fue tomada por la derecha como su bandera para cargarle al gobierno que es el gobierno de la retroexcavadora. Cuando salió esa declaración no se le dio mucha importancia y el gobierno salió diciendo que no tenía que ver con el gobierno, entonces entendamos el tema de la retroexcavadora como una parte de la campaña de la derecha contra la Nueva Mayoría. Si hay una preocupación que este gobierno vaya cortando las ramas de la diversidad que se han plantado en los periodos anteriores y que por la vía de los reglamentos trate de restringir las reformas, aminorarlas y en el fondo desviarlas.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: