Publicado el 11 de mayo, 2019

Soprano chilena Catalina Bertucci: «El interés por la música y el arte tiene que empezar desde la infancia»

Autor:

Magdalena Olea

La cantante, radicada en Alemania, donde ha desarrollado un amplio repertorio como solista, visitó el país para dar un concierto en el Teatro del Lago junto a Helmut Deutsch, uno de los pianistas más importantes del mundo. «Que se facilite el acceso de los niños a los instrumentos, a las clases de canto, a leer música», afirma, en conversación con El Líbero.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de PRO-nombres personales: entrevistas a inspiradores en tu correo
Suscribirse

Hace aproximadamente trece años la chilena Catalina Bertucci decidió dejarlo todo. Tiempo después de finalizar sus estudios en la PUC se despidió de su familia y de sus amigos y se embarcó con destino a Alemania para perfeccionar su técnica con la famosa soprano barroca Barbara Schlick, y así comenzar una carrera internacional como soprano.

«Fue súper difícil, porque me iba a lo desconocido, sin beca, sin nada, solo con mis ahorros. Fue una situación de mucho miedo, psicológicamente súper duro. Cuando ya encontré donde vivir y un trabajo para sobrevivir hasta que entrara al conservatorio se fue relajando un poco la cosa», explica Bertucci, quien está de paso en Chile tras debutar en el Teatro del Lago, junto a uno de los pianistas acompañantes más importantes del mundo, el austriaco Helmut Deutsch.

En Alemania, la soprano chilena ha desarrollado un amplio repertorio como solista. Ha cantado en destacado escenarios, ha sido alabada tanto por la crítica nacional como internacional y ha sido premiada en diferentes concursos internacionales de canto.

En conversación con El Líbero, ella cuenta que en Europa la música es parte de la cultura, y dice que para hacer carrera internacional es necesario irse a las grandes metrópolis de la música, o buscar buenos contactos. «En cada pueblo de Alemania hay conciertos, hay teatros de ópera incluso en ciudades muy chiquititas, eso ya marca una diferencia muy grande (…) Acá hay buenos conservatorios, pero pocos. Chile está muy lejos de todos los centros culturales. Geográficamente ya es una desventaja» explica.

Bertucci se casó con el alemán Benno Schachtner, contratenor y director de orquesta, con quien tiene un hijo de un año y medio, aproximadamente. En la conversación, explica que en su casa se canta mucho, su marido toca el piano, se escucha música constantemente. «La familia de mi marido son gente del campo, pero ellos desde pequeños tuvieron clases de órgano, los metieron a coros, en el colegio les hacían clases de música», dice.

También afirma que «el interés por la música y el arte tiene que empezar desde la infancia», dice que hay que facilitar el acceso de los niños con los instrumentos, con clases de canto, etc, y sostiene que hay que hacer los espectáculos más accesibles «porque hay gente que le encanta la ópera, pero a veces las entradas son muy caras».

Sobre su carrera profesional, sostiene que desde hace algunos años que están saliendo cada vez cosas más buenas, como cantar en la Volksoper de Viena. «Vienen proyectos muy lindos con la famosa Bach Academy de Stuttgart, con Hans-Christoph Rademann, que es un director muy importante. Y siempre me va a marcar el haber ganado el concurso Luis Sigall, en Viña del Mar hace más de diez años».
07 Jul
23 Jun
10 Jun