Los senadores Felipe Kast y Ricardo Lagos Weber fueron los expositores del evento, en el que dieron a conocer sus opiniones y abordaron temas de coyuntura nacional. Además, participaron prominentes personajes, como el ex presidente Ricardo Lagos y el ministro de Educación Gerardo Varela.
Publicado el 11.04.2018
Comparte:

“Las reformas fiscales funcionaron muy bien en el pasado, tuvimos un equilibrio fiscal y monetario, tuvimos grandes políticas monetarias (…) pero hay algo que sí nos falló en el proceso de la transición, que fue modernizar y llevar al mismo nivel de excelencia la política social. Así como nos sacábamos un siete y éramos los campeones mundiales en políticas macro, no nos sacábamos un siete en políticas educacionales,y en salud”, reconoció el senador Felipe Kast, al comienzo de su exposición sobre el libro “De la tragedia griega a los tiempos mejores: Diagnóstico y proyección 2012-2018”, del economista ex jefe de la OCDE Klaus Schmidt-Hebbel, que fue lanzado este lunes.

En el evento, que contó con la presencia de personalidades como el ex Presidente Ricardo Lagos Escobar y el ministro de Educación Gerardo Varela, el senador por La Araucanía aseguró que  hoy el mundo político ha estado dispuesto a “traicionar o ser menos rigurosos con tal de hacer alguna sintonía con la calle”, y dijo que eso era “tremendamente dañino”.

“Creo que el ex Presidente Lagos tuvo una gran virtud”, dijo Kast mirando a la primera fila donde se encontraba el ex Mandatario. “Fue uno de los presidentes que trajo una izquierda que no estaba dispuesta en caer en los ‘cantos de sirena’, en tomar atajos simplemente por subir en encuestas. Y yo creo que esa tradición de la socialdemocracia, como llama muy bien el libro de Klaus, desgraciadamente se ha ido perdiendo”. Agregó que la tarea que tiene pendiente la centro izquierda chilena es poder recuperar, con nuevas banderas, desafíos y sueños, esa izquierda socialdemócrata liberal.

Además, el legislador se refirió al “consejo fiscal 2.0″ que propone el autor en el libro. “Klaus hace una llamada muy sólida sobre que, desgraciadamente, en el gobierno anterior no fuimos lo suficientemente rigurosos en materia fiscal, hipotecando severamente la democracia (…) El libro habla mucho de la reforma tributaria y la reforma previsional. Y nos hace un llamado de atención, porque hace 20 o 15 años atrás no exigimos lo suficiente para poder predecir que efectivamente teníamos que aumentar la cotización, teníamos que formalizar y cotizar en muchas de las lagunas que teníamos”.

Por su parte, el senador Ricardo Lagos Weber, quien también comentó la publicación de Schmidt-Hebbel, reconoció la capacidad del autor para introducir temas estructurales, y dijo compartir y estar 100% de acuerdo con su visión sobre temáticas internacionales. Sin embargo, reconoció ciertas diferencias con respecto al tema de la institucionalidad económica.

“De las 50 columnas creo que el 10% son dedicadas al tema de la responsabilidad fiscal, al manejo de las cuentas públicas, y al consejo asesor fiscal, dato que está entretenido. El primer gobierno del Presidente Piñera envió un proyecto para establecer un consejo de asesor fiscal autónomo, y él tenía algo parecido a la Presidenta Bachelet, porque dijo que iba a gobernar hasta el último minuto, porque el proyecto lo envió el 4 de marzo de 2014, una semana antes de dejar el gobierno”.

El senador por Valparaíso afirmó, también, que si bien comparte un diagnóstico similar con el autor, no ocurre lo mismo con respecto a los desafíos de la sociedad chilena. Planteó que si bien tienen que ver con crecer, se trata, a su juicio, de crecer para abordar los temas de desigualdad del país. “Junto con los errores que pueden haber habido o hay, y junto con las limitaciones, con los problemas de gestión de muchas de las reformas emprendidas en el gobierno anterior, que son muy criticadas en buena parte de las columnas, siento que tienen un norte que están orientadas de manera correcta, que es tratar de dar vuelta esas desigualdades, de distribuir el poder en la sociedad chilena”.

Lagos Weber, además, subrayó que la reforma tributaria que se aprobó en julio de 2014, fue un acuerdo que se firmó incluso junto con el ex presidente de la UDI, Ernesto Silva. “Desde el punto de vista de la política de los acuerdos ese fue un acuerdo… hubo una pulsión por llegar a un entendimiento en esta materia”.