Publicado el 28 de octubre, 2018

Randy Twyman, el protector del Parque del Estrecho de Magallanes

Autor:

Magdalena Olea

Tras años de abandono, incendios y basura, el Parque del Estrecho, que contiene los monumentos históricos "Fuerte Bulnes" y "Puerto del Hambre”, ya no está a la deriva. El presidente de la corporación “Patagonia Histórica” estableció normas, introdujo infraestructura de alto nivel, mejoró senderos y miradores, y abrió un proceso de investigación y de conservación histórica.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe los programas de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

El Parque del Estrecho de Magallanes, anteriormente conocido como “Parque Rey Don Felipe”, y que está a 52 kilómetros al sur de Punta Arenas, es un área protegida en el país. Sus 250 hectáreas contienen dos Monumentos Históricos Nacionales, que son el Fuerte Bulnes y el Puerto del Hambre, y tiene sitios arqueológicos que evidencian la presencia humana desde hace miles de años. Además, posee una geografía que le permite ser un gran mirador natural del paisaje que le rodea. Además, tiene una gran carga histórica y un paisaje impresionante de flora y fauna nativa.

Este es un lugar al que los magallánicos tienen alta estima, pero que por años estuvo abandonado, mal administrado, y fue protagonista de incendios y de basura. Esto hasta 2010, cuando la empresa privada “Patagonia Histórica S.A”, vía licitación pública, se hace cargo de la administración del lugar.

“Por mucho tiempo los usuarios acampaban y hacían fuego. Se volvía bien inmanejable (…). Había gente que dormía adentro, que hacía excavaciones para llevarse tierra de hoja. Nosotros empezamos a limpiar, a prohibir tirar basura, prohibir fumar. Eso fue primero, producir cambios de hábito en la comunidad local, porque el turista es bastante obediente, pero el guía o el chofer que los lleva es a veces el que tiene las mañas“, cuenta Randy Twyman, el presidente de la corporación “Patagonia Histórica”, de viaje en Santiago tras su participación en un seminario convocado por la Subsecretaría de Desarrollo Regional en el Museo de Bellas Artes.

Así, el panorama del Parque del Estrecho cambió radicalmente: se mejoró su entorno, se habilitaron cinco nuevos miradores, se construyó un Centro de Visitantes o “Museo del Estrecho”, y se establecieron nuevos senderos y nuevas normas de orden y convivencia. Además, se llevó a cabo un proceso de investigación y de conservación del patrimonio histórico.

“Asegurar cierto nivel mínimo de calidad a través de infraestructura de buen nivel. Nos dimos cuenta que independiente de todo lo bonito que uno pueda hacer y y decir, hay infraestructura mínima asociada al turismo”, asegura Twyman. Además, explica que lugares como el Parque del Estrecho tienen que ser aportes de discusión histórica.

La historia no puede estar solamente en enciclopedias o en salas de clases, las salas de clases están al aire libre, y también hay términos medios. Hoy el guía de turismo es un tremendo educador, y hay que usar esas herramientas y canales para llegar a los distintos públicos de distintas maneras, contarles que la historia sirva para cuestionar, para aprender, discutir y tomar mejores decisiones en base a errores anteriores”, cuenta durante la conversación.

15 Dic
16 Dic
09 Dic
14 Dic