Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de mayo, 2018

Los guardianes del legado de Bachelet que van a la “caza de los ministros” de Piñera

Autor:

Javiera Barrueto

Los abogados que lideran la ofensiva del PS contra el gabinete son los hermanos Cristóbal y Gabriel Osorio. Trabajaron en cargos clave en La Moneda durante el gobierno anterior, forman parte del círculo de hierro de la ex Mandataria y están ligados a Pedro Güell, quien fuera el "cerebro" del bacheletismo. Hoy, con sus sus acciones, defienden las reformas emblemáticas de la ex Jefa de Estado.
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Desde los primeros días de marzo, la mesa directiva, el comité y la bancada del Partido Socialista se están organizando con un grupo de al menos cuatro abogados, cercanos o militantes a la colectividad, para que los apoyen en la tarea de fiscalizar la administración de Sebastián Piñera.

Los legisladores son los encargados de entregar información al equipo de juristas para que estos den su opinión legal y, si procede, desarrollen las acciones judiciales ante la Contraloría, el Tribunal Constitucional o simplemente preparen una ofensiva para que sea llevada a cabo por los diputados.

Desde el entorno del equipo jurídico que está trabajando con el PS, cuentan que la mayoría de los abogados se conocieron durante el gobierno de Michelle Bachelet y son defensores de su legado. Los encargados de encabezar esta estrategia son los hermanos y socios de la firma Osorio Vargas & Asociados: Gabriel y Cristóbal Osorio, quienes se coordinan en un grupo de Whatsapp con los otros expertos.

La ofensiva de los abogados, acorde a las reformas emblemáticas que impulsó la ex Presidenta, ha incluido temas como el lucro en la educación, el aborto en tres causales y la defensa de las arcas fiscales de la administración anterior.

Así, a comienzos de abril, solicitaron al subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, que se inhabilitara en las acciones relacionadas con la fiscalización por lucro al grupo Laureate, argumentando que la autoridad había “prestado servicios” en una de las universidades del grupo.

En esos mismos días, los hermanos Osorio elaboraron el documento con el que diputados del PS acudieron a la Contraloría para revertir las modificaciones que hizo el ministro de Salud, Emilio Santelices, al protocolo de la objeción de conciencia de la ley de aborto. De esta forma “protegían” una de las leyes que Bachelet más destaca de su legado. Tanto así, que cuando el ente fiscalizador se pronunció contra el actuar del gobierno de Piñera, la ex Mandataria publicó en Twitter: “¡Torcer el espíritu de las leyes que la gran mayoría de la ciudadanía apoya es retroceder en lo avanzado!”.

La incursión a la entidad se repitió nuevamente a fines del mismo mes. Esta vez, para presentar un recurso que dejara sin efecto la designación de Pablo Piñera como embajador de Chile en Argentina. Nominación de la que finalmente desistió el Mandatario.

Y la más reciente, pero no menos ruidosa intervención que tuvieron los abogados del PS en la Contraloría, fue cuestionar el costo fiscal de $5 millones por la participación del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en la Universidad de Harvard, en Boston, donde expuso sobre la Economía de América Latina. 

Lo anterior, justo en los días en que el jefe de las finanzas públicas criticaba los gastos comprometidos por la administración anterior, que no tendrían respaldo, y anunciaba nuevos ajustes en la economía.

Cercanos a Álvaro Elizalde, Mahmud Aleuy y Pedro Güell

Gabriel y Cristóbal Osorio tienen vínculos con el bacheletismo en diversos aspectos. Ambos fueron abogados del Estudio Jurídico Zúñiga Campos Abogados. De hecho, se les considera “discípulos” del constitucionalista Francisco Zúñiga, quien es miembro del Instituto Igualdad (think tank del PS) y fue designado por la propia Bachelet como jefe de la comisión de Constitución durante su campaña presidencial.

Gabriel Osorio fue asesor de la División Jurídico Legislativa en el Ministerio Secretaría General de la Presidencia, durante los año 2015 y 2018. Además, desempeñó ese mismo rol en el Ministerio del Interior, durante el primer año de mandato de Bachelet. Allí trabajó con el entonces jefe jurídico de la cartera, Luis Correa Bluas, y con el ex subsecretario Mahmud Aleuy, ambos socialistas.

El abogado llega al bacheletismo no solo por la buena relación que cultivó con el “hombre fuerte” de Interior, sino que también por su esposa, la periodista Ximena Jara, quien fue jefa de contenidos de Presidencia y además, fue una estrecha colaboradora de Pedro Güell, jefe del Segundo Piso e “ideólogo” de la Bachelet II.

Integrantes del Partido Socialista aseguran que también mantiene una buena relación con el presidente de la colectividad, Álvaro Elizalde. Ambos se conocieron en 2013 cuando Gabriel asesoró al PS para impugnar la candidatura senatorial por Antofagasta del entonces ministro de Cultura, Luciano Cruz Coke.

 Cristóbal Osorio también fue parte de la pasada administración, ejerciendo como Jefe de la Unidad de Asesoría Jurídica  y Legislativa del Ministerio Secretaría General de Gobierno durante el 2014 y 2015. Período en el que coincidió con el entonces ministro vocero, Álvaro Elizalde. Fue su estrecho colaborador, incluso cumplió funciones de jefe de gabinete luego de que Pablo Velozo dejara el cargo.

Ambos abogados son activos usuarios de las redes sociales. Allí publican resoluciones que les son favorables, mantienen diálogos con otros juristas y con figuras del bacheletismo.  El pasado 11 de mayo, Cristóbal Osorio difundió a través de Twitter, noticias relacionadas al viaje del ministro de Hacienda a Boston, utilizando el #Harvard y, dos días después, utilizando #ProtocoloObjeción se refirió al fallo sobre el aborto.

 

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: