Publicado el 04 de octubre, 2018

La reflexión de Axel Kaiser con el abogado Cristián de Feudis

Autor:

Magdalena Olea

Dos delincuentes agredieron gravemente al hermano de Axel Kaiser afuera de una discoteca y recibieron como sanción terapia psicológica bimensual y el pago de $2,5 millones. En esta entrevista, de Feudis cuestiona el sistema de justicia criminal en Chile, y afirma que "se ha dejado de lado la protección de derechos que afectan la vida, la libertad, la seguridad, la salud y la propiedad".
Autor:

Magdalena Olea

Hace dos años tuvimos la trágica experiencia en mi familia de sufrir un ataque criminal que recibió mi hermano, lo reportaron muchos medios en Chile, a mano de dos personas de Concepción, de familias acomodadas. La sanción a estos delincuentes fue básicamente dos años firmando, una multa muy baja de dos millones y medio de pesos, y tratamiento psicológico. Con esto, ellos pueden salir libremente a la calle, y si cumplen con los requisitos ni siquiera quedan con antecedentes”, afirma Axel Kaiser al comienzo de la entrevista con el abogado penalista y académico Cristián de Feudis, quien defendió la causa en ese momento.

Durante la conversación, ambos reflexionan sobre el rol del derecho penal y las falencias del sistema de justicia criminal en Chile. “Tengo una visión bastante escéptica y liberal de cuál es la función del derecho penal, y cuál es su eficiencia como herramienta para la solución de conflictos (…) es el instrumento más fuerte que tiene el Estado para reprimir y combatir aquellas conductas que transgreden los bienes jurídicos más relevantes. Producto de una expansión del derecho penal a otros ámbitos, ha ido cambiando su orientación, erróneamente, hacia la persecución y la sanción de conductas que no son las más graves para los derechos de las personas”, dice Cristián de Feudis.

También explica que en los últimos años el derecho penal ha ido evolucionando hacia la persecución de la delincuencia económica, de los mercados, del combate de las conductas que afectan el medio ambiente, etc, “y ha dejado de lado la protección de derechos personales que afectan la vida, la libertad, la seguridad, la salud y la propiedad, por focalizar los recursos estatales en persecuciones de fenómenos que se han criminalizado por agendas políticas“.

Así, se refiere a la la ley del 2016, que criminalizó y penalizó las conductas colusarias de libre competencia: “El años 2003 se habían derogado las sanciones penales, porque se hizo un diagnóstico que estas no eran en ningún caso eficientes, y se ampliaron las facultades, por ejemplo de la FNE, para hacer investigaciones con todas las herramientas legales, en el marco de carteles o acuerdos colusorios entre empresas. Esto después se cambió por una medida populista y se le estableció penas penales que creo que no van a tener ningún efecto, porque el derecho penal no sirve para eso”.

Además, el abogado penalista asegura que aún falta aumentar las penas de algunos delitos, y dice que “homicidio, delitos contra la integridad como son las lesiones graves, gravísimas, o delitos contra la libertad sexual como la violación aún permanecen con penas muy bajas“.

El delito de violación tiene una pena de 5 años, el de homicidio de 10, y el de lesiones graves y con dolo, es decir, con intencionalidad, “tienen una pena que no supera el año de presidio, y, por lo tanto, se le otorgan automáticamente los beneficios de cumplimiento en libertad con firma, etc”.

Además, asegura que tampoco hay una diferenciación en el tipo de lesiones. “Si es que empujas a una persona y le fracturas el dedo chico de la mano, o golpeas dolosamente entre una o más personas a una víctima y la dejas una semana hospitalizada con lesiones graves, va a tener una misma pena de 61 días, que se traduce en una firma durante un año, al término del cual puede borrar los antecedentes”, explica de Feudis.

Estas cosas producen indignación. Uno piensa que esto pasa por televisión, pero ahora me tocó a mí enfrentarme al sistema”, dice Kaiser durante el transcurso de la entrevista.

También se refieren al “Acuerdo Nacional por la Seguridad Pública”, proyecto que presentó el gobierno de Sebastián Piñera, que busca modernizar y fortalecer las policías y el sistema de inteligencia del Estado. “Hay bastantes expectativas y esperanzas en el nuevo proyecto (…)  por primera vez en varios gobiernos se pone el énfasis y los esfuerzos en que no es suficiente aumentar el numero de policías si es que no están debidamente preparadas, capacitadas y modernizadas para satisfacer los requerimientos del sistema”, afirma el académico y experto penalista.

09 Dic