Publicado el 10 de junio, 2019

Patrick Deneen, profesor de filosofía política: «El populismo no es una reacción contra estado o mercado, es una reacción contra ambos»

Autor:

Magdalena Olea

El académico de la Universidad de Notre Dame y autor del comentado libro: “¿Porqué ha fracasado el liberalismo?”, explica el momento político global actual y señala los síntomas de una crisis del orden liberal. «La ironía es que nos volvemos cada vez más libres y, sin embargo, ya no tenemos las instituciones que un ser humano libre necesita», afirma en entrevista con El Líbero.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de PRO-nombres personales: entrevistas a inspiradores en tu correo
Suscribirse

«El objetivo y meta del orden político liberal y del orden social es liberar a los seres humanos. Sin embargo, en ese esfuerzo, como sociedad nos liberamos cada vez más de la formación en aquellas instituciones que la sociedad liberal requiere de los seres humanos y ciudadanos. En mi país, en América, y creo que también en Europa, vemos cada vez más instituciones como la familia, comunidades, asociaciones, la vida cívica y la iglesia, que disminuyen su presencia y su fuerza. Entonces, la ironía es que nos volvemos cada vez más libres y, sin embargo, ya no tenemos el tipo de instituciones que un ser humano libre necesita«, explica Patrick Deneen, profesor de filosofía política de la Universidad de Notre Dame.

Deneen, quien antes de incorporarse a la Universidad de Notre Dame fue académico en Georgetown y Princeton, visitó Chile, invitado por IdeaPaís y el IES, para el lanzamiento de su último libro: “¿Porqué ha fracasado el liberalismo?”, que, escrito antes de la victoria de Trump o del Brexit, ayuda a comprender el momento político global actual.

«El liberalismo ha fracasado porque ha triunfado», sostiene en esta publicación, que ha sido muy comentada, en medios como The Economist, The New York Times, e incluso por el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En entrevista con El Líbero, explica su tesis, habla sobre populismo, medio ambiente, y la relación entre estado y mercado.

«Uno de los beneficios del liberalismo es que nos libera de todas las formas de aristocracia, autoridad y dominación. De modo que todos están cada vez más libres de la posición en la que han nacido, debido a su estado, a su clase o rango. Y sin embargo, la ironía es que hoy en día, en Estados Unidos, el sistema crea una nueva aristocracia, crea una nueva clase que se beneficia de las ventajas de un orden liberal (…) Los populismos son en cierto modo expresión de un rebelión contra la nueva aristocracia«, sostiene durante la conversación

Además, afirma que el liberalismo intenta liberarnos de los límites que impone la naturaleza, y dice que la capacidad de controlar el mundo natural se convirtió en una de las características claves de la capacidad para ser libres.

«El problema es que la naturaleza tiene sus propias fuerzas y formas. Y como sabemos, esto tiene un conjunto creciente y acumulativo de consecuencias que se convierten en limitaciones propias de nuestra libertad. (..) En la discusión sobre cambio climático debemos entender que se está produciendo no porque la gente sea mala, sino porque la gente quiere disfrutar de la libertad, la capacidad de hacer lo que queremos hacer, que viene con la quema de combustibles fósiles».