El candidato aseguró que cancelará de manera definitiva la deuda del 40% de los alumnos más vulnerables, aunque después de egresados tengan ingresos superiores, lo que contradice su programa y a los economistas de su comando.
Publicado el 14.12.2017
Comparte:

El Crédito con Aval del Estado (CAE) se ha convertido en una piedra en el zapato para el candidato presidencial Alejandro Guillier, luego de que en el debate del lunes pasado hiciera afirmaciones contrarias a lo que plantea en su programa y lo que dicen los economistas de su comando.

La pugna principal se refiere a si la condonación de la deuda del 40% más vulnerable de los estudiantes será definitiva -a todo evento-, o temporal, lo que significa no pagarles la deuda a los titulados que estén trabajando y salgan de dicho tramo de vulnerabilidad. Por ejemplo, un médico o ingeniero que multiplica sus ingresos y pasa al 10% más rico de la sociedad no seguiría recibiendo el beneficio.

El programa del senador y los economistas de su comando, liderado por Osvaldo Rosales, sostienen que el beneficio se entregue mientras el estudiante esté en condición de vulnerabilidad.

Sin embargo, ello fue desmentido por Guillier en el debate televisivo, quien en un guiño al Frente Amplio y su candidata Beatriz Sánchez, dijo que el beneficio será “para siempre”, y terminó la polémica al afirmar que el candidato “soy yo”.

“Sí o sí habrá condonación del CAE para el 40% de las familias más endeudadas”, reiteró el periodista ayer en el matinal de Mega.

La deuda promedio de los deudores egresados que están al día es de $6,5 millones y de $3,4 millones de quienes han desertado de los estudios. En cambio, la deuda promedio de los morosos desertados es de $3,7 millones y de $5,5 millones de los egresados.

Las discrepancias del comando sobre cuánto cuesta condonar el CAE

La segunda pugna referida al CAE, y que se descuelga de las anterior, es el costo que significaría entregar la condonación a los estudiantes.

Luis Eduardo Escobar, economista del comando, admitió ayer en la radio Infinita que “hoy día no puedo decir cuánto cuesta condonar al 40% que es deudora CAE, que es lo que entendemos es la propuesta del senador Guillier”.

Pocas horas después le salió al paso el jefe programático del comando, Osvaldo Rosales, quien precisó que a los US$10 mil millones que supuestamente cuesta el programa, “hay que agregar lo del CAE y en su momento dijimos que eso significa anualmente un costo aproximado de US$350-US$380 millones. Multiplíquelo por cuatro y va a tener el programa total”, explicó. Es decir, entre US$1.400 millones y US$1.520 millones más costaría el beneficio.

Ello está en línea con la denuncia de Sebastián Piñera de que el programa de Guillier cuesta US$40 mil millones y no US$10 mil millones, ya que tendría una serie de iniciativas estatales en educación, salas cuna, infraestructura y previsión que no fueron contabilizadas.

Ante la necesidad de mayores recursos, el candidato de la Nueva Mayoría reveló que “probablemente, sí, me imagino. Yo les pedí que hicieran evaluaciones porque vamos a asegurar lo que prometimos. Así qué hay que juntar la platita”.

Los estudiantes beneficiados no serían 250 mil sino 40 mil

Hay un tercer aspecto del CAE que también genera polémica, ya que las cifras entregadas por Alejandro Guillier sobre alumnos beneficiados no se condicen con la realidad, según una investigación realizada por la fundación Acción Educar que dirige Raúl Figueroa.

Este martes, en el Congreso, Guillier aseguró que la condonación beneficiaría al menos a unas 250 mil familias que están en “un atolladero real y objetivo”.

Sin embargo, según el análisis de Acción Educar esa cifra no sería real, dado que los potenciales beneficiados por el anuncio serían 40.521 deudores. Éstos representan el 16% de la cifra entregada por Guillier, que son 250 mil.

El cálculo se realizó determinando cuántos beneficiados del CAE se encuentran en el 40% más vulnerable del país según datos de la Comisión Ingresa y la Encuesta Casen 2015.

Pero incluso, si quisiera entregar el beneficio al 40% más vulnerable de los deudores del CAE (y no del país) entonces la cifra subiría a 121.694, lo que significa 129 mil personas menos, es decir, tampoco calza con la cifra entregada por el candidato.

“El anuncio de políticas de este impacto exige un manejo riguroso de los antecedentes, tanto para los efectos de determinar el costo de la misma como para controlar las expectativas que este tipo de anuncios puede producir. Ese rigor ha faltado en el caso de Guillier. Además, en cuanto al fondo de la propuesta no hay que perder de vista lo injusto de condonar una deuda definitivamente a quienes de acuerdo a los antecedentes disponibles tienen altas posibilidades de pagar. Por último, una política de condonación total como se ha confusamente anunciado es injusta en términos del gasto público”, explicó el director ejecutivo de Acción Educar, Raúl Figueroa.