José Antonio García Belaunde señala que imaginar que los abogados contratados por Chile “iban a debilitar la defensa de un país a pedido de un Presidente, es simplemente no saber cómo es el mundo de la Corte”.
Publicado el 23.11.2016
Comparte:

Sólo un par de horas demoró el canciller Heraldo Muñoz en salir a defender a Sebastián Piñera, quien fue duramente criticado la semana pasada tras darse a conocer que Bancard, sociedad perteneciente al ex Presidente, había comprado acciones de la pesquera peruana Exalmar, en momentos en que Chile y Perú se enfrentaban en La Haya por un diferendo marítimo.

“No me cabe la menor duda de que el ex presidente Piñera defendió íntegramente los intereses nacionales y la soberanía del país”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, echando por tierra la tesis que habían sembrado diputados de la Nueva Mayoría. Por ejemplo, Fuad Chahín (DC), al momento de referirse a la comisión investigadora que habían aprobado para indagar si el ex jefe de Estado había estado al tanto de la operación que realizó Bancard, llegó a plantear dudas sobre si Piñera “fue lo suficientemente diligente para defender los intereses de la soberanía de Chile ante La Haya, o se descuidó en función del conflicto de interés que le afectaba”.

A la defensa de Muñoz luego se uniría el senador DC y ex canciller Ignacio Walker (“No tengo ninguna duda de que el Presidente Piñera se empeñó con todas sus fuerzas en defender el interés de Chile en La Haya”) y este fin de semana, Rafael Roncagliolo, ex canciller de Perú en el tramo final del juicio en La Haya, sostuvo en El Mercurio que “tanto el ex presidente Piñera como su canciller en todo momento defendieron los intereses de Chile”.

A esas voces hoy se une José Antonio García Belaunde, el ex ministro de Relaciones Exteriores de Perú que fue el encargado de presentar la demanda marítima en contra de Chile y que, posteriormente, fue nombrado por el gobierno de Ollanta Humala como coagente de su país ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para seguir el detalle del juicio.

En conversación con “El Líbero”, el actual embajador de su país en España sostiene que para la disputa en el tribunal, “Chile escogió un despacho de abogados internacionales de gran calidad intelectual y moral. Al frente del mismo estaban juristas como Pierre-Marie Dupuy y James Crawford, hoy juez de la Corte de La Haya. Imaginar que esos juristas iban a debilitar la defensa de un país a pedido de un Presidente, es simplemente no saber cómo es el mundo de la Corte, el prestigio que cuidan jueces y abogados y termina siendo un insulto a la respetabilidad de los juristas”.

En esa línea, agrega que “Chile mantuvo a su mismo equipo, al frente del cual tenía tres experimentados y dignísimos diplomáticos como Alberto van Klaveren, María Teresa Infante y Juan Martabit, quienes no se merecen esa ofensa”.

Y frente a las dudas que han planteado algunos por el resultado del diferendo, donde Chile perdió 22 mil kilómetros cuadrados de Zona Económica Exclusiva, García Belaunde señala: “A medida que se presentaban los documentos de la memoria y la contra memoria se hizo claro que Perú tenía fortalezas que no se conocían. Sólo se conocían sus puntos débiles y ocurría lo contrario con Chile, pues al principio sólo mostraba fortalezas y luego aparecieron sus puntos débiles (…). ¿Es tan difícil admitir que no se tenía el 100% de la razón y que la posición de Chile no era tan sólida como repetían?”.