Publicado el 02 de diciembre, 2018

Cómo es ayudar a niños a 13 mil kilómetros de distancia: El relato de Alexis Sfeir, de la fundación Belén 2000

Autor:

Magdalena Olea

"Estos niños tienen nombre, apellido, historias y sueños", dice el gerente general de la entidad quien reflexiona sobre la situación de los menores de edad en Palestina, que viven en permanente conflicto y enfrentan situaciones de precariedad.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe los programas de Podcasts y LíberoTV en tu correo
Suscribirse

El jueves 22 de noviembre se realizó la tradicional cena anual de la Fundación Palestina Belén 2000, que presidió José Said. Ccontó con más de 500 asistentes y en la que participó el destacado pianista Roberto Bravo y personalidades del mundo político, social, empresarial y cultural pertenecientes a la comunidad palestina en Chile, que es una de las más grandes del país.

El objetivo de esta fundación es ayudar humanitariamente a los niños y jóvenes de Palestina y a sus familias, que viven en permanente conflicto y enfrentan situaciones de precariedad. Alexis Sfeir, gerente general de esta fundación, explica que el 52% de la población en ese país lo constituyen menores de 18 años, que asegura, viven una situación compleja, con un alto nivel de violencia psicológica y física.

Cuenta que la gran mayoría de los menores de edad palestinos no tienen acceso a una salud digna, porque si bien los hospitales tienen una buena salud primaria y secundaria, existen carencias de especialistas. Además, dice que para que estos niños se puedan trasladar a sus colegios tienen que pasar por puestos de control militarizados o checkpoints, lo que les dificulta y les hace muy complejo el acceso a la educación.

Sin embargo, Sfeir asegura que “a pesar de eso hay una dignidad muy grande, y que les permite, a pesar de la adversidad, mantenerse felices, unidos, esperanzados, y dándole prioridad a las familias, a estar juntos, a saber sobrellevar los difíciles momentos que llevan viviendo durante tanto tiempo ya”.

“Creemos que te pueden quitar todo en la vida, menos la educación”

Es por esto que desde Belén 2000 intentan aportar desde tres principales áreas: salud, recreación y educación. Con respecto a esta última, el gerente general explica que generaron una alianza con Caritas Jerusalén. A través de ellos, explica, se entregan los recursos, que son distribuidos en 21 colegios de Palestina, particularmente en las zonas de Belén, de Beit Jala y Beit Sahur, que es donde proviene la mayor cantidad de descendientes palestinos que viven en Chile.

De esta manera, asegura Sfeir, desde Belén 2000 están ayudando a cerca de 600 niños al año en esos 21 colegios, entregándoles becas que les permiten tomar desayunos, acceder a útiles escolares y matrículas.

“Creemos que te pueden quitar todo en la vida, menos la educación (…) Queremos solucionar problemas de fondo, problemas profundos, y cuesta, a 13 mil kilómetros de distancia, tangibilizar esa ayuda, pero créanme que estos 600 niños tienen nombre, apellido, historias, sueños, y que de alguna manera las materializamos de manera positiva a través de estas becas”, asegura el gerente de la fundación.

 

15 Dic
16 Dic
09 Dic
14 Dic