En cuanto a los ingresos, la Fiscalía investiga fondos por $492 millones que recibió la sociedad AyN de Giorgio Martelli, y con los que se habría financiado algunos de los costos del comando.
Publicado el 26.01.2016
Comparte:

Desde que se destapó hace más de un año la investigación por el financiamiento irregular en la política –que sigue abierta en el Ministerio Público-, al menos seis proveedores de la campaña de la Presidenta Michelle Bachelet han sido salpicados por algún cuestionamiento público, ya sea tributario o por conseguir millonarios contratos en forma directa con el Gobierno.

Las empresas vinculadas a servicios creativos, publicitarios, de encuestas y diseño y producción de páginas web facturaron $604 millones durante la primera y segunda vuelta de la última campaña electoral de la Mandataria.

Ello son parte de los gastos totales por $5 mil 377 millones declarados ante el Servel, de los cuales el 18% recibió 37 observaciones ($966 millones) por no haber entregado las facturas correspondientes, entre otros cuestionamientos.

El cuestionado publicista de Bachelet

Este sábado El Mercurio publicó que la empresa Comercial ECCSA S.A. –propiedad de Ripley- rectificó ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) dos facturas por $50 millones a Asesorías Credo Limitada, firma que facturó $15 millones el 15 de diciembre de 2013 por publicidad radial a Bachelet en la pasada campaña.

Dicha sociedad fue constituida apenas cuatro meses antes, en agosto de 2013, por Magdalena Velasco Weber y su cónyuge, el publicista Diego Perry Aldana, quien junto a José Miguel “Kiko” Carcavilla fue el creativo de la exitosa campaña presidencial.

Diego Perry, además, es dueño de Servicios y publicidad La Clínica Limitada, que también facturó $175 millones por la grabación y producción de los spots de la campaña. Esta compañía aparece mencionada en la denuncia del SII en el marco del caso SQM por una factura de $58 millones que la minera no metálica rectificó.

Los pagos a Bachelet por $240 millones de la cónyuge de Kiko Carcavilla

mariella fernandez melgarejoPese a que Mariella Inés Fernández Melgarejo no es conocida en el mundo publicitario ni tiene expertise ni estudios en ese ámbito, facturó $240 millones a la campaña de Bachelet, convirtiéndose en uno de los proveedores que más dinero recibió.

Su nombre lo hizo público el diputado de la UDI, José Antonio Kast, cuando dijo que  “Michelle Bachelet le paga 240 millones a una persona que nadie conoce. Yo he averiguado quien es Mariella Inés Fernández Melgarejo que recibe 240 millones en las facturas número 1 y número 3 y no tengo idea cuál es su expertise. ¿Se hizo esta pega o no se hizo esta pega? (…) Acá una señora que dice prestar servicios publicitarios, asesorías publicitarias y marketing cobra 240 millones en una campaña presidencial y nadie en el mundo publicitario la conoce”.

Mariella Fernández es cónyuge de José Miguel “Kiko” Carcavilla, director creativo general de la agencia Porta y encargado del área publicitaria de la campaña presidencial de Bachelet (ver nota al final).

La empresa que hacía encuestas presidenciales en la pre-campaña

Cuando Michelle Bachelet hizo su discurso en la comuna de El Bosque, el 27 de marzo de 2013, anunciando que se repostularía a la Presidencia de la República, llevaba siete meses continuos liderando la preferencia presidencial en las reservadas encuestas que cada quincena realizaba la consultora Ekhos S.A.

La empresa comenzó a medir a la Mandataria en junio de 2012, cuando ella era directora de ONU-Mujeres, ocho meses antes de asumir la candidatura presidencial, y en el mismo año en que la empresa AyN de Giorgio Martelli -imputado por delitos tributarios- pagaba millonarias asesorías a una veintena de figuras cercanas a la Presidenta, como Rodrigo Peñailillo y Michel Jorratt, ex ministro de Interior y ex director del Servicio de Impuestos Internos, respectivamente, entre otros.

Luego, durante la campaña de Bachelet, la consultora realizó ocho encuestas por un monto de $49 millones, que están rendidos como gasto ante el Servicio Electoral.

Una vez asumido el gobierno, Ekhos se adjudicó contratos directos –sin licitación pública- para asesorías comunicacionales y políticas con la Subsecretaría de Energía ($38,5 millones), el Comité de Inversiones Extranjeras ($42,7 millones), los ministerios de Desarrollo Social y Vivienda y Urbanismo ($28,5 millones).

Gestus, el proveedor de Bachelet que se ha adjudicado $1.279 millones sin licitación

La sociedad de gestión y producción Ahumada (Gestus) facturó apenas $129 millones en la producción de eventos durante la campaña de Bachelet, pero en los primeros dos años de Gobierno suma $1.279 millones en contratos directos con la Presidencia de la República, donde su dueño Christián Ahumada Maturana trabajó como funcionario en el primer gobierno de la Mandataria. 

Christian Ahumada MaturanaTodos los contratos directos fueron adjudicados por Cristián Riquelme Urra, el cuestionado jefe de la División Administrativa de La Presidencia -mencionado en los casos SQM y Caval-, y ex compañero de Ahumada.

El sexto proveedor de Bachelet cuestionado es la empresa audiovisual DID S.A., que hizo el video de lanzamiento de la candidatura de Bachelet en abril de 2013 en el teatro Caupolicán.

Las imágenes mostraban a la candidata en Nueva York como directora de ONU-Mujer, lo que se pudo grabar porque los directores viajaron a dicha ciudad con pasajes aéreos pagados por AyN, que recibió dineros de SQM.

Los casi $500 millones que recibió AyN

Pero la arista más compleja de la campaña de la Mandataria es el tema de los casi $500 millones que recibió la empresa AyN de Giorgio Martelli, el recaudador de Bachelet en las campañas de 2005 y 2013.

Según los libros de venta de la empresa AyN, entre el 11 de enero de 2012 y el 8 de octubre de 2013,  recibió $245 millones de SQM, $208 millones de Copec, Arauco y seguros Cruz del Sur y $43 millones de la Sociedad de Gestión Ambiental.

Dicha sociedad pagó los sueldos de 28 personas vinculadas al comando de Bachelet, liderado por Rodrigo Peñailillo, quienes elaboraron las bases del programa presidencial.

La fiscalía acusó a Martelli de “concertarse” con Patricio Contesse, gerente general de SQM, para realizar pagos irregulares en forma reiterada a través de 23 facturas, generando un perjuicio fiscal de $49 millones.

En la audiencia de formalización, el dueño de AyN quedó con arresto domiciliario mientras se investigan los delitos imputados, pero dicha medida cautelar fue levantada después.