Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 28 de marzo, 2018

Senador José Miguel Insulza: “Lo que a Evo le interesa no es ganar el juicio en La Haya, lo que a Evo le interesa es ganar su reelección”

Autor:

Magdalena Olea

En conversación con El Líbero, el ex secretario general de la OEA dice que "Bolivia estaba tan inseguro de su posición jurídica que la ha cambiado cuatro veces desde que se inició el juicio". Advierte que hay que tener cuidado con la "victimización que ha realizado ese país a su favor", y espera que los argumentos chilenos muestren "que nosotros hemos cumplido escrupulosamente nuestras obligaciones".
Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El lunes fue el último turno de Bolivia para presentar sus alegatos en la Corte Internacional de Justicia en La Haya, una jornada que estuvo marcada por las fuertes y “emotivas” declaraciones del país vecino, que, entre otras cosas, argumentó que Chile era su “carcelero”, abriendo críticas en el país. Además, llamó la atención pública el intento de la defensa boliviana por demostrar que había un tema bilateral pendiente a propósito de las resoluciones de la OEA entre 1979 y 1983, y las declaraciones del ex secretario general de ese organismo José Miguel Insulza en 2006, que fueron presentadas como pruebas en la corte y en las que este señalaba que era un tema de interés “de todo el continente”.

Hoy es la última oportunidad de Chile para presentar sus alegatos en la corte. En conversación con “El Líbero”, el senador y ex agente de Chile en La Haya analiza la defensa boliviana, habla del rol protagónico de Evo Morales en la corte, y se refiere a las expectativas y a la respuesta que debiera dar nuestro país.

-¿Qué balance hace con respecto a los alegatos en la Corte Internacional de Justicia en La Haya y con respecto a la defensa boliviana?

Mi opinión es que Chile ha tenido una excelente defensa jurídica, y que de alguna manera los tres temas principales se han planteado. El primero de todos era responder si efectivamente en algún momento se hizo una promesa o se generó un compromiso de negociar salida al mar para Bolivia, que es eso lo que están pidiendo ellos, pero respecto de eso ha quedado muy claro que no existe ningún momento en el cual tal obligación se haya formado. No olvidemos que estamos hablando en general de una obligación jurídica, de un compromiso jurídicamente exigible, no palabras o conversaciones vagas o generales, o incluso conversaciones específicas que no constituyen en sí un argumento jurídicamente exigible. Creo que eso lo hemos demostrado mas que adecuadamente. Segundo, que el verdadero propósito de Bolivia no es el simplemente obtener una promesa de negociar si no que es buscar una forma de atacar el tratado de 1904, es lo que Evo Morales siempre ha querido hacer. Y tercero, diría que Bolivia estaba tan inseguro de su posición jurídica que la ha cambiado cuatro veces desde que se inició el juicio. Antes de ayer la siguió cambiando, fundamentalmente porque al final esto terminó en una súplica étnica que no se había hecho hasta ahora.

Finalmente lo que dicen es que la corte tiene que darle mar a un pueblo que supuestamente tuvo muchas veces mar y se hablaba del sonido de las olas y otras cosas, en circunstancias que el poco tiempo que Bolivia sostiene haber tenido salida al mar no había población boliviana prácticamente en la costa. Hay toda una mitología del mar que ellos han creado exitosamente con su pueblo. Mucha gente en Bolivia cree que se ha perdido, pero creo que se demostró adecuadamente que no.

-¿Cómo debiera responder Chile a los argumentos bolivianos?

Creo que el gran problema es el argumento sentimental afectivo que Bolivia usó repetidamente sobre todo el primer día y el último. Es decir, el lunes de la semana pasada y este lunes, porque ahí es donde la corte puede tener la tentación de buscar alguna forma de mantener vivo el asunto, sosteniendo que de alguna manera Chile podría aceptar una conversación o una cosa por el estilo, básicamente por las palabras que utilizaron ayer, que Chile es el “carcelero” de Bolivia, que el pueblo boliviano no será nunca feliz si está privado del mar, puras cosas que son creaciones subjetivas que nunca deberían estar presentes en este tipo de juicios. En eso tenemos que tener cuidado, y por lo tanto espero que los argumentos hoy vayan fundamentalmente a mostrar que nosotros hemos cumplido escrupulosamente nuestras obligaciones, que Bolivia tiene salida al mar, que los ciudadanos bolivianos entran a Chile como les parezca con su cédula de identidad, que incluso se han eliminado restricciones que otros extranjeros tienen para adquirir propiedades, que el puerto lo usan prácticamente ellos, que se les almacena su mercadería por meses y hasta por un año en algunos casos… De todas esas cosas nosotros tenemos que mostrarlas muy claramente para que esta falsa idea de la victimización se termine.

