Te voy a dedicar a ti, Guillier, el “soufflé de chocolate” de esta semana. Un postre delicado del siglo XVIII, de pocos ingredientes pero de grandes detalles, que debe ser tratado con cuidado, ya que la posibilidad de que se desinfle es alta.
Publicado el 25.05.2017
Comparte:

 

 

mecha corta ok

 

@politicaycocina

Soufflé de Chocolate

(4 personas)

90 grs. de chocolate negro (70%)

10 grs. de cacao en polvo sin azúcar

1 yema y 4 claras

40 grs. de mantequilla

35 grs. de azúcar

Otra semana más y Yerko Puchento lo hizo de nuevo: con una chaqueta roja que ostentaba el escudo del Partido Socialista junto a un gran signo peso, hizo reír a toda la audiencia y desató el llanto entre los televidentes del partido de Elizalde. Mientras tanto, los compañeros comunistas -hoy expertos inmobiliarios- daban todo tipo de explicaciones por la venta de sus propiedades. En las calles, el niño de cabeza dorada, Felipe Kast, recibía una capotera sin explicación (quizá lo confundieron con su tío) y, por último, MEO salió nuevamente al ruedo, con su cabellera plateada al viento y proclamándose una vez más candidato presidencial. Se le olvidaron todas las horas que voló en el avión de sus amigos brasileños y los cafés que se tomó con Contesse en SQM. Pero el gobierno tiene mejor memoria y Marco va a tener que escuchar la cuenta publica de la Presidente por la radio de su amigo Mosciatti, ya que no está invitado a la ceremonia del próximo jueves.

Pero sigue la gran contienda y el protagonista es el “independiente sin firmas” Alejandro Guillier, quien esta semana mostró los primeros indicios de que su carrera se está desinflando. De hecho, se ganó una portada en el vespertino nacional porque los analistas hablan de que su candidatura está en una “espiral de terminación” (¡?).

Haciéndole honor a nuestra receta, un soufflé requiere de disciplina y orden para que quede esponjoso y con volumen y desinflarse es la peor desgracia que le puede ocurrir.

Es que pucha que te fue mal esta semana. En tu gran proyecto, el de la elección de intendentes, los partidos y el gobierno no te apoyaron y además te salpicaron de comentarios del tipo: “si no logra movilizarlos, no está capacitado para gobernar (Ignacio Walker, PDC) o “el liderazgo se construye con el tiempo y no creo que hoy día sea un líder” (Carlos Montes, PS). Gonzalo Navarrete, presidente del PPD, sugirió que tu proyecto se postergue para el 2020, porque por el momento no es oportuno y el único que te defiende es el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco.

Como dice Bombo Fica: “sospechosa la w…a”. ¿Estarán tramando algo en tu contra?

Por eso te voy a dedicar a ti, Guillier, el “soufflé de chocolate” de esta semana. Un postre delicado del siglo XVIII, de pocos ingredientes pero de grandes detalles, que debe ser tratado con cuidado, ya que la posibilidad de que se desinfle es alta. Partimos mezclando el chocolate con la mantequilla caliente. En otro recipiente, combinamos la yema y el azúcar y, aparte, preparamos un merengue con las claras y un poco de sal. Cuando ya contamos con un abundante merengue, mezclamos todos los ingredientes de forma envolvente y suave. Ponemos la mezcla en los moldes individuales y lo llevamos al horno a 200 grados por 12 minutos.

Ojalá te sirva para endulzar lo que se te viene, senador, porque se ve difícil. La Beatriz Sánchez sigue subiendo en las encuestas y tú estás estancado, como tortilla pegada al sartén. Y eso que aún no comienza la teleserie de las primarias, donde tu contrincante, con su campaña “pesito a pesito”, podrá entrar al hogar de todos los chilenos. A este paso, tu participación será desde el sillón frente al televisor.

Alejandro, cuando prepares un soufflé nunca abras el horno antes de los 12 minutos, ya que hará que se baje y arruine. Y eso es precisamente lo que no debes hacer: apurarte. Convéncete de que si quieres ser Presidente, tendrás que cocinar con los partidos que te apoyan. Tampoco subestimes a tus contrincantes, no hables mal de la Beatriz, porque pueden pasar muchas cosas de aquí a noviembre; acércate a los partidos y abre tus cartas. Todos los chilenos tenemos el derecho a saber y entender lo que ofrece cada uno de ustedes y así tomar una decisión informada. Ya estamos cansados de que con un simple discurso nos engañen y destruyan todo. No más populismos, porque son iguales a un soufflé sacado del horno antes de tiempo, se desinflan y resultan un triste y gran… FRACASO.