Manuel Bengolea, gerente general de Octogone y con más de dos décadas de experiencia en el mercado bursátil, critica duramente esa disposición de la reforma tributaria, ya que incorpora distorsiones y arbitrariedades significativas en las decisiones de invertir en nuestro país.
Publicado el 26.06.2017
Comparte:

Como en un juego de naipes, la reforma tributaria sigue sacando nuevas “cartas” que generan ruido en el mercado y dejan descolocado al mundo empresarial.

Lo que estaba en dicha reforma aprobada por el Congreso en 2014, pero que estuvo tres años “durmiendo”, es que este año se comenzó a operar una fuerte alza en los impuestos para las utilidades distribuida como dividendo de ciertos inversionistas extranjeros que vienen a Chile, que pasaron del 35% al 44,45% con la reforma de la Presidenta Michelle Bachelet.

Esa cifra supera en más de 15 puntos, por ejemplo, lo que paga un inversionista de Wall Street, dejando en mal pie a nuestro país como atractivo de inversión.

“Cambios en las reglas del juego, motivo más que suficiente para espantar los fondos”, “situación urgente de resolver, el gobierno no debiera poner condiciones que son impracticables para un administrador de fondos”, son las críticas que diversos agentes del mercado le han hecho a dicha medida.

La excepción de este impuestazo es para los países con doble tributación con Chile, entre los que no están Estados Unidos, Alemania y Luxemburgo, el país con mayor frecuencia de domicilio para los fondos de inversión extranjeros que compran acciones en la bolsa chilena.

Esta polémica es abordada para “El Líbero” por Manuel Bengolea, el economista gerente general de Octogone, y con más de dos décadas de experiencia en el mercado bursátil.

– ¿Qué le parece este impuesto a los fondos extranjeros?

-No resiste análisis. Los capitales son por esencia líquidos, por lo tanto, buscan las rentabilidades atractivas, de acuerdo a los riesgos que asumen, y donde no haya distorsiones de precios impuestos por la autoridad, y esto es una distorsión de precio significativa. Entre 44,5% en Chile y 30% afuera es una diferencia gigante. Se castiga absurdamente la inversión en Chile porque es muy poco lo que se recauda por este concepto e incorpora distorsiones y arbitrariedades significativos en las decisiones de inversión.

– ¿Que efectos concretos tendrá esto para Chile?

-Si la puede hacer por fuera para qué hacerla por dentro. Si como fondo inviertes en Chile directo pagas por los dividendos 44,5%, dependiendo del país donde ésta se materialice. Cuando hay alternativa de inversión que te castiga con el 44,5% de impuestos, con respecto a otra inversión equivalente que pagas un 30%, o un 35% dependiendo del país de origen, no hay que ser muy brillante desde el punto de vista financiero para darse cuenta de que el elegido será el que paga menos impuestos, salvo que tengas otras ventajas de invertir en forma directa.

– ¿Lo que hace el alza impositiva entonces es ahuyentar capital de Chile?

– Absolutamente. Ese es el principio de eficiencia del mercado. Para un nivel de riesgo escoges cuál es la rentabilidad esperada. Y la gracia de la autoridad, para que el mercado sea transparente, es evitar todo tipo de costos transaccionales. Y este es un costo transaccional gigantesco que va a inhibir en forma muy significativa la alternativa de invertir en Chile. Es un castigo muy grande para invertir en Chile. Insisto, para ser preciso, para el mismo retorno/riesgo, la alternativa que te cobra 44,5% respecto de la que te cobra 30% no habrá ninguna duda al respecto porque los capitales son líquidos. Te lo digo como inversionista. Uno no siempre tiene la alternativa de elegir la alternativa riesgo/retorno más eficiente, y tiene que pagar un poco más, pero no 15% más. Es un disparate.

-El subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, dijo que los “cambios de impuesto por sí solos tienen un impacto negativo, pero que si uno considera que lo que se está gastando va hacia la educación, ello puede tener “efecto neutro a largo plazo”. ¿Qué opina?

-La capacidad de predicción económica de este gobierno ha sido tan terriblemente paupérrima, que no le creo.  No veo cómo podría ser neutral una decisión financiera si los costos ex ante son tan diferentes.

– ¿Que vengan menos fondos en qué repercute?

-En disponibilidad de capitales. El mercado de capitales mientras más líquido es, más transparente y eficiente en la asignación del precio. En la medida que haya menos capitales fluyendo en el país es un problema.

-¿Habrá menos plata para invertir en proyectos?

-Depende, y ese es precisamente el grado de distorsión. Porque si inviertes directamente como extranjero para sacar los dividendos te cobrarán 44,5%, pero si inviertes en una sociedad chilena te cobrarán el 27% pero cuando quieras sacar los dividendos tendrás que pagar más. Afectará más a los inversionistas que parte de la rentabilidad las traigan a través de dividendos, porque a ellos sí les será caro. Los inversionistas que están por los diferenciales de precios, de comprar barato ahora y vender caro en varios años después, y donde los dividendos son relativamente irrelevantes en el retorno total de su negocio, a ellos les serán más indiferentes. Por tanto, eso demuestra que sí tiene un efecto. No es un efecto de que los capitales no llegarán. Altera la decisión de los inversionistas que buscan rentas constantes  o retornos vía dividendos.