-¿Cree que Chile debiera cambiar de estrategia y utilizar argumentos más políticos?

No, yo creo que nosotros debemos mantenernos en lo que estamos. Hay que responder lo que alegó Bolivia ayer, eso está claro, y ellos alegaron esto del encarcelamiento y todo lo demás y habrá que responderles con un lenguaje preciso sobre qué es lo que Chile está haciendo, pero en ningún caso convertir esto en una batalla política, eso no corresponde y no es bueno. Nosotros tenemos nuestro estilo, nuestra forma de hacer las cosas y no nos vamos a salir de eso. Las declaraciones políticas las hace y las ha hecho bien el Canciller a la salida.

-Pero dijo que la corte se podría tentar por estos argumentos…

No tentar, sino sentir inclinada. El tema es el siguiente, acá no hay argumentos jurídicos, y si no hay argumentos jurídicos, la corte difícilmente va optar por alguna salida, aunque sea una salida conciliatoria. La corte no podría optar por una salida conciliatoria si no hay ningún argumento jurídico. Pero hay que tener cuidado también con esta victimizacion que ha realizado Bolivia en su favor y que podría ser que de pronto tendiera a aconsejarnos mas que obligarnos, aconsejarnos, permitiéndole así a Evo Morales seguir adelante con su fiesta una vez mas.

-¿Usted cree que la corte puede fallar arbitrariamente?

No, no. La corte falla en derecho. A nosotros lo que nos interesa es que la corte diga que no tenemos ninguna obligación. Que haga algún otro comentario a mí francamente no me importa, lo importante es que la corte diga que no está demostrado que Chile contrajo en algún momento la obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al mar. Esa es la médula el asunto y yo creo que esa cuestión jurídicamente está ganada, porque ellos no tienen ningún argumento jurídico válido.

-¿Sus expectativas y las del equipo en La Haya son positivas?

Por cierto que son positivas.

-¿Qué le parece el protagonismo de Evo Morales el lunes?

Evo Morales empezó su presidencia sosteniendo que no se iba a reelegir, e incluso cuando se discutía la reforma constitucional aceptó acortar su periodo y limitar la reelección a una sola vez contando el periodo en el que ya estaba, por lo tanto aceptó seguir unos años más solamente. Sin embargo ahora está postulando a la cuarta reelección y lo hizo además fundado en una doctrina inventada, usada con alguna anterioridad por algún otro presidente, diciendo que el no permitirle postular de nuevo violaba sus derechos humanos. O sea está muy claro que él está dispuesto a cualquier cosa para poder reelegirse. Este tema de Chile que es tradicional en la política interna boliviana lo ha esgrimido precisamente para eso, lo que a Evo le interesa no es ganar el juicio en La Haya, lo que a Evo le interesa es ganar su reelección, y es una lástima, porque cuando estaba en su primer periodo no era esa su actitud. Esto es una campaña política y para eso lo mejor para él es ir a sentarse a La Haya, los bolivianos están mirando la televisión igual que los chilenos. Entonces por cierto que la gente asocia esto con Evo y él cree que con eso va a conseguir los votos. No los consiguió en el plebiscito, pero creo que habría sido más corto votar si quieren que Evo siga o no siga y no hacer todos este artilugio que lo único que ha hecho es perjudicar la causa de Bolivia, porque el 7% de los chilenos solamente está dispuesto a buscarle alguna solución a Bolivia.

-¿Cuál es su respuesta con respeto a la polémica de la OEA y con respecto a sus declaraciones?

Yo siempre he sido partidario de que busquemos con Bolivia un entendimiento que nos permita tener mejores relaciones y seguir trabajando juntos, eso es cierto y nunca he sido cerrado a un diálogo con Bolivia, pero otra cosa es que yo haya hablado alguna vez de salida soberana al mar o de que tenemos alguna obligación. Entonces las frases genéricas, vagas, generales no generan obligaciones. Ellos dicen por ejemplo, que con haber puesto en la agenda el tema marítimo prometimos darles salida soberana al mar… Y respecto a las resoluciones de la OEA, los países se obligan por tratados, los países se obligan por documentos oficiales, los países no se obligan por declaraciones públicas o declaraciones multilaterales, menos aún cuando no han concurrido a esas declaraciones multilaterales. Israel ha perdido un montón de resoluciones en las Naciones Unidas que le exigen la revolución de su territorio. No ha cumplido ninguna. Ahora si Israel firmara un acuerdo que le prometiera hacerlo, ahí tiene una obligación, claro que sí. Pero las meras declaraciones no constituyen fuente de obligatoriedad jurídica, no es que no valgan nada, tienen un valor político por cierto, y motiva a los estados, pero obligatoriedad jurídica por declaraciones yo es primera vez que escucho hablar de eso.

-¿Cree que la verdadera intención de Evo Morales es Antofagasta o reivindicar territorio?

No, el mismo vicepresidente García Linera ahora dice que no, que es por el norte de Arica y un montón de cosas por el estilo. Evo se deja llevar por su campaña política, pero él sabe perfectamente que estamos hablando de una ciudad chilena de varios cientos de miles de habitantes. Además desde que Antofagasta fue fundada como ciudad hasta la guerra pasaron 12 años. La población boliviana de Antofagasta era escasísima, como el 10% de los ciudadanos eran de origen boliviano, entonces ellos nunca tuvieron una real presencia marítima. ¿A donde la tuvieron? en Arica. Pero tampoco pretenderán apropiarse de Arica supongo, entonces estas son frases de Evo Morales no más, nada mas que eso.

Ellos lamentablemente rechazaron la propuesta que el presidente Lagos les hizo de un periodo largo de una cesión no soberana, de un lugar donde podían hacer un puerto en el norte de Chile, la rechazaron en su momento y estoy seguro que lo han pensado varias veces de nuevo y ahora van a tener que ver qué es lo que hacen, porque las relaciones se han echado a perder mucho y me parece difícil después de este fallo que hayan algunas negociaciones o conversaciones entre Chile y Bolivia, en Chile no hay mucha voluntad para eso.

-Si hay un eventual fallo que le de la razón a Chile, ¿eso tensionaría futuras relaciones con Bolivia?

No comento los fallos. No me quiero poner en el caso del “si”. Las relaciones entre Bolivia y Chile tienen una relación bicéfala, están muy malas entre los gobiernos en el plano político, pero en el norte de Chile sigue siendo tan buena como ha sido siempre. Hay muchos bolivianos que vienen a Arica e Iquique, hay transito permanente por la carretera que se ha mejorado mucho, 300 camiones bolivianos diarios pasan por esa carretera. Hay estudiantes bolivianos estudiando en Chile, hay una afinidad cultural, porque un 40% de la población de Arica es de origen Aymara. Todas esas cosas siguen existiendo como si este problema no se hubiera presentado jamás.

-¿Cree que Chile se debiera salir del Pacto de Bogotá?

No, no creo. Si alguien se quiere salir del pacto de Bogotá por Bolivia yo le quiero decir lo siguiente: primero que nada tendría que comunicar esto, de acuerdo con el tratado, y tiene creo que un año de espera antes de que eso sea válido. En ese año Evo Morales nos presentaría otra demanda, diciendo que no hemos cumplido el fallo, cuando lleváramos seis meses mas nos presentaría otra mas, y nos tendría permanentemente ahí, no tiene ningún sentido eso. Enfrentemos la situación tal como es, nosotros somos creadores de instituciones internacionales y no denunciadores de tratados, y yo estoy seguro de que nos va a ir bien, mucho mejor de lo que la gente espera.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: