Publicado el 18 de noviembre, 2018

Director de Misión de María, Gustavo Ahumada: “Si aumentan los gastos y no nos dan los recursos, van a seguir cerrando los hogares”

Autor:

Magdalena Olea

El fundador de la institución, que acoge a niños y lactantes menores de 3 años que han sido vulnerados, dice que “la subvención que da el Estado no alcanza para dar una atención digna a nuestros niños”. Esto, tras la decisión de la comisión de Familia de la Cámara de rechazar el incremento de recursos a los organismos colaboradores del Sename.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe los programas de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

La  “Corporación Misión de María” es un hogar que acoge a niños y a lactantes menores de 3 años que han sido vulnerados en sus derechos o han sido abandonados por sus familias, y que ingresan por medidas de protección dictadas por los Juzgados de Menores, ya que muchas veces están en situación de riesgo social.

Gustavo Ahumada, fundador y director de la Corporación Misión de María, explica la situación y el trabajo que se hace con los niños que ingresan a este hogar, y dice que la corporación busca ser un lugar de transición para los menores, ya que el objetivo es que después ellos puedan encontrar una familia,.

“Cuando llega un niño trabajamos con nuestro equipo de profesionales, asistentes sociales, psicólogos, médicos, kinésiologos, se trabaja con la familia y se evalúa la posibilidad de que el niño vuelva a su entono biológico. En algunos casos no es posible, y después de hacer todos los esfuerzos por agotar esa instancia tratamos de ver la posibilidad de adopción”, cuenta Ahumada durante la entrevista, y dice que alrededor del 50% de los niños vuelve a vivir con sus padres biológicos, cerca de la mitad son derivados con una familia adoptiva, y un porcentaje menor son derivados a otro hogar.

El director de la institución explica que hay niños que llegan dañados físicamente, con muy poca motivación psicomotora, y dice que, en general llegan “bastante opacados y bajoneados”. Si bien asegura que “no hay nada como estar al lado del papá, la mamá y la familia”, cuenta que cuando un menor ingresa a la corporación se intenta suplir de alguna forma ese afecto, y hay un intento por darles cariño y contención.

Cada uno de los niños tiene, lo que nosotros llamamos, una tía significativa, que una de ellas sea más importante para cada uno de ellos. Tenemos una cantidad de voluntarios que van a ayudar e intentan darles el cariño necesario, dentro de lo posible. Tratamos por esas vías y por todos los incentivos pedagógicos a suplir ese cariño, pero nunca lo vamos a reemplazar”, asegura.

Sobre la comisión de Familia, que aprobó la ley corta que aumenta los recursos del Sename, pero rechazó el artículo para financiar el incremento de las subvenciones a los organismos colaboradores, Ahumada explica: “Me cuesta entender las razones que puedan tener los diputados (…) la subvención que nos da el estado para cumplir la función que hacemos no alcanza, definitivamente no podemos sobrevivir para darle una atención digna, mínima a nuestros niños”.

Además, agrega: “ya este año han cerrado varios hogares por falta de financiamiento. Nosotros nos hemos defendido, pero si siguen subiendo los gastos, y si no nos dan los recursos, van a seguir cerrando los hogares. Esa es la triste realidad”.

16 Dic
09 Dic
14 Dic