Cuando fue nominada para el cargo del ministerio de la Mujer, su nombre fue criticado por diversos sectores. Hoy, tras un mes del anunció de la agenda de equidad de género, Plá lidera el tema y se empina por sobre el 60% de aprobación.
Publicado el 24.06.2018
Comparte:

“Honrada de encabezar el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género. Vamos a encabezar una potente hoja de ruta para garantizar igualdad, autonomía y una lucha frontal y sin tregua la violencia contra las mujeres”. Esa frase escribió el 23 de enero en su Twitter, la entonces recién nombrada ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá.

Fue tras su nombramiento en el ministerio e incluso antes de asumir, que tuvo que enfrentar varios cuestionamientos. Ello se debió a que, en diversas columnas de opinión y entrevistas, manifestó su postura en contra del aborto, incluso en tres causales. “Estoy muy en contra del aborto, le pongan el apellido que le pongan. El día que tenga que cambiar una posición en un tema tan clave como ese para ganarme la simpatía de alguien, me voy de la política”, señaló Plá en 2013 a La Segunda.

Sus tuiteos también fueron puestos bajo el foco. Uno de ellos, de 2015: “A la mayoría de las mujeres nos gustan los piropos y no tenemos complejos con la femineidad”.

El debate que se generó hizo que la ministra tuviera que despejar las dudas en torno a la Ley de Aborto en tres causales. Aseguró, a comienzos de año, que la obligación del gobierno del Presidente Sebastián Piñera sería cumplir la ley promulgada durante la gestión de Michelle Bachelet. 

Aún así, su figura en el gabinete era la que se visualizaba como una de la más fácil de atacar por la  la oposición.

Ya enfrentada a las críticas, un nuevo escenario político se tomó la agenda e influyó directamente en el ministerio encabezado por Plá: el movimiento feminista. Ese punto se convertiría en determinante, puesto que si las nuevas peticiones sociales no se lograban canalizar, se podrían haber convertido en una crisis para el gobierno entrante.

La titular de Mujer supo apropiarse rápidamente del discurso feminista y trabajar a la par con la planificación que preparaba La Moneda.

Lo que le facilitó el entendimiento del cambio en el escenario, cuentan quienes la conocen, fue su capacidad para entender el “juego político”. Algo que adquirió en los diversos cargos que ha asumido: más de 20 años como asesora parlamentaria en la UDI, en particular su trabajo con María Angélica Cristi; su rol como asesora en la Segpres del primer gobierno de Piñera, y cuatro años en la Fundación Avanza Chile, donde fue coordinadora de la unidad de Coyuntura y Política.

Aseguran desde el Ejecutivo que fue, precisamente, su paso por el Congreso y por La Moneda entre el 2010 y 2014 lo que la llevó a aprender “resiliencia en la política”. Ello le permitiría entender a la ministra “que las críticas son parte de su gestión, así como también los buenos resultados de las políticas públicas”, según cuentan en su entorno.

Despliegue transversal en el Congreso

Cuando, hace un mes, el gobierno decidió no quedarse al margen de las denuncias de acoso callejero, laboral, sexual, las tomas y marchas por los derechos de las mujeres, la ministra asumió un rol central que se materializó en un acto en La Moneda cuando estuvo junto al Presidente en el lanzamiento de la Agenda Mujer.

La ministra se propuso avanzar de manera transversal en la materia. Ya se ha reunido con las bancadas de Chile Vamos, del PS, del PR, y del PPD. Además ya se juntó con Camila Vallejo y Karol Cariola del PC, además de Maite Orsini (RD), Pamela Jile (PH) y Marisela Santibáñez (PRO). 

Algunos de los asistentes a los encuentros comentan que la ministra ha manifestado que quiere mantener “línea directa” con los legisladores. Para ello, Plá les habría propuesto crear grupos de Whatsapp para mantener la coordinación.

La titular de Mujer llega todos los martes y miércoles al Congreso para acudir a la comisión de Familia y de Constitución. Es en ellas donde también trabaja con el ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, y el subsecretario de la misma cartera, Claudio Alvarado. Ambos “viejos conocidos” de ella, pues se desempeñaron juntos en la primera administración.

Plá también se coordina con una de sus más cercanas de Palacio, la ministra Secretaria General de Gobierno, Cecilia Pérez. Ambas trabajaron en el primer gobierno de Piñera y en la Fundación Avanza Chile lo que se tradujo en una amistad en la que, incluso, señalan que son “partner”.

Perfil ejecutivo en sus visitas a regiones y trabajo con mujeres víctimas de violencia

En paralelo al trabajo legislativo, en el ministerio se han propuesto recorrer todas las regiones del país de aquí a fin de año. Hasta el momento, Plá, junto a su equipo, ha visitado seis regiones: La Araucanía, Coquimbo, O’Higgins, Maule, Valparaíso y Los Lagos. Desde el Gobierno aseguraron que los próximos destinos serían Arica y Punta Arena.

Los viajes de la ministra estarían destinados principalmente a visitar casas de acogida que reciben a mujeres que han sufrido violencia. Y, para ello, se ha desplazado hasta algunos puntos rurales, puesto que es ahí donde se generan los índice más altos de abusos contra las mujeres. En esas actividades ha sido que la ministra ha demostrado su “perfil ejecutivo”. Comentan que, por ejemplo, ella se encarga de llamar al fiscal regional u otra autoridad, para que le comenten las investigaciones en los casos de violencia. O es ella quien directamente hace la denuncia.

Incluso, a comienzos de semana se reunió con el Fiscal Nacional, Jorge Abbott para solicitarle que se nombre un fiscal preferente para los casos de violencia de mayor connotación pública. Y en los próximos días, la secretaria de Estado participaría en un encuentro en Francia que abordará el tema.

En sus labores, Plá ha contado con el respaldo de la subsecretaria de la cartera, Carolina Cuevas, quien también ha visitado algunas regiones. Además, ambas se han dividido los temas del ministerio. Cuevas, por ejemplo, se ha encargado de los aspectos relacionados con el ingreso de las mujeres a la Alta Dirección Pública. Y aseguran que, entre ambas, se ha generado una amistad que ha facilitado la distribución de actividades.

64% de aprobación ciudadana

En Palacio se muestran satisfechos con la lectura que ha sabido hacer la ministra del escenario político y de los movimientos feministas. Algo que se ha reflejado, también, en los sondeos semanales de encuesta Cadem. En los estudios, Plá se empina entre las mejores evaluadas del gabinete. De hecho, ha logrado mantenerse alrededor del 64% de aprobación.

A ello se suma, que el grado de conocimiento de la secretaria de Estado aumentó 10 puntos desde que empezó el gobierno. En sus primeros días en el ministerio marcaban un conocimiento de 39%. Y hoy ese rango, ya ha aumentado en 10 puntos.