Juan Cristóbal Moscoso, quien asumió interinamente el Servicio de Evaluación Ambiental tras la renuncia de Jorge Troncoso, está casado con la hija de la ex ministra de Vivienda y Urbanismo, Sonia Tschorne, actual directora de la empresa portuaria de Valparaíso y de Aguas Andinas; y de Pablo Lagos, director de EFE y fiscal de Corfo. Dichas empresas e instituciones desarrollan proyectos que debe resolver el SEA.
Publicado el 09.05.2017
Comparte:

El 27 de abril pasado, casi dos meses después del rechazo político al proyecto minero Dominga, el director ejecutivo del Sistema de Evaluación Ambiental (SEA), Jorge Troncoso, debió presentar su renuncia ante el nuevo ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena.

Troncoso era hombre de confianza del anterior ministro Pablo Badenier, quien renunció para encargarse de la campaña presidencial de la senadora Carolina Goic.

Según versiones de prensa, la ex autoridad del SEA era partidario de la aprobación ambiental de la minera en la comuna Las Higueras, en la Región de Coquimbo, que tenía una inversión de US$2.500 millones y generaría 10 mil puestos de trabajo.

Sin embargo, el proyecto fue rechazado el 9 de marzo con el voto dirimente del intendente de Coquimbo, Claudio Ibáñez, luego de un empate entre todos los servicios públicos.

El SEA es de alta relevancia, ya que está encargado de evaluar técnicamente los proyectos de inversión, que se realizan en el país en todos los sectores productivos.

Quién es el  nuevo director (s) del SEA

En reemplazo de Troncoso asumió en forma subrogante el jefe de la división jurídica, Juan Cristóbal Moscoso Farías, quien está en el organismo desde noviembre de 2014.

Anteriormente, el abogado de la Universidad de Chile trabajó entre 2010 y 2014 en la dirección regional de la Región Metropolitana, desde donde escaló al nuevo puesto bajo el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

La autoridad. de 37 años y que tiene un sueldo asignado de $5 millones, tiene extensas redes políticas, ya que está casado con Catalina Lagos Tshorne, hija de la ex ministra socialista de Vivienda y Urbanismo del gobierno de Ricardo Lagos, Sonia Tschorne, actual vicepresidenta de la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), integrante del Consejo de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas, y directora suplente de Aguas Andinas.

Además, el padre de su cónyuge es el abogado Pablo Lagos Puccio -primo hermano del ex ministro y vocero Osvaldo Puccio-,  actual fiscal de Corfo y director de la estatal Empresa de Ferrocarriles de Estado (EFE), entre otros cargos públicos que ha ostentado.

Su cuñado -hermano de su mujer- Matías Lagos Tschorne es director de planificación estratégica de Codelco, y ha desarrollado una exitosa carrera en diferentes mineras como Angloamerican,  y Antofagasta Minerals, donde laboró como ingeniero en las minas Los Bronces y Esperanza.

Las relaciones del jefe del SEA con entidades dirigidas por su familia

Los cuestionamientos al nuevo director Juan Cristóbal Moscoso surgen porque el SEA ha tenido o tiene un papel relevante para proyectos que desarrollan las instituciones o empresas a las que están vinculados sus suegros y cuñado.

La empresa portuaria de Valparaíso, de la que es vicepresidente su suegra Sonia Tschorne, está en medio de un polémico Estudio de Impacto Ambiental para la construcción del Terminal 2, cuya concesión la ganó la empresa OHL, que dirige en Chile el cuñado de Ricardo Lagos Escobar, Roberto Durán de la Fuente.

La elaboración de la línea de base en patrimonio cultural requerido por el estudio lo hizo precisamente Sonia Tschorne, poco antes de ingresar al directorio, con su consultora Neourbanismo.

Dicha situación fue calificada de “irregular y a lo menos cuestionable en la transparencia” por el vicepresidente del Colegio de Arquitectos de Valparaíso, Claudio Reyes. A su juicio,  la ejecutiva debió renunciar al directorio y decir que no estaba capacitada para participar en “dos instancias que son contradictorias”.

La misma opinión tuvo el arquitecto Gonzalo Undurraga, ligado a la discusión del terminal 2, porque “no debería ocurrir que la directora del Puerto Valparaíso haya sido parte del estudio de impacto. En ese caso, debería declinar si ya tenía algo comprometido”.

La otra empresa a la que está vinculada Tschorne, Aguas Andinas, tuvo una alta conflictividad en años anteriores con el SEA por la planta de tratamiento La Farfana, en Maipú, y sus impactos en la comunidad por los malos olores.

Corfo y EFE, las dos empresas en las que trabaja su suegro Pablo Lagos, tienen intereses en dos proyectos que han sido sometidos a evaluación ambiental, Rockwood Litio y Rancagua Express. Según información que recibió este diario, el abogado Moscoso habría tenido reuniones en el proyecto de EFE, denominado “Mejoramiento integral de la infraestructura ferroviaria tramo Santiago-Rancagua”.

La resolución de calificación ambiental de la inversión de US$277 millones de EFE fue aprobada en abril del año pasado.

Además, el director ejecutivo (s) del Servicio de Evaluación Ambiental participó en resoluciones de Angloamerican cuando su cuñado Matías Lagos trabajaba como ejecutivo, como la que negó una solicitud de invalidación presentada por un grupo de vecinos debido al uso de la ruta G21